CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

El debate sobre el pasaporte de vacunación no es nuevo. Comenzó en 1897, durante una pandemia de peste

Por Scottie Andrew

(CNN) — Algunos han promocionado los pasaportes de vacunación como nuestro boleto a la normalidad: prueba de vacunación de fácil acceso y una recompensa para quienes recibieron sus vacunas. También se les ha llamado invasivos e ineficaces.

El debate sobre si tener la prueba de vacunación como requisito para ingresar a ciertos lugares se remonta a más de hace 120 años. La primera vez que se requirieron certificados de vacunas, los funcionarios de salud estaban luchando contra una pandemia de peste.

En la década de 1890, el Gobierno de la India británica promulgó una serie de medidas en un intento por detener la propagación de la plaga, que