CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Celebridades

OPINIÓN | Dejemos que Dolly Parton gobierne el mundo de una vez por todas

Por Gene Seymour

Nota del editor: Gene Seymour es un crítico que ha escrito sobre música, películas y cultura para The New York Times, Newsday, Entertainment Weekly y The Washington Post. Síguelo en Twitter: @GeneSeymour. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente del autor. Puedes encontrar más artículos de opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN) — ¿Estamos viviendo en el mundo de Dolly Parton? ¿Ha sido su mundo todo este tiempo?

Tengan paciencia mientras sopesamos la evidencia.

Cuando el Apolo 8 orbitó la Luna durante la semana de Navidad de 1968, había una creencia generalizada de que sus tres astronautas habían «salvado» ese año, por lo demás turbulento y trágico, de un regusto eternamente amargo.

Bueno, tal vez todo era más complicado de lo que una ciudadanía polarizada estaba dispuesta a reconocer en ese año de asesinatos, violencia callejera y agitación política. Y las cosas no necesariamente mejoraron después del vuelo histórico. Pero a muchos estadounidenses los hacía sentir bien pensar eso en el momento y así es como todavía lo recuerdan 52 años después.

Ahora estamos terminando un año peor que 1968. Además de la violencia callejera, la agitación política y una ciudadanía polarizada, 2020 ha sido horriblemente desfigurado por una pandemia global que pone en peligro vidas, desactiva la economía y nos limita de la comodidad plena y alegría que esperamos de la temporada navideña.

Entonces, ¿dónde está nuestro Apolo 8? Si en 1968 Borman, Lovell y Anders leyeron el Libro del Génesis en la víspera de Navidad sobre la superficie lunar, ¿qué tiene entonces –o a quién– el 2020 como su potencial salvador? ¿O incluso «salvador»?

¿Qué tal Dolly Parton, el pájaro cantor con cresta de diamantes artificiales del Pittman Center, Tennessee? ¿El más imborrable de nuestros íconos vivos de la música country? ¿La erudita extravagante que escribió dos clásicos estadounidenses inmortales, «Jolene» y «I Will Always Love You», en menos tiempo del que lleva hervir avena cortada en acero?

¿Dolly Parton como nuestra salvadora? De acuerdo. En las últimas semanas, ha cosechado oleadas de gratitud de los que son fans y también de los que no lo son por la donación de US$ 1 millón que hizo en abril al Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt (en su estado natal). La donación ayudó a financiar las primeras etapas de la investigación de una vacuna contra el coronavirus desarrollada por la empresa farmacéutica Moderna, una investigación que ya está mostrando resultados muy alentadores.

Dolly Parton posa para un retrato por el año 1972.

La noticia prometedora dio lugar a una tormenta de elogios en Twitter para Parton y sus buenas obras. También llevó a Ryan Cordell, profesor asociado de Inglés en la Northeastern University de Boston, a actuar (en un video) cantando «Vaccine», un homenaje tanto a Parton como a su generosidad al compás de la música de la mencionada «Jolene» y con una letra escrita (y tuiteada) por la lingüista canadiense Gretchen McCulloch: «Vacuna, vacuna, vacuna, vacuuuuuna…. / Te ruego que por favor sueltes mi brazo…».

Todo lo cual coincide con el lanzamiento de un nuevo álbum de Parton, «A Holly Dolly Christmas» (Butterfly Records) y el estreno de Netflix el fin de semana pasado de «Dolly Parton’s Christmas on the Square«, un musical navideño basado en una obra de teatro cuya música y letra fueron escritas por Parton.

Dolly Parton en «Christmas on the Square.»

El espectáculo, que tiene como coprotagonistas a Christine Baranski, Jenifer Lewis y Treat Williams, y que cuenta con la coreografía de Debbie Allen, combina «A Christmas Carol» y «It’s a Wonderful Life» para representar una comunidad multicultural idílica cuyos residentes están a punto de ser desalojados sus hogares y negocios en Nochebuena por la heredera vengativa y de corazón frío de Baranski.

Parton (por supuesto) interpreta a un ángel que desarma estos planes. Si hay algo que resulta familiar en su personaje, probablemente sea por la película de 1996 «Unlikely Angel«, en la que interpretó a una cantante de country muerta antes de tiempo que buscaba probar sus méritos mediante una buena acción. (En este nuevo papel incluso tiene una aprendiza, interpretada por Jeanine Mason, que trabaja encubierta como la asistente frívola de Baranski).

Y por si fuera poco, hay dos libros publicados recientemente que colocan en primer plano la vida, el trabajo y la influencia de gran alcance de Dolly Parton. Se trata de «She Come By It Natural: Dolly Parton and the Women Who Lived Her Songs» (Scribner), en el que la periodista Sarah Smarsh hace una investigación cultural sobre la influencia de Parton como compositora y modelo a seguir en las mujeres de clase trabajadora que buscan crecer y trascender. Y luego está «Unlikely Angel: The Songs of Dolly Parton» (Universidad de Illinois), un análisis detallado y astuto de la profesora de música Lydia R. Hamessley sobre las composiciones de Parton.

Si todo esto es suficiente para hacerte decir, ya sea con asombro o terror, «¡Dolly manda!»… bueno, es posible que no entiendas el punto. En primer lugar, el poder mesiánico de Parton como música, emprendedora y heroína cultural ya es una vieja noticia para quien preste atención incluso ocasionalmente.

En segundo lugar, y esto es importante, nunca fue la intención de Dolly Parton dominar y poseer el mundo, el suyo o el de cualquier otra persona. A medida que «Christmas on the Square» refuerza a su audiencia, ella solo ha estado interesada en brillar y compartir la luz donde hay oscuridad. Y eso incluye las sombras que han acechado nuestras vidas desde que el covid-19 comenzó a abrirse camino pérfidamente en nuestras vidas.

Quiero decir… sería bueno si Dolly Parton o alguien como ella gobernara el mundo. Por ahora, digamos que es dueña de las fiestas de este año.

O al menos las salvó y, muy posiblemente, también a nosotros.