CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

China

Los archivos de Wuhan: documentos filtrados revelan el mal manejo de China de las primeras etapas del covid-19

Por Nick Paton Walsh

(CNN) –– Un grupo de trabajadores médicos de primera línea, probablemente agotados, aparecen acurrucados juntos en una videoconferencia mientras el hombre más poderoso de China levanta la mano a modo de saludo. Es el 10 de febrero en Beijing y el presidente Xi Jinping, quien durante semanas ha estado ausente de la vista del público, se pronuncia ante el personal del hospital en la ciudad de Wuhan mientras luchan por contener la propagación de un nuevo coronavirus aún sin nombre oficial.

Desde una habitación segura a unos 1.200 kilómetros del epicentro, Xi expresó sus condolencias a quienes murieron en el brote. Instó a una mayor comunicación pública, pues en todo el mundo aumentaban las preocupaciones sobre la posible amenaza que representaba la nueva enfermedad.

Ese mismo día, las autoridades chinas reportaron 2.478 nuevos casos confirmados, lo que elevaba el número total mundial a más de 40.000, y menos de 400 casos había fuera de China continental. Sin embargo, CNN ahora puede revelar cómo los documentos oficiales que circularon internamente muestran que esto era solo una parte de la imagen.

En un informe marcado como «documento interno, mantener la confidencialidad», las autoridades sanitarias locales de la provincia de Hubei, donde se detectó el virus por primera vez, enumeran un total de 5.918 casos nuevos detectados el 10 de febrero, más del doble de la cantidad pública oficial de casos confirmados, desglosando el total en una variedad de subcategorías. Esta cifra mayor nunca se reveló por completo en ese momento, ya que el sistema de conteo de China pareció, en el tumulto de las primeras semanas de la pandemia, restar importancia a la gravedad del brote.

La cifra no revelada anteriormente se encuentra en una serie de revelaciones contenidas en 117 páginas de documentos filtrados del Centro Provincial de Control y Prevención de Enfermedades de Hubei, compartidos y verificados por CNN.

En conjunto, los documentos constituyen la filtración más significativa proveniente del interior de China desde el comienzo de la pandemia y brindan la primera ventana clara a lo que las autoridades locales sabían internamente y cuándo lo supieron.

publicidad

El gobierno chino ha rechazado rotundamente las acusaciones hechas por Estados Unidos y otros gobiernos occidentales de que ocultó deliberadamente información relacionada con el virus, sosteniendo que ha sido franco desde el comienzo del brote. Sin embargo, aunque los documentos no proporcionan pruebas de un intento deliberado de empañar los hallazgos, revelan numerosas inconsistencias entre lo que las autoridades creían que estaba sucediendo y lo que se reveló al público.

Provincia de Hubei: influenza en diciembre no revelada
Documentos internos obtenidos por CNN revelaron un gran brote de influenza antes no revelado a principios de diciembre en la provincia de Hubei. El brote fue sentido con más severidad en Yichang y Xianning. Wuhan —el epicentro del brote de coronavirus— fue el tercero más afectado.

Los documentos, que cubren un período incompleto entre octubre de 2019 y abril de este año, revelan el que parece ser un sistema de atención médica inflexible, restringido por una burocracia de arriba hacia abajo y procedimientos rígidos mal diseñados para lidiar con la crisis emergente. En varios momentos críticos de la fase inicial de la pandemia, los documentos muestran pruebas de claros pasos en falso y señalan un patrón de fallas institucionales.

Uno de los puntos más llamativos se refiere a la lentitud con la que se diagnosticaron a los pacientes locales con covid-19. Incluso cuando las autoridades de Hubei presentaron al público su manejo del brote inicial como eficiente y transparente, los documentos muestran que los funcionarios de salud locales dependían de mecanismos de prueba y notificación defectuosos. Un informe contenido en los documentos de principios de marzo dice que el tiempo promedio entre el inicio de los síntomas y el diagnóstico confirmado fue de 23,3 días, algo que los expertos le han dicho a CNN habría obstaculizado significativamente las medidas para monitorear y combatir la enfermedad.

China ha defendido firmemente su manejo del brote. En una conferencia de prensa el 7 de junio, el Consejo de Estado de China publicó el llamado Libro Blanco en el que decía que el gobierno chino siempre había publicado información relacionada con la epidemia de «manera oportuna, abierta y transparente».

