CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Enfermedades

OPINIÓN | La otra pandemia que debemos curar

Por Mark Dybul, Sharon Lewin

Nota del editor: Mark Dybul es codirector del Center for Global Health Practice and Impact y profesor de medicina en la Universidad de Georgetown, Washington. Sharon Lewin es directora del Instituto Peter Doherty para Infecciones e Inmunidad y profesora de medicina en la Universidad de Melbourne, Australia. Son copresidentes de la Iniciativa de la Sociedad Internacional del SIDA, Hacia una Cura del VIH. Las opiniones expresadas en esta columna son suyas. Ver más opinión en CNN en Español. 

(CNN) — A medida que el mundo se centra correctamente en el covid-19, este martes, el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, debemos recordar que otra pandemia resultó de la propagación de un virus de animales a humanos. El VIH ha infectado a más de 77 millones de personas en todo el mundo y, a pesar de los importantes avances en los tratamientos, ha matado a más de 35 millones de personas, incluidas 690.000 solo el año pasado. Dos tercios de todas las nuevas infecciones y muertes ocurren en África. Ahora, ONUSIDA estima que la pandemia de covid-19 puede retrasar el progreso en el VIH en una década.

La ciencia ha sido la columna vertebral de la respuesta al VIH. La terapia antiviral diaria ha cambiado un diagnóstico de VIH de una sentencia de muerte, y hoy los infectados pueden esperar tener una esperanza de vida casi normal. La ciencia también impulsó una respuesta global sin precedentes.

En 2005, el presidente George W. Bush lanzó el Plan de Emergencia del Presidente para el Alivio del Sida (PEPFAR), que continúa proporcionando US$ 6.000 millones al año para administrar medicamentos antivirales en países de ingresos bajos y medianos. En ese momento, la iniciativa de salud internacional más grande de la historia, PEPFAR ha disfrutado de un fuerte apoyo bipartidista durante más de 15 años. El mundo se unió para crear el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria. Juntos, estos dos programas han ayudado a los países a salvar la vida de más de 20 millones de personas que viven con VIH.

Sin embargo, más de 30 años después de la pandemia del VIH, más de 13 millones de personas aún no tienen acceso a la terapia antirretroviral (ART) y al tratamiento que necesitan a diario. Factores que van desde nuevas infecciones, el acceso limitado a la atención médica, el estigma, la discriminación, los mitos persistentes, los temores sobre el tratamiento y las limitaciones de la cadena de suministro han contribuido a prevenir el control total y el acceso al tratamiento del VIH.

Es hora de plantar con más firmeza la necesidad de una cura para el VIH en la agenda política. Si bien faltan al menos décadas para las intervenciones que conducen a una cura significativa, lo que permite que las personas dejen de tomar los medicamentos antivirales de manera segura, debemos comenzar a planificarlas más temprano que tarde. Una vez que esté disponible, debemos asegurarnos de que se pueda administrar con éxito una cura a los países más agobiados por la enfermedad y la entrega debe llegar rápidamente.

El Dr. Anthony Fauci, experto en enfermedades infecciosas, comentó recientemente acerca de las tres nuevas y prometedoras vacunas de covid-19 que la parte más difícil de cualquier avance médico es conseguir un producto que funcione para la mayor cantidad de personas posible.

Considera el caso de la profilaxis previa a la exposición, o PrEP, una tableta diaria que brinda una protección casi completa contra el VIH cuando se toma a diario. La ampliación de la PrEP oral ha sido lenta, a pesar de recibir la aprobación de la FDA en 2012. Se estima que 350.000 personas han usado la PrEP, dos tercios de ellas en Estados Unidos, muy lejos del objetivo de las Naciones Unidas de tres millones de usuarios para 2020. Algunas de las barreras para ampliar la PrEP incluyen quién cubre el costo, poca conciencia de su eficacia y dónde obtenerla y desafíos para permanecer con PrEP durante períodos prolongados.

