CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Oceanía

Nueva Zelandia cierra una carretera por un mes para que los leones marinos aniden con seguridad

Por Jack Guy

(CNN) — Un ayuntamiento de Nueva Zelandia anunció que cerrará una carretera por un mes para permitir que un león marino y su cachorro lleguen al océano con seguridad.

John Wilson Ocean Drive en Dunedin será cerrado después de que estos leones marinos de Nueva Zelandia armaran su hogar en un campo de golf cercano y comenzaran a «cruzar regularmente la carretera para llegar a la playa», según una publicación del Ayuntamiento de Dunedin hecha en Facebook el lunes.

«Aún puedes visitar la zona a pie o en bicicleta, pero por favor, dale a los leones marinos mucho espacio (al menos 20 metros)», dice la publicación.

«Si estás paseando a tu perro en la zona, por favor mantenlo con correa, ya que los leones marinos pueden ser difíciles de detectar», agrega.

Dunedin es la segunda ciudad más grande de la isla sur de Nueva Zelandia.

Los pobladores locales que comentaron la publicación aplaudieron la decisión, y uno incluso pidió que el cierre fuera permanente.

«Ningún perro debería estar en la playa tampoco», escribió Gaylene Smith. «Tenemos que proteger nuestra hermosa vida marina», opinó.

publicidad

Se sabe que los perros atacan a estos mamíferos y el campo de golf Chisholm Links, donde han armado su hogar, también publicó consejos para los paseadores de perros en una actualización de Facebook.

«Tenemos suerte de tener mamíferos marinos en nuestra costa y necesitamos compartir el espacio con ellos, ya que esto es lo que hace que nuestro Links costero y ribera de Dunedin sea tan única», escribió en Facebook el 5 de enero.

Leones marinos, una especie en peligro de extinción que Nueva Zelandia busca proteger

El ayuntamiento explicó que los leones marinos de Nueva Zelandia están en peligro de extinción, y son una de las especies más raras del mundo.

Se estima que quedan unos 12.000 leones marinos de Nueva Zelandia, según el Departamento de Conservación. De acuerdo con la legislación local, cualquiera que mate a un león marino podría enfrentarse a una pena de hasta dos años de cárcel. También puede enfrentar una multa de hasta 250.000 dólares neozelandeses (US$ 178.000).

En diciembre de 2019, se desató la ira luego de que un hombre de Dunedin atacara a un león marino mientras buceaba.

Matt Kraemer publicó en Facebook que él y su pareja estaban buceando en búsqueda de una paua —un tipo de abulón, un caracol marino—,cuando se encontraron con un león marino «particularmente agresivo» con «mandíbula del tamaño de la de un león».

Kraemer dijo que apuñaló al animal para proteger a su pareja. No obstante, sus acciones recibieron una condena rotunda.