CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Transporte

El futuro del transporte público en EE.UU. depende de quién gane las elecciones

Por Matt McFarland

(CNN) — El destino de algunas agencias de tránsito estadounidenses puede estar en juego en las próximas elecciones presidenciales.

Los sistemas de transporte público se encuentran en una situación desesperada ya que la pandemia de covid-19 redujo su número de pasajeros y sus ingresos. Cuentan con una mayor ayuda federal para sobrevivir hasta que el número de pasajeros vuelva a la normalidad. La mayoría espera recortar personal o servicios a menos que reciban fondos adicionales, según una encuesta reciente de la Asociación Estadounidense de Transporte Público, que representa a más de 1.500 organizaciones de transporte público y privado. Y 8 de cada 10 agencias grandes consideran retrasar o cancelar nuevos proyectos para abordar la escasez de presupuesto, encontró la encuesta.

«Podría ser de vida o muerte», dijo un director ejecutivo de una importante agencia de tránsito, quien solicitó que CNN Business no usar su nombre, por temor a represalias si el presidente Donald Trump fuera reelegido.

El Congreso otorgó US$ 25.000 millones en ayuda a las agencias de transporte bajo la Ley CARES, pero la inmensa mayoría de esos fondos ya se han gastado, según la Asociación Estadounidense de Transporte Público. Desde entonces, la asociación ha pedido US$ 32.000 millones en ayuda adicional para ayudar a los sistemas de tránsito.

Una propuesta de estímulo con ayuda para el tránsito fue aprobada por la Cámara de Representantes controlada por los demócratas a principios de este mes, pero no se ha llegado a un acuerdo con el Senado y la administración de Trump. Parece poco probable que las agencias de transporte reciban nuevos fondos hasta después de las elecciones, si es que lo reciben. La oficina del líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, no respondió a una solicitud de comentarios para esta historia.

publicidad

Algunos expertos dicen que la financiación del transporte público se ha vuelto cada vez más política, lo que se suma a los problemas de los sistemas de transporte que ya luchan por sobrevivir a la pandemia.

«Durante la mayor parte de mi vida, las administraciones rojas han favorecido las carreteras y el azul ha favorecido el transporte público, pero el contraste nunca ha sido tan marcado como lo es hoy», dijo a CNN Business Jeff Speck, urbanista y autor del libro «Walkable City». «[Las agencias] sólo tienen que esperar que una victoria azul haga que la política federal vuelva a preocuparse por la gente pobre que no puede pagar autos».

Una subvención de la Administración Federal de Tránsito que se anunció este mes tomará en consideración, según un documento federal que detalla la subvención, un memorando de la administración de Trump de septiembre que pedía revisar la financiación de los gobiernos estatales y locales que reciben fondos federales que «permiten la anarquía y la violencia y destrucción en las ciudades estadounidenses».

Un portavoz de Portland, Oregon, que fue nombrado en el memorando y que presenta opciones de tránsito como autobuses, tren ligero y tren de cercanías, dijo que la ciudad revisará sus opciones legales en torno a la designación de la administración.

Jarrett Walker, un consultor de transporte con sede en Portland, Oregon, le dijo a CNN Business que está preocupado por los efectos dominó que las dificultades del transporte público podrían tener en todo el país.

«Muchas agencias de tránsito no saben cómo llegarán hasta el 2021 sin más ayuda», comentó Walker. «Es un desastre para todo el país si Nueva York no puede funcionar. Es un desastre para todo el país si Washington, DC no puede funcionar».

Los portavoces de los sistemas de tránsito en Nueva York y Washington, DC se negaron a comentar para esta historia. Sus problemas financieros han surgido a raíz de una pandemia sin precedentes.

Walker recordó cuando comenzó a seguir de cerca el transporte en la década de 1970, el gobernador republicano de Oregón y los senadores estadounidenses apoyaron los esfuerzos para invertir en el tren ligero de Portland, limitar la expansión y reemplazar una autopista con un parque.

«Estoy ansioso por volver a una época en la que incluso los funcionarios electos que no representaban a las ciudades entendieron que las ciudades eran importantes y que el transporte público, que es fundamental para el funcionamiento de una ciudad, tiene que operar», dijo Walker.

El director ejecutivo de la principal agencia de tránsito indicó que lo que está en juego en las elecciones va más allá del potencial apoyo financiero. El director ejecutivo dijo que hay una diferencia de la noche a la mañana entre la administración de Trump y el candidato demócrata Joe Biden sobre el tema de las máscaras, que el director ejecutivo cree que son fundamentales para restaurar el número de pasajeros en tránsito. Un informe del New York Times señala que la Casa Blanca bloqueó una orden de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para exigir máscaras en el transporte público. CNN Business no ha corroborado ese informe. La Casa Blanca no respondió a una solicitud de comentarios para esta historia.

Biden ha dicho que insistirá en el uso de máscaras en el transporte. El director ejecutivo considera que si los pasajeros saben que se requieren máscaras, es probable que se sientan más seguros y es más probable que elijan viajar en transporte público.

Los funcionarios de tránsito entrevistados para esta historia señalaron que el plan de infraestructura de US$ 1 billón de Trump que prometió en su campaña presidencial de 2016 no se ha cumplido.

Dicen que Biden, un pasajero habitual de trenes, parece tener un plan de transporte más sólido y es más probable que lo cumpla debido a sus antecedentes. Biden ha pedido que se brinde a todas las ciudades estadounidenses con 100.000 o más residentes un transporte público de alta calidad y cero emisiones, como líneas de autobús y tren ligero.

Michael Allegra, un funcionario de transporte retirado de Utah, que anteriormente dirigió los esfuerzos para construir el servicio de trenes y autobuses del estado rojo, recordó grandes esperanzas sobre los planes de infraestructura de Trump. Si bien dijo que vio que no se perdió terreno en Utah, las inversiones necesarias en infraestructura tampoco sucedieron. Allegra dijo que es personalmente optimista sobre ambos candidatos y señaló que Biden montó en Amtrak durante su campaña.

«Todos miramos esas pequeñas cosas y decimos que Biden y su equipo comprenden algo sobre el valor del transporte público», afirmó Allegra. «Somos optimistas en ambos frentes, pero ciertamente con Biden».