«Al hacer un esfuerzo total para contener el virus, China también ha actuado con un agudo sentido de responsabilidad hacia la humanidad, su pueblo, la posteridad y la comunidad internacional. Ha proporcionado información sobre el covid-19 de una manera completamente profesional y eficiente. Ha publicado información fidedigna y detallada tan pronto como ha sido posible y de forma regular, respondiendo así eficazmente a la preocupación del público y creando un consenso público», dice el Libro Blanco.

CNN se ha comunicado con el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Comisión Nacional de Salud de China, así como con la Comisión de Salud de Hubei, que supervisa el Centro provincial para el control de enfermedades, para que comentaran los hallazgos divulgados en los documentos, pero no recibió respuesta.

Los expertos sanitarios dijeron que los documentos revelaron por qué importaba lo que China sabía en los primeros meses.

Personal médico trabaja en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Wuhan el 24 de febrero.

«Estaba claro que cometieron errores, y no solo errores que ocurren cuando se trata de un virus nuevo, también errores burocráticos y políticamente motivados en la forma en que lo manejaron», dijo Yanzhong Huang, investigador principal de salud global en el Consejo de Relaciones Exteriores, que ha escrito extensamente sobre salud pública en China. «Estos (errores) tuvieron consecuencias globales. Nunca se puede garantizar el 100% de transparencia. No se trata solo de un encubrimiento intencional. También hay limitaciones por la tecnología y otros problemas con un virus nuevo. Pero incluso si hubieran sido 100% transparentes, eso no habría evitado que la administración Trump minimizara la gravedad de la situación. Probablemente no hubiera impedido que esto se convirtiera en una pandemia».

El martes primero de diciembre se cumplió un año desde que el primer paciente conocido mostró síntomas de la enfermedad en la capital provincial de Hubei, Wuhan, según un estudio clave publicado en la revista médica Lancet.

En ese mismo momento, cuando se cree que el virus apareció por primera vez, los documentos muestran que se estaba desarrollando otra crisis de salud: Hubei lidiaba con un importante brote de influenza. Eso hizo que los casos aumentaran 20 veces el nivel registrado el año anterior, según muestran los documentos, lo que generó enormes niveles de estrés adicional en un sistema de atención médica ya presionado.

La «epidemia» de influenza, como señalaron los funcionarios en el documento, no solo estuvo presente en Wuhan en diciembre, sino que fue mayor en las ciudades vecinas de Yichang y Xianning. No está claro qué impacto o conexión tuvo el aumento de la influenza en el brote de covid-19. Y aunque no hay ninguna sugerencia en los documentos de que las dos crisis paralelas estuvieran vinculadas, la información sobre la magnitud del aumento súbito de influenza de Hubei aún no se ha hecho pública.

Las revelaciones filtradas se producen a medida que aumenta la presión de Estados Unidos y la Unión Europea sobre China para que coopere plenamente con una investigación de la Organización Mundial de la Salud sobre los orígenes del virus, que desde entonces se ha extendido a todos los rincones del mundo, infectando a más de 60 millones de personas y matando a 1,46 millones.

Pero, hasta ahora, el acceso de los expertos internacionales a los registros médicos de los hospitales y los datos brutos en Hubei ha sido limitado, y la OMS dijo la semana pasada que tenían «garantías de nuestros colegas del gobierno chino de que se les concedería un viaje al lugar» como parte de su investigación.

Los archivos fueron presentados a CNN por un denunciante que solicitó el anonimato. Dijo que trabajaba en el sistema de salud chino y que era un patriota motivado para exponer una verdad que había sido censurada y honrar a colegas que también se habían pronunciado. No está claro cómo se obtuvieron los documentos o por qué se seleccionaron artículos específicos.

Los documentos han sido verificados por seis expertos independientes que examinaron la veracidad de su contenido en nombre de CNN. Un experto con estrechos vínculos con China informó haber visto algunos de los informes durante una investigación confidencial a principios de este año. Un funcionario de seguridad europeo con conocimiento de los documentos y procedimientos internos chinos también confirmó a CNN que los archivos eran genuinos.

Los metadatos de los archivos vistos por CNN contienen los nombres de los funcionarios provinciales en servicio como modificadores y autores. Las fechas de creación de metadatos se alinean con el contenido de los documentos. También se realizó un análisis forense digital para probar su código informático contra sus supuestos orígenes.

