CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Esto es la conciliación presupuestaria (y por qué es importante para los cheques de estímulo de Biden)

Por Ted Barrett, Lauren Fox, Paul LeBlanc

Washington (CNN) — Mientras el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, busca un acuerdo bipartidista de alivio para el covid-19, los demócratas del Senado están sentando las bases para aprobar un alivio sin ningún voto republicano, utilizando un atajo de procedimiento conocido como conciliación presupuestaria.

La conciliación presupuestaria podría permitirles a los demócratas acelerar los aspectos clave de la agenda de Biden, desde el alivio para el covid-19 hasta temas de infraestructura, pero el proceso viene con un estricto conjunto de reglas adjuntas.

Esto es lo que debes saber sobre la conciliación presupuestaria.

¿Qué es la conciliación presupuestaria?

El proceso de conciliación se estableció como parte de la Ley de Presupuesto del Congreso de 1974, para que sea más fácil y rápido aprobar la legislación relacionada con el gasto, los impuestos y la deuda pública, porque el debate sobre los proyectos de ley se limita a 20 horas y se puede aprobar con voto mayoritario.

La conciliación presupuestaria permite a los legisladores eludir el umbral de 60 votos que normalmente se requiere para romper el umbral y que avance la legislación.

publicidad

Los demócratas controlan actualmente exactamente 50 escaños en el Senado de 100 escaños, y la vicepresidenta Kamala Harris tiene el voto de desempate en su calidad de presidenta de la Cámara Alta. Eso es suficiente para que los demócratas puedan usar la reconciliación para aprobar algunos tipos de legislación.

Cheques de estímulo ¿ayudan realmente a la economía? 2:34

¿Qué se puede aprobar mediante la conciliación presupuestaria?

Las leyes solo son elegibles para el proceso de conciliación presupuestaria si afectan los ingresos o gastos federales.

Están sujetos a lo que se conoce como la regla Byrd, una prueba de múltiples frentes diseñada para excluir disposiciones consideradas extrañas, sin ningún impacto real en el presupuesto o que puedan afectar el Seguro Social.

Lleva el nombre del fallecido senador Robert Byrd, un demócrata de Virginia Occidental, quien condenó los proyectos de ley de reconciliación por estar cargados de disposiciones consideradas muy lejanas a su propósito original. En una jerga más colorida del Senado, las disposiciones que el parlamentario está borrando están sufriendo un «baño Byrd». Cuando no pasan la reunión y se eliminan del proyecto de ley, se llaman «desechos de Byrd».

Mientras las comisiones redactan sus proyectos de ley, intentarán asegurarse de que sus propuestas sean aprobadas por la parlamentaria del Senado, Elizabeth MacDonough, quien debe hacer cumplir la regla Byrd. Los senadores pueden impugnar las decisiones de los parlamentarios y votar para renunciar a la Regla Byrd, pero necesitarían una mayoría de 60 votos para hacerlo.

¿Cuándo se ha utilizado la reconciliación antes?

La reconciliación ha sido utilizada muchas veces por ambas partes para aprobar una legislación controvertida sobre las objeciones del partido minoritario, incluida la Ley del cuidado de salud a bajo precio del expresidente Barack Obama, en 2010, y los recortes de impuestos radicales de Trump en 2017.

¿Cómo se utilizaría la reconciliación presupuestaria para el paquete sobre la crisis por la pandemia?

Los líderes demócratas, Nancy Pelosi y Chuck Schumer, presentaron el lunes una resolución presupuestaria, la primera de un proceso de dos pasos que permitirá que comience el trabajo de redactar el proyecto de ley de alivio del nuevo coronavirus en las comisiones.

La votación del presupuesto ahora despejará el camino para que los demócratas aprueben potencialmente su proyecto de ley de alivio a fines de febrero o marzo, después de que se complete el segundo juicio político del expresidente Donald Trump en el Senado.

En la resolución presupuestaria se incluirán instrucciones de conciliación para que varias comisiones redacten legislación, que en este caso se ocuparía de diferentes aspectos del alivio sobre el covid de Biden, incluidos fondos para la producción y distribución de vacunas, seguro de desempleo, controles de estímulo y más.

Las instrucciones formales de conciliación «dirigirán a uno o más comités a recomendar cambios a la ley existente para lograr cambios específicos en el gasto, los ingresos, el déficit y/o el límite de la deuda. Las comisiones instruidos pueden cumplir con sus objetivos haciendo cambios en cualquiera de los programas bajo su jurisdicción», según la Comisión de Presupuesto de la Cámara, que está presidida por el representante demócrata John Yarmuth, de Kentucky.

Biden propone pagos de alivio de hasta US$ 2.000 0:58

¿Qué cronograma esperan los demócratas para llegar a aprobar un paquete de estímulo final?

El partido es consciente de que tienen que cambiar su legislación a mediados de marzo, cuando vencen los beneficios de desempleo mejorados para las personas afectadas por la recesión por la pandemia.

La Cámara tendría que aprobar primero la resolución presupuestaria y luego enviar su versión al Senado. Si el Senado lo enmienda, la Cámara de Representantes tendría que aprobarlo nuevamente antes de que las comisiones puedan comenzar a trabajar en las instrucciones de reconciliación.

¿Cómo están las cosas en el Senado?

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, todavía está trabajando para apuntalar el apoyo de los centristas en su grupo, incluido el senador Joe Manchin, de Virginia Occidental, para asegurarse de que tiene los 50 votos necesarios para aprobar la resolución presupuestaria con un voto de desempate de la vicepresidenta Harris.

No puede perder a un demócrata en su grupo partidista.

En el Senado, el debate sobre la resolución se limitará a 50 horas en el  pleno. Pero antes de que se lleve a cabo una votación final, los senadores pueden ofrecer un número ilimitado de enmiendas a la resolución en un proceso que en el lenguaje del Senado se denomina «vote-a-rama».

Este ritual, que requiere mucho tiempo y desafía la resistencia a menudo se extiende más allá de la medianoche y permite a los senadores, a través de las enmiendas que ofrecen, resaltar temas importantes para ellos y tratar de ganar puntos políticos forzando votos políticamente sensibles a sus oponentes.

¿Qué dicen los republicanos?

Los republicanos están frustrados porque los demócratas están amenazando con usar la táctica agresiva mientras continúan los esfuerzos bipartidistas, argumentando que establecería un tono partidista para el resto de la presidencia de Biden.