¿La lección aquí? Empieza a planificar la entrega cuando la investigación parezca prometedora. No esperes a que se apruebe un producto.

¿Porqué ahora? Además de la falta de acceso global a tratamientos que salvan vidas, el tratamiento no es perfecto y las personas que viven con el VIH aún sufren estigma y discriminación, problemas que llevará tiempo superar.

También está el costo.

Durante un período de 16 años, el mundo gastó aproximadamente US$ 560.000 millones en VIH. Con 1,7 millones de nuevas infecciones por año y cada persona que vive con el VIH necesita tratamiento de por vida, mantener inversiones tan enormes es un desafío.

MIRA: Semejanzas y diferencias entre el VIH y el covid-19

Una cura del VIH, por el contrario, mitigaría las consecuencias económicas y de salud a largo plazo del virus y eventualmente reemplazaría el tratamiento diario. Esto facilitaría el ahorro de costos que podría liberar recursos de salud para otras enfermedades prioritarias. También podría catalizar el control de una pandemia. En otras palabras, al cambiar el tratamiento de TAR de por vida a un período finito fijo de TAR, habrá una mayor motivación para que la gente con VIH acceda y adhiera a la terapia TAR.

Lo más importante es que el argumento científico a favor de la cura del VIH se ha vuelto cada vez más fuerte durante la última década. Sabemos que una cura es posible gracias a los informes de casos de dos hombres, Timothy Brown y Adam Castillejo, que se curaron del VIH tras un trasplante de células madre.

Además, las intervenciones combinadas que estimulan el sistema inmunológico han dado lugar a curas en los monos. Dado el alto nivel de seguridad, la evaluación de muchas intervenciones ahora está completa, lo que permite ensayos clínicos de estrategias de cura combinada que ahora están en marcha.

Para que la cura del VIH tenga el máximo impacto, debe ser asequible, factible y aceptable en todos los países más afectados por el virus. Por lo tanto, estamos proponiendo pasos para planificar una cura del VIH ahora, incluida la definición de un perfil de producto objetivo (TPP) y el establecimiento de la HIV Cure Africa Acceleration Partnership (HCAAP), una asociación público-privada multidisciplinaria para catalizar y promover la investigación de la cura del VIH a través del compromiso de diversas partes interesadas.

Los TPP son una característica integral de cualquier proceso de desarrollo de medicamentos, para alinear a las partes interesadas, incluidas las empresas farmacéuticas, las asociaciones de desarrollo de productos, los reguladores, los usuarios finales, los donantes y la sociedad civil en torno a un conjunto claro de objetivos o requisitos para un producto potencial.

HCAAP convocará a las partes interesadas, incluidas las personas que viven con VIH, en una etapa temprana para acelerar el diseño, la socialización y la rápida adopción de productos para curar el VIH.

MIRA: Fallece Timothy Ray Brown, la primera persona curada de VIH

Este último punto es fundamental: para maximizar la probabilidad de que se utilicen, es fundamental que los aportes de las propias comunidades ayuden a impulsar tanto la investigación como el desarrollo de productos. Como Bill Foege detalla en su libro La casa en llamas: La lucha para erradicar la viruela, el mecanismo de administración de la vacuna desarrollado originalmente se parecía a un arma, lo que resultó en bajas tasas de aceptación en algunas culturas. Al cambiar la forma de la herramienta, se superó una barrera para eliminar la enfermedad.

Con los continuos avances científicos, los investigadores han reconocido que habrá sucesivas generaciones de intervenciones que conduzcan a la cura del VIH, comenzando con intervenciones combinadas para reforzar el sistema inmunológico y reducir la reserva de virus residual, y posiblemente incluso extendiéndose a terapias genéticas en el futuro. Esas soluciones, aunque ahora parecen prometedoras, aún están lejos. Pero esa es precisamente la razón por la que la planificación de una cura del VIH comienza ahora.