Sarah Morris, de la Unidad de Análisis Forense Digital de la Universidad Cranfield de Gran Bretaña, dijo que no había pruebas de que los datos hubieran sido manipulados o fueran engañosos. Añadió que los archivos más antiguos parecían haber sido utilizados repetidamente durante un largo período. «Es casi como un minisistema de archivos», dijo. «Entonces, tiene mucho espacio para cosas eliminadas, para cosas viejas. Esa es una muy buena señal [de autenticidad]».

El mundo obtuvo datos más optimistas que la realidad

Los documentos muestran una amplia gama de datos en dos días específicos, el 10 de febrero y el 7 de marzo, que a menudo contradice lo que los funcionarios dijeron públicamente en esos momentos. Esta discrepancia probablemente se debió a una combinación de un sistema de informes altamente disfuncional y a un instinto recurrente para suprimir las malas noticias, dijeron los analistas. Los documentos muestran todo el alcance de lo que los funcionarios sabían, pero optaron por no explicarlo al público.

El 10 de febrero, cuando China reportó 2.478 nuevos casos confirmados en todo el país, los documentos muestran que Hubei -en realidad- distribuyó un total diferente de 5.918 casos nuevos notificados. El número interno se divide en subcategorías, lo que proporciona una idea del alcance completo de la metodología de diagnóstico de Hubei en ese momento.

Los «casos confirmados» son 2.345, los «casos diagnosticados clínicamente» 1.772 y los «casos sospechosos» 1.796.

Los criterios estrictos y limitantes llevaron en última instancia a cifras engañosas, dijeron los analistas. «Muchos de los casos sospechosos debieron haber sido incluidos como casos confirmados», dijo Huang, del Consejo de Relaciones Exteriores, quien revisó los documentos y encontró que eran auténticos.

«Las cifras que estaban dando eran conservadoras y esto refleja lo confusa, compleja y caótica que era la situación», agregó.

Ese mes, los funcionarios de Hubei presentaron una cantidad diaria de «casos confirmados» y luego incluyeron en sus declaraciones «casos sospechosos», sin especificar el número de pacientes gravemente enfermos que habían sido diagnosticados por los médicos como «clínicamente diagnosticados». A menudo, en los conteos nacionales, los funcionarios daban los nuevos casos «confirmados» diarios y proporcionaban un recuento continuo de toda la pandemia de «casos sospechosos», a los que también parece que se agregaron los «diagnosticados clínicamente». Este uso de un recuento amplio de «casos sospechosos» efectivamente minimizó la gravedad de los pacientes que los médicos habían visto y determinado que estaban infectados, de acuerdo con criterios estrictos, dijeron los expertos.

William Schaffner, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Vanderbilt, dijo que el enfoque chino era conservador y que los datos «se habrían presentado de una manera diferente si los epidemiólogos estadounidenses hubieran estado allí para ayudar».

Agregó que los funcionarios chinos «parecían en realidad minimizar el impacto de la epidemia en cualquier momento. Incluir a pacientes que se sospechaba que tenían la infección obviamente habría ampliado el tamaño del brote y habría dado, creo, una apreciación más real de la naturaleza de la infección y su tamaño».

Los protocolos para el diagnóstico de coronavirus, publicados por la Comisión Nacional de Salud de China a fines de enero, indicaron a los médicos que etiquetaran un caso como «sospechoso» si un paciente tenía antecedentes de contacto con casos conocidos, fiebre y síntomas de neumonía, y que elevaran el caso a «diagnosticado clínicamente» si esos síntomas eran confirmados por una radiografía o una tomografía computarizada. Un caso solo se «confirmaría» si la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) o las pruebas de secuenciación genética arrojaban resultados positivos.

Andrew Mertha, director del Programa de Estudios de China en la Universidad John Hopkins, dijo que los funcionarios podrían haber estado motivados a «minimizar» números para disfrazar problemas de preparación y financiación insuficiente en organismos locales de atención médica como los centros para el control de enfermedades provinciales.

Según Mertha, los documentos —que él revisó y consideró auténticos— parecían estar organizados de manera que permitieran a los altos funcionarios pintar el cuadro que quisieran.

Trabajadores médicos con ropa protectora completa en Wuhan el 25 de enero.

«Les ofrece todas las opciones sin poner a nadie en una posición explícitamente embarazosa, dándoles tanto el yunque como la balsa salvavidas para elegir».

