CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Europa

Premio Nobel de la Paz: entre los favoritos están la OMS, Navalny y Ardern, pero no Trump

Por Rob Picheta

Otorgan el Premio Nobel de la Paz 2020 al Programa Mundial de Alimentos

Londres (CNN) — Después de un año brutalmente dominado por el conflicto, la división, la incertidumbre económica y una pandemia, la concesión del Premio Nobel de la Paz 2020 proporcionará un raro momento de esperanza.

El ganador del premio de este año se anunciará el viernes, el final de una semana de anuncios del Nobel que ya han desatado especulaciones en todo el mundo.

«Estoy menos seguro (de quién ganará) este año que durante mucho tiempo», dijo a CNN Dan Smith, director del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo.

Como siempre, los nombres de los contendientes son ferozmente guardados por el Comité Nobel noruego. Hay 318 candidatos, de los cuales 211 son individuos y 107 son organizaciones, pero según la tradición, sus nombres no serán divulgados hasta dentro de 50 años.

Pero los expertos creen que los jueces estarán más conscientes que nunca de la importancia del premio este año.

publicidad

«Creo que a menudo quieren enviar un mensaje con el premio», dijo Smith. «Sobre todo, tienen que intentar dar un mensaje de esperanza y la convicción de que las cosas pueden mejorar».

¿Un premio de la paz por el covid?

Los favoritos para el premio de este año están fuertemente influenciados por los eventos de un año singularmente volátil: la Organización Mundial de la Salud (OMS) encabeza las listas de la mayoría de los corredores de apuestas después de 10 meses dedicados a abordar la pandemia del coronavirus.

Algunos pronosticadores también incluyen el movimiento Black Lives Matter por impulsar los problemas del racismo sistémico y la brutalidad policial en la conversación global.

Cualquiera de los dos se interpretaría en algunos rincones como una elección inusualmente política.

La OMS ha sido criticada, sobre todo por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por su manejo del covid-19, aunque la organización ha sido fuertemente defendida por la gran mayoría de los líderes mundiales.

Pero los expertos en premios Nobel dan poca importancia a las probabilidades de las casas de apuestas y creen que es poco probable que triunfe.

«Soy bastante escéptico, principalmente por las críticas que se han lanzado contra la OMS, aunque creo que son exageradas», dijo Henrik Urdal, director del Instituto de Investigación para la Paz de Oslo (PRIO).

«El jurado aún está deliberando sobre la forma en que la OMS ha manejado la pandemia».

El comité del Nobel a menudo mira más allá de los candidatos más visibles en el ciclo de noticias del año y en cambio opta por destacar a las personas u organizaciones cuyo trabajo ha abarcado muchos años y puede que no se haya elevado a la fama mundial.

Eso es lo que hace que predecir a los ganadores del Nobel sea un ejercicio muy difícil.

Pero la organización de Urdal intenta hacer precisamente eso y sus listas de cinco posibles ganadores han demostrado ser correctas en los últimos dos años.

Libertad de prensa y el Nobel de la Paz

Urdal espera que esta vez se reconozca la lucha por la libertad de prensa.

«Este es el año en el que nos hemos centrado ampliamente en la importancia de obtener información precisa sobre los conflictos del mundo (y el) entorno cada vez más difícil para los periodistas y las ONG que operan en escenarios de conflicto», dijo a CNN.

En los últimos años se ha lanzado un creciente asalto a la libertad de prensa, con líderes que recurren a una retórica incendiaria y los derechos de los periodistas siendo socavados en numerosos países.

Tal selección también haría referencia a una preocupación más amplia por la desinformación y las noticias falsas.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) encabeza la lista de Urdal, pero también destacó a Reporteros sin Fronteras (RSF) como un potencial vencedor.

Un periodista individual también podría ganar, dijo.

«Existe un vínculo directo entre el trabajo que están haciendo los periodistas y la capacidad de la sociedad global para abordar los conflictos», indicó Urdal.

Un grupo diverso de candidatos para el Nobel de la Paz

Desde que otorgó por primera vez un Premio de la Paz en 1901 — al cofundador de la Cruz Roja Henry Dunant y al pacifista Frédéric Passy –, el Comité del Nobel noruego ha sido notoriamente enigmático en su proceso de selección.

Este año, los expertos creen que la revolución popular en Sudán, que derrocó al presidente Omar al-Bashir, podría ser reconocida por los jueces, con las Fuerzas por la Libertad y el Cambio (FFC) y la joven activista Alaa Salah siendo destacadas por Urdal.

«Creo que el desarrollo en Sudán es el proceso de transformación de conflictos más significativo que hemos visto en el último año», dijo Urdal.

«Mi preocupación es que el nuevo gobierno civil es relativamente débil, por lo que la situación es bastante frágil».

Alexei Navalny, el político de la oposición rusa y crítico del Kremlin que sufrió un envenenamiento casi fatal en agosto, también es considerado por algunos observadores del Nobel.

«Navalny estaba en nuestra lista antes de ser envenenado y eso simplemente demuestra los desafíos actuales de ser un político de oposición en Rusia», dijo Urdal.

Smith también cree que se puede honrar a una organización global, una elección que apuntalaría el papel que estos grupos desempeñan en el mantenimiento de la paz en tiempos de incertidumbre.

También sugiere que Naciones Unidas podría ser un potencial ganador en su año 75.

Thunberg podría ser una elección polarizadora

La activista climática adolescente Greta Thunberg fue vista como una seria candidata al premio del año pasado.

Pero la asociación de Thunberg con el premio es algo polarizante entre los círculos del Nobel y el hecho de que un activista climático sea honrado o no este año puede depender de cómo el comité defina exactamente la «paz».

«Me sorprendería bastante (ver ganar a Thunberg)», dijo Urdal.

«Es importante subrayar que el clima es uno de los desafíos más serios que enfrentamos ahora», agregó.

«Lo que estoy cuestionando es el vínculo entre el cambio climático y los conflictos armados, que a menudo se exagera.

«Hay quienes (son) escépticos acerca de subrayar el vínculo entre el cambio climático y la inseguridad», señaló Smith. «No soy de esos; creo que hay una clara evidencia … entre el cambio climático y la seguridad».

La primera ministra de Nueva Zelandia, Jacinda Ardern, ha sido promovida como una posible ganadora en el pasado y el éxito de su país en la lucha contra el coronavirus solo ayudaría su posible selección, pero su falta de participación en los principales tratados mundiales la apartaría de la mayoría de los líderes para llevarse el premio.

¿Y Trump?

Trump, quien actualmente está siendo tratado por coronavirus, también ha sido discutido en relación con el premio, pero la noticia de que ha sido nominado fue ampliamente malinterpretada por muchos.

«Ser nominado no es lo mismo que ser considerado un candidato digno», señala Urdal. Cualquier persona que cumpla con los criterios puede ser presentada por otra persona para el premio, y es probable que cualquier presidente de EE.UU. envíe su nombre.

«Diría que Donald Trump no es en absoluto (un candidato)», dijo Smith.

El anuncio tan esperado se hará el viernes en el Instituto Nobel de Noruega. Pero la respuesta a quién se beneficiará de la discusión a puerta cerrada es tan difícil de alcanzar como siempre.