CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Biden delinea su presidencia anti-Trump

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Joe Biden ya cumplió su primera promesa: su enfoque de la presidencia será un repudio de arriba a abajo del comportamiento, las políticas y las obsesiones del presidente Donald Trump.

El presidente electo está construyendo su administración sobre antiguas nociones de que los hechos importan, que los comandantes en jefe deben proyectar estabilidad, que los funcionarios del gabinete necesitan experiencia y pericia, que una nación fracturada es gobernable y que el mundo quiere que EE.UU. dirija.

Al restaurar una versión más convencional de la presidencia, Biden está usando su mandato para contrarrestar las fuerzas políticas que llevaron al ascenso de Trump y que aún entregaron más de 73 millones de votos al presidente, aunque en una causa perdida.

Su restauración de Washington no está exenta de riesgos y ya está entrando en conflicto con la mezcla de conservadurismo nihilista de Trump que probablemente dictará la estrategia del Partido Republicano incluso cuando haya dejado la Oficina Oval.

Biden presentó su apuesta en su forma más tangible hasta el martes cuando dio a conocer a su equipo de seguridad nacional y política exterior, que se desplegó detrás de él en el escenario, con máscara y listo para la acción, como un equipo SWAT de tecnócratas de trajes oscuros al rescate.

«Comencemos el trabajo para sanar y unir a Estados Unidos y el mundo», dijo Biden.

publicidad

Sus reclutas, muchos de ellos de sus protegidos, representan la antítesis de la filosofía, el estilo y el comportamiento de la Casa Blanca autoritaria, de «Estados Unidos primero» y anticientífica de Trump, impulsada por teorías de conspiración y un culto a la personalidad.

LEE: 5 conclusiones de la primera ola de nombramientos de Biden

El nombrado secretario de Estado, Antony Blinken, ha trabajado duro durante décadas en el gobierno y en el Capitolio, mientras se codeaba con la multitud diplomática. Jake Sullivan, el próximo asesor de seguridad nacional, es un erudito de Rhodes y licenciado en Derecho de Yale que también es un experto en políticas nacionales. La seleccionada de Biden para embajadora ante las Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, ha ondeado la bandera de Estados Unidos en embajadas extranjeras durante 30 años.

Los equipos de política nacional, sanitaria y económica de Biden, que se espera sean revelados después del Día de Acción de Gracias, probablemente compartirán la misma combinación de experiencia y conocimiento después de llamar la atención de un presidente electo que tiene más años en su reloj de Washington que cualquier predecesor moderno.

En una entrevista con «Nightly News» de NBC el martes, Biden dijo que consideraría nombrar a un republicano que hubiera votado por Trump en su gabinete.

«El propósito de nuestra administración es volver a unirnos. No podemos mantener en marcha este virulento diálogo político. Tiene que terminar», dijo Biden.

Su punto principal es este: el pueblo estadounidense, después de ver el caos, el nepotismo y el antiintelectualismo en el gobierno en medio de una pandemia que ha matado a un cuarto de millón de sus conciudadanos y mientras Estados Unidos le ha dado la espalda a sus amigos en el extranjero, ahora solo quiere gente que sabe lo que hace y no hace demasiado ruido al hacerlo. Sus nombramientos fueron subrayados el martes por Thomas-Greenfield, quien es negro, y el seleccionado como secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, quien es hispano, que representan desviaciones individuales del trumpismo en personalidad, antecedentes y calificaciones.

Multilateralismo, diplomacia, competencia en silencio, rigor científico, inclusividad, colegialidad entre altos funcionarios, respeto por los funcionarios públicos, la comunidad de inteligencia y una bienvenida a los inmigrantes están adentro.

Aliados violentos, populismo, nacionalismo, murmuración en la Casa Blanca, mimos déspotas, reuniones de gabinete de solo seguir la corriente, piratas políticos que dirigen agencias de espionaje y minimización de amenazas políticamente inconvenientes, como los virus asesinos, están fuera.

El exalcalde de Nueva Orleans Mitch Landrieu cree que los seleccionados de Biden reflejan al hombre que los eligió.

«El presidente electo ha estado demostrando y modelando cómo es el comportamiento presidencial», dijo Landrieu a Brooke Baldwin de CNN.

«Solo está tratando de demostrarle al pueblo de Estados Unidos cómo se ve cuando se tiene un presidente equilibrado, estable, reflexivo y experimentado», dijo.

Es probable que el presidente electo adopte esa personalidad nuevamente cuando pronuncie un discurso de Acción de Gracias al pueblo estadounidense desde su ciudad de origen de Wilmington, Delaware, el miércoles.

Un Estados Unidos completamente diferente

El giro brusco que tomará Estados Unidos el día de la inauguración el 20 de enero refleja la cruda elección que tuvieron los votantes el 3 de noviembre, que solo se hizo más clara durante el intento posterior de Trump de robar las elecciones. También subraya la elasticidad de un sistema político estadounidense que tiene la capacidad arraigada de contrarrestar los excesos de sus líderes y, a menudo, produce presidentes que son lo opuesto a sus predecesores.

Hace cuatro años, Trump ganó una elección después de una campaña en la que prometió destruir el establecimiento político y económico de Washington. Su presidencia desgarró las instituciones del poder federal y el consenso de las élites sobre política económica, interna, migratoria y exterior.

Su antiguo gurú político Steve Bannon se refirió una vez a esta caótica cruzada para romper las regulaciones, las reglas fiscales, las tradiciones diplomáticas y el decoro de la presidencia misma como la «deconstrucción del Estado administrativo».