Los funcionarios chinos pronto mejoraron el sistema de notificación, colocando los casos «diagnosticados clínicamente» en la categoría de «confirmados» a mediados de febrero. Los altos funcionarios de salud y provinciales de Hubei también fueron destituidos de sus cargos en ese momento. Ellos habrían sido los responsables en última instancia de la información. Además, las pruebas más amplias y mejoradas significaron que los casos «sospechosos» podrían aclararse más rápido y aparecer menos en los informes. Por otra parte, los criterios de diagnóstico de China han sido criticados por expertos en salud por su continua decisión pública de no contar los casos asintomáticos.

Xi Jinping verifica el tratamiento de los pacientes hospitalizados a través de un enlace de video en el Hospital Ditan de Beijing el 10 de febrero.

Las cifras de muertes que figuran en los documentos revelan las discrepancias más marcadas. El 7 de marzo, el número total de muertos en Hubei desde el comienzo del brote era de 2.986, pero en el informe interno figuran 3.456, incluidas 2.675 muertes confirmadas, 647 muertes «diagnosticadas clínicamente» y 126 casos de muertes «sospechosas».

Dali Yang, quien ha estudiado extensamente los orígenes del brote, dijo que en febrero las cifras «todavía importaban debido a las percepciones globales».

«Todavía esperaban que fuera como en 2003, y que como el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) eventualmente se contendría, y todo podría volver a la normalidad», agregó Yang, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Chicago. Señaló la llamada del 7 de febrero entre los presidentes Trump y Xi. «Creo que esa es también la impresión (ilusoria) que tuvo Trump: que esto iba a desaparecer».

Los documentos, sin embargo, no son claros en modo alguno. En dos ocasiones, las cifras de defunciones públicas se sobrepasaron por poco, y las cifras internas indican discrepancias de un solo dígito de cinco y uno, respectivamente.

En otras ocasiones, los datos brindan destellos de nueva información pero sin un contexto vital. Aunque China nunca ha revelado el número total de casos de covid-19 en 2019, hay un gráfico en un documento que parece sugerir la detección de un número mucho mayor. En la columna inferior izquierda del gráfico marcado 2019, el número de «casos confirmados» y de casos «diagnosticados clínicamente» parece llegar a alrededor de 200 en total. Los documentos no dan más detalles. Hasta la fecha, la indicación más clara de cuántos casos fueron detectados en 2019 son los 44 «casos de neumonía de etiología desconocida (causa desconocida)» de los que las autoridades chinas informaron a la OMS para el período de la pandemia hasta el 3 de enero de 2020.

Una espera larga para las pruebas

La realización de pruebas fue incorrecta desde el principio, según los documentos, y dio lugar a un sistema de reportes con retrasos de semanas en el diagnóstico de nuevos casos. Los expertos dijeron que eso significaba que la mayoría de las cifras diarias que informaban la respuesta del gobierno corría el riesgo de ser inexacta u obsoleta.

El 10 de enero, uno de los documentos revela cómo durante una auditoría de sitios de prueba, varios funcionaros reportaron que los kits de exámenes del SARS usados para diagnosticar el nuevo virus eran ineficaces, arrojando de manera regular falsos negativos. También indicó que los niveles deficientes de los equipos de protección personal significaban que las muestras del virus tenían que hacerse inactivas antes de las pruebas.

El documento, cuyos metadatos dicen que fue actualizado por última vez el 19 de febrero, indica:

El testeo retrospectivo de las primeras muestras… encontró que aquellas que dieron negativo usando los kits de pruebas del SARS son en su mayoría positivas para el nuevo coronavirus”.

(Compañías privadas contratadas por el Centro para el Control de Enfermedades usaron reagentes de extracción y líquidos de muestra que) “se inhiben entre sí y aparecen resultados que son falsos negativos”.

Fuente: Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Provincial de Hubei

La alta tasa de falsos negativos expuso una serie de problemas que China tardaría semanas en rectificar. De acuerdo con reportes de los medios estatales chinos de principios de febrero, algunos expertos en salud de Hubei habían expresado su frustración con la precisión de las pruebas de ácido nucleico. Esas pruebas trabajan mediante la detección del código genético del virus, y se creía que eran más efectivas para detectar la infección, particularmente en las etapas tempranas.

Sin embargo, las pruebas realizadas en ese momento arrojaron una tasa de positividad solo del 30% al 50% entre los casos ya confirmados, según funcionarios citados en medios estatales. Para evitar los «falsos negativos», los funcionarios sanitarios comenzaron a repetir las pruebas de los casos sospechosos.

Para comienzos de febrero, los laboratorios de Hubei tenían capacidad para realizar pruebas a más de 10.000 personas al día, según informes de los medios estatales. Para hacer frente al alto volumen, los funcionarios decidieron comenzar a incorporar otros métodos de diagnóstico clínico, como las tomografías computarizadas. Esto llevó a la creación de una categoría denominada internamente como «casos diagnosticados clínicamente». No fue sino hasta mediados de febrero que los casos diagnosticados clínicamente se sumaron al número de casos confirmados.

Los expertos en salud plantearon otras cuestiones, aún más graves, que se señalan en los documentos.

En los primeros meses del brote, el tiempo promedio requerido para procesar un caso, desde que el paciente experimentaba los síntomas (inicio) hasta que se confirmaba el diagnóstico, era de 23,3 días.

El retraso persistente probablemente habría hecho mucho más difícil dirigir las intervenciones de salud pública, dijo el Dr. Amesh Adalja, del Centro para la Seguridad de la Salud Johns Hopkins.

«Estás mirando datos de hace tres semanas y tratando de tomar una decisión hoy», dijo.

El informe señala que, para el 7 de marzo, el sistema había mejorado mucho. Para entonces, más del 80% de los nuevos casos confirmados diagnosticados en un determinado día se registraban en el sistema ese mismo día.

Varios expertos describieron el retraso temporal como extraordinario, incluso teniendo en cuenta las dificultades iniciales que enfrentaron las autoridades.

«Eso agrega otra capa de comprensión de por qué algunos de los números que salieron de los niveles más altos de gobierno probablemente estaban equivocados», dijo Schaffner, de la Universidad de Vanderbilt. «En Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y Alemania siempre hay un retraso. No se sabe instantáneamente. Pero 23 días es mucho tiempo».

Sistemas de alertas tempranas obstaculizados

A lo largo de los documentos se refleja la falta de preparación. Algunas secciones son muy críticas en su evaluación interna del apoyo del gobierno a las operaciones del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades en Hubei.

El informe caracteriza al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Provincial de Hubei como carente de fondos suficientes, sin el equipo adecuado para pruebas y con un personal desmotivado que a menudo se sentía ignorado en la vasta burocracia de China.

Los documentos incluyen una auditoría interna, que según el análisis forense se escribió en octubre de 2019, antes de que comenzara la pandemia.

La auditoría de octubre concluye:

Una enorme brecha en los fondos de personal y financiamiento del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Provincial afectó seriamente el desempeño normal de las funciones de salud pública».

(Los autores urgen al departamento de salud local a) “obtener efectivamente la atención y el apoyo del gobierno en la prevención de enfermedades para asegurar la estabilidad financiera y de bienestar del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Provincial para que podamos operar con normalidad”.

Fuente: Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Provincial de Hubei

Más de un mes antes de la fecha en la que se cree que surgieron los primeros casos, la revisión continuaba instando a las autoridades sanitarias a «encontrar rigurosamente el eslabón débil en la labor de control de enfermedades, analizar activamente y subsanar las deficiencias».

El informe interno del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Provincial de Hubei se queja de la falta de financiación operativa del gobierno provincial de Hubei y señala que el presupuesto de personal está 29% por debajo de su objetivo anual.

Toma como ejemplo el año 2019, la financiación del personal del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Provincial de Hubei provincial necesita 99,11 millones de yuanes (US$ 13,9 millones); el gobierno provincial asignó 70,12 millones de yuanes; la financiación de funcionamiento necesita 34,56 millones de yuanes, el departamento de finanzas provincial asignó cero yuanes. La brecha de financiación de personal y gastos de funcionamiento es de 63 millones de yuane.

Fuente: Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Provincial de Hubei

Después del brote, funcionarios chinos actuaron rápidamente para evaluar los problemas. Sin embargo, más de cuatro meses después de haber identificado por primera vez el virus, grandes problemas continuaban obstaculizando los esfuerzos para el control de enfermedades en áreas clave, según muestran los documentos.