En muchos sentidos, al poner su fe en manos experimentadas de Washington como Blinken y la seleccionada como directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, Biden está reconstruyendo ese Estado administrativo. Quizá solo el propio presidente electo es una figura más establecida, experimentada y convencional que el exsecretario de Estado y senador John Kerry, quien se desempeñará como enviado presidencial para el medio ambiente y es exactamente el tipo de ciudadano global que Bannon y sus compañeros de viaje desacreditan.

LEE: Trump acompañaría a Giuliani en evento republicano sobre acusaciones de fraude electoral en Pensilvania

Biden no está ocultando su creencia de que más gobierno es bueno. En un comunicado emitido el lunes después de que la administración de Trump finalmente accediera a comenzar una transición, su equipo prometió obtener una comprensión completa de los «esfuerzos de Trump por vaciar las agencias gubernamentales».

Y varios de los seleccionados de seguridad nacional de Biden el lunes se propusieron rendir homenaje a los funcionarios del gobierno invisibles que mantienen al país en funcionamiento, pero que fueron tratados como un enemigo interno durante los años de Trump.

«Mis compañeros diplomáticos de carrera y servidores públicos de todo el mundo. Quiero decirles: Estados Unidos ha vuelto, el multilateralismo ha vuelto, la diplomacia ha vuelto», dijo Thomas-Greenfield. Haines habló públicamente con miembros de la comunidad encubierta que a menudo estaban en la lista de mira de Trump.

«El trabajo que hacen, a menudo bajo las condiciones más austeras imaginables, es simplemente indispensable», dijo Haines. Varios nombrados ofrecieron lealtad al ideal estadounidense, al Congreso, al pueblo estadounidense y a la democracia.

Si bien todos elogiaron a Biden, hubo pocos elogios exagerados y expresiones de lealtad personal que Trump requiere de sus subordinados. Haines le dijo a su nuevo jefe que le daría malas noticias que él preferiría no escuchar, en otra crítica implícita a la administración de Trump.

Una clase diferente de funcionarios

La impresión de profesionalismo y competencia que dio el grupo fue un contraste con el personal del último período en el que ha confiado Trump, quien en muchos casos no estaba calificado para los grandes roles del Estado pero prosperó al priorizar la lealtad a el presidente.

No todas las elecciones iniciales de Trump para el gabinete estaban en el mismo molde. Aquellos como el secretario de Defensa James Mattis y el director de Inteligencia Nacional Dan Coats tenían experiencia y eran expertos en sus campos. Pero sus intentos de desempeñar el papel que Biden espera de sus designados se vieron frustrados cuando fueron constantemente socavados por Trump, quien vio a su gobierno como un servicio exclusivo para sus necesidades personales. Y estos funcionarios, a quienes la prensa calificaba de «adultos», frecuentemente pasaban su tiempo reinando en los peores impulsos erráticos del presidente.

El enfoque de Biden está diseñado para las circunstancias en las que asumirá el cargo. Con el covid-19 fuera de control, se enfrentará a una nación que necesita urgentemente una estrategia organizada para lanzar la vacuna que podría restaurar la vida normal. El solo hecho de no ser Trump y volver a firmar el acuerdo climático de París le dará victorias instantáneas en el escenario mundial.

Pero, a largo plazo, la prueba de su presidencia será si su visión de un liderazgo deliberado y tranquilo puede pacificar una nación cuya política se asemeja a una jungla rebelde, donde sus oponentes no esperaron hasta que ganó las elecciones para tratar de deslegitimarlo y donde ya no hay una versión común de la verdad.

Después de todo, el presidente Barack Obama una vez trató de involucrar a sus oponentes con hechos y lógica dentro de las tradiciones del sistema de gobierno de Estados Unidos. No lo llevó muy lejos con los oponentes republicanos cuya existencia política estaba dirigida a frustrar todo lo que proponía.

Si las cosas van mal, Biden enfrentará acusaciones de que el regreso del Estado administrativo provocó un desastre, lo que impulsará a Trump si se presenta nuevamente en 2024 y a los candidatos que esperan que no lo haga para que tengan una oportunidad.

En el extranjero, Biden debe demostrar si complacer a los aliados, un proceso político metódico y el trabajo duro del diálogo pueden constreñir un mundo de rivales a EE.UU. en ascenso que han sacudido el deshilachado sistema global. La experiencia y la pericia en política exterior de las sucesivas administraciones nunca resolvieron algunos de los problemas más espinosos, como la búsqueda nuclear de Corea del Norte.

Una razón por la que Trump ganó hace cuatro años es que muchos estadounidenses creían que los instintos globalizados de una generación de élites de Washington hicieron que sus trabajos se fueran al extranjero y las guerras en las que sus hijos eran enviados a pelear.

LEE: ANÁLISIS | Más republicanos están perdiendo la paciencia con los absurdos legales de Trump

Un posible aspirante republicano, el senador de Florida Marco Rubio, no perdió tiempo en poner un marcador populista con esto en mente el martes.

«Las selecciones de gabinete de Biden fueron a las universidades de la Ivy League, tienen currículums sólidos, asisten a todas las conferencias adecuadas y serán cuidadores educados y ordenados del declive de Estados Unidos», tuiteó Rubio. «Apoyo la grandeza estadounidense. Y no tengo ningún interés en volver a la ‘normalidad’ que nos dejó dependientes de China».

Su tuit, que pasó por alto el hecho de que muchos funcionarios de Trump también asistieron a las universidades de la Ivy League, resumió el duelo entre el liderazgo tradicional de Biden en la Casa Blanca en el país y en el extranjero, y el populismo aprovechado por Trump.