La identificación y detección rápida de patógenos inexplicables es obviamente insuficiente (…) la infraestructura de información es pobre, los datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades y de instituciones médicas todavía no están abiertos entre sí, la vigilancia de las enfermedades infecciosas y la capacidad de alerta temprana no es sensible y precisa”.

Fuente: Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Provincial de Hubei

El informe también destaca el papel periférico del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades en la investigación del brote inicial, al señalar que el personal se vio limitado por los procesos oficiales y que su pericia no se utilizó por completo. En lugar de tomar la iniciativa, el informe sugiere que el personal del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades se resignó a completar «pasivamente» la tarea encomendada por los superiores.

En las etapas iniciales de la epidemia, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades no tuvo un rol principal en alertar, comenzar la investigación epidemiológica, monitorear y evaluar la salud, en la formulación de medidas de prevención y control y des recomendaciones de políticas. En cambio, durante el proceso de prevención y control del brote, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades solo completó pasivamente la tarea encomendada por los superiores y no usó su pericia profesional. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades provincial solo tiene responsabilidades de orientación técnica para las instituciones de nivel inferior, y no tiene responsabilidades legales ni administrativas. Como la principal unidad de salud pública, el estatus del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades no es alto, y no tiene una voz fuerte».

Fuente: Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Provincial de Hubei

Los funcionarios también se enfrentaron a una red de tecnología de la información pesada y que no respondía, conocida como Sistema de Notificación Directa de Enfermedades Infecciosas de China, según los medios estatales, instalada a un costo de US$ 167 millones después del brote de SARS de 2003.

La construcción de un sistema de información de salud pública se retrasa gravemente», concluyó. “Primero, la construcción del sistema de información de trabajo del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades está seriamente retrasada, cuando ocurrió el brote del nuevo coronavirus, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades carece del sistema de información y las herramientas para la respuesta de emergencias de salud pública”.

Fuente: Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Provincial de Hubei

En teoría, se suponía que el sistema permitiría a los hospitales y a los centros para el control y prevención de enfermedades regionales informar directamente sobre las enfermedades infecciosas a un sistema gestionado de forma centralizada. Esto permitiría que los datos se compartieran instantáneamente con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades y los departamentos de salud relevantes de todo el país. En la realidad, entrar en el sistema era lento, dijo una auditoría, y muchas otras restricciones de procedimiento burocráticas obstaculizaron el registro y la recopilación rápida de datos.

Según Huang, del Consejo de Relaciones Exteriores, el informe desmiente la afirmación de China de haber invertido masivamente en el control y la prevención de enfermedades después del brote de SARS de 2003.

«Si se observa el nivel local, el panorama no es tan optimista como había afirmado el gobierno», dijo.

Gran brote de influenza en Hubei

Los documentos también revelan un aumento de 20 veces en los casos de influenza registrados durante una semana a principios de diciembre en la provincia de Hubei. Este incremento no había sido divulgado antes.

El alza de casos, que se produjo durante la semana que comenzó el 2 de diciembre, fue de aproximadamente un 2.059% en comparación con la misma semana del año anterior, según datos internos.

En particular, el brote de esa semana no fue severo en Wuhan ––el epicentro del brote de coronavirus–– sino en las ciudades cercanas de Yichang, con 6.135 casos, y Xianning, con 2.148 casos. Wuhan fue el tercer lugar más afectado con 2.032 casos nuevos esa semana.

Los datos públicos muestran un aumento de la influenza en todo el país en diciembre. Sin embargo, los expertos señalan que la subida de casos de influenza, aunque no fue exclusiva de Hubei, habría complicado la tarea de los funcionarios en la búsqueda de nuevos virus peligrosos.

Aunque la magnitud del incremento de la influenza en Hubei no se había informado antes, es difícil sacar conclusiones sólidas. Especialmente, frente a la posible prevalencia del covid-19 no detectado previamente.

Los documentos muestran que las pruebas realizadas a los pacientes con influenza arrojaron una gran cantidad de resultados desconocidos. Aun así, los expertos advirtieron que esto no indica necesariamente que dichos resultados desconocidos fueran -en efecto- casos de coronavirus no detectados.

«Solo están haciendo pruebas sobre lo que conocen. Este [coronavirus] es totalmente desconocido», dijo Adalja, el académico de la Universidad Johns Hopkins. Y agregó que ese escenario no era inusual en el mundo.

«No somos tan buenos para diagnosticar (los nuevos virus). Buscamos a los sospechosos habituales. Siempre buscamos lo evidente, pero nunca lo más extraño».

Posteriormente, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Wuhan realizaron una investigación retrospectiva de casos de influenza que datan de octubre de 2019 en dos hospitales de Wuhan. Esto en un intento por buscar rastros del coronavirus. Pero, según un estudio publicado en la revista Nature, no pudieron identificar muestras del virus que fueran de antes de enero de 2020. Aún no se han realizado estudios similares en otras ciudades de Hubei.

Por su parte, el pico de influenza podría haber ayudado a acelerar involuntariamente la propagación temprana del coronavirus, dijo Huang.

«Esas personas buscaron atención en hospitales, lo que aumentaba las posibilidades de infección por covid-19 allí», dijo.

Los datos de la influenza también apuntan a que el brote fue peor en Yichang. Si bien el aumento de la influenza y la aparición del covid-19 no están vinculados en los documentos ni por otra evidencia, los datos que señalan un brote similar a la gripe en varias ciudades de Hubei probablemente serán de interés para quienes investiguen los orígenes de la enfermedad.

El gobierno de China señaló anteriormente al mercado de pescados y mariscos de Huanan, en Wuhan, como el probable epicentro inicial del brote a mediados de diciembre. Un lugar donde se vendía carne de animales salvajes exóticos. Sin embargo, esa afirmación ha sido cuestionada, al menos parcialmente, por un estudio de la revista Lancet sobre los primeros pacientes de diciembre, el cual determinó que un tercio de los 41 infectados ese mes no tenía conexión directa con ese mercado.

Yichang, 320 kilómetros al oeste de Wuhan, fue el más afectado por el brote de influenza: casi tres veces más que Wuhan en la semana que comenzó el 2 de diciembre.

Mertha, el experto en China de la Universidad Johns Hopkins dijo que el aumento en Yichang, si bien no está relacionado con el covid-19 en los documentos, podría abrir nuevas teorías sobre dónde comenzó el virus.

«El orden de magnitud del cambio significa que tiene que haber algo», dijo.

Una crisis en desarrollo

Los líderes de China fueron los primeros en enfrentar el virus. En ese sentido, implementaron una serie de restricciones draconianas desde finales de enero con la intención de frenar la propagación del brote. Con sofisticadas herramientas de vigilancia, los funcionarios gubernamentales impusieron cierres estrictos en todo el país, que restringieron en gran medida la movilidad de más de 700 millones de personas hacia sus hogares, mientras cerraron temporalmente las fronteras nacionales y realizaron pruebas y rastreo de contratos generalizados.

Según un estudio publicado en la revista Science en mayo, las estrictas medidas adoptadas durante los primeros 50 días de la pandemia probablemente ayudaron a romper la cadena de transmisión localizada.

Actualmente, China está cerca de cero casos de coronavirus locales y aunque todavía se producen brotes a pequeña escala, el virus está contenido en su gran mayoría.

Sin embargo, en febrero la historia fue diferente. A medida que aumentaba el número de casos en todo el país, los funcionarios del gobierno enfrentaban una posible crisis de legitimidad, mientras la opinión pública se volvía rápidamente contra el gobernante Partido Comunista por el que se percibía como un mal manejo de la nueva y mortal enfermedad.

Durante los últimos 30 años, según los analistas, muchos en China han parecido dispuestos a renunciar a sus libertades políticas a cambio de una mayor riqueza material, estabilidad social y mayores oportunidades.

El virus amenazaba fundamentalmente ese contrato social, pues ponía a cientos de millones en riesgo mientras afectaba una economía ya debilitada por la guerra comercial con Estados Unidos. A finales de enero, Xi, el líder más poderoso de China en décadas, ordenó públicamente «esfuerzos máximos» para contener la propagación del virus.

En ese momento, China celebraba el Año Nuevo Lunar, su festividad anual más importante. La noción de una pandemia inminente les pareció a muchos una distracción abstracta, a medida que la gente regresaba a casa para pasar tiempo con sus familiares.

La muy pública intervención de Xi, que ocurrió pocos días después de que Wuhan fuera puesta en confinamiento, llevó consigo un mensaje claro: el fracaso no es una opción.

A lo largo de este período, la brecha entre las declaraciones públicas de los funcionarios chinos y los datos distribuidos internamente es a veces directa. Los documentos filtrados muestran que la cifra diaria confirmada de muertos en Hubei aumentó a 196 el 17 de febrero. Ese mismo día, Hubei informó públicamente de solo 93 muertes por virus.

Otro informe también registra la muerte de seis trabajadores de la salud por covid-19 antes del 10 de febrero. Su fallecimiento no se hizo público en ese momento y fueron muy sensibles, dado el volumen de simpatía hacia el personal de atención médica abrumado, en la primera línea de la pandemia, que aparecía en las redes sociales en ese momento.

A medida que el virus se propagaba, los funcionarios locales fueron acusados de restar importancia al brote y al riesgo que representaba para el público. A finales de diciembre, un joven médico llamado Li Wenliang en uno de los principales hospitales de Wuhan fue convocado por las autoridades locales, entre otros trabajadores médicos, y luego recibió una «reprimenda» formal de la policía por intentar encender la alarma sobre un posible virus de «tipo similar al SARS». Los medios estatales informaron sobre su castigo y advirtieron al público contra los rumores.

 

Li Wenliang

Li, de 34 años, contrajo luego la enfermedad. Su condición empeoró rápidamente y murió en la madrugada del 7 de febrero. Su fallecimiento provocó niveles de ira e indignación prácticamente sin precedentes en el fuertemente censurado internet de China continental.

No está claro hasta qué punto el gobierno central conocía las acciones ocurridas en Hubei en ese momento, o cuánta información se estaba compartiendo y con quién. Los documentos no ofrecen indicios de que Beijing estuviera dirigiendo el proceso local para la toma de decisiones.

Sin embargo, Mertha, el académico de la Universidad Johns Hopkins dijo que la discordancia entre las cifras internas más altas y las públicas más bajas frente al número de muertos de febrero «parecía ser un engaño, por razones nada sorprendentes».

«China tenía una imagen que proteger en la comunidad internacional, y los funcionarios de menor rango tenían un claro incentivo para presentar un subregistro ––o mostrar a sus superiores que informaban de forma insuficiente–– a ojos externos», dijo.

Sin embargo, de manera inversa, los documentos filtrados también proporcionan una especie de defensa al manejo general que China le dio al virus. Los informes muestran que en las primeras etapas de la pandemia, el país enfrentó los mismos problemas de registro, pruebas y diagnóstico que todavía acechan a muchas democracias occidentales incluso ahora. Problemas agravados por el hecho de que Hubei se enfrentaba a un virus completamente nuevo.

Del mismo modo, los funcionarios no mencionan la supuesta y tan llamada filtración de laboratorio, o que el virus fuera creado por el hombre, como algunos críticos, incluidos ciertos altos funcionarios estadounidenses, han afirmado sin pruebas. Hay una mención de instalaciones deficientes en un centro de preservación de especies bacterianas y tóxicas, aunque el punto no se detalla ni tampoco se aclara su importancia.

China y sus trabajadores de salud estuvieron bajo una inmensa tensión cuando se produjo el brote, dijo Yang, del Consejo de Relaciones Exteriores.

«Tuvieron una carrera masiva en el sistema médico. Estaban sobrecargados. Había una verdadera desesperación entre los profesionales médicos a finales de enero, porque estaban extremadamente sobrecargados de trabajo y también estaban enormemente desanimados por el alto número de muertes causadas por una enfermedad que no se había tratado anteriormente», agregó.

Hubei, que está muy por detrás de Beijing, Shanghai y otras importantes divisiones administrativas chinas en términos de PIB per cápita, fue la primera región en enfrentar un virus que confundiría a muchos de los países más poderosos del mundo.

Schaffner, de la Universidad de Vanderbilt, dijo que muchos de los comentarios en los documentos podrían haberse hecho en Estados Unidos, «donde, durante los últimos 15 o 20 años, especialmente a nivel estatal y local, la financiación de la salud pública se ha visto restringida».

Los documentos muestran que los funcionarios de atención médica no comprendieron la magnitud del desastre inminente.

En ninguna parte de los archivos se indica que los funcionarios creyeran que el virus llegaría a ser una pandemia mundial.

Este martes se cumplen exactamente 12 meses desde que el primer paciente en Wuhan comenzó a mostrar síntomas, según el estudio de Lancet. El número de muertos y el número de personas infectadas por el virus, ahora conocido en el mundo como covid-19 y que afecta las vidas de todo el planeta, sigue creciendo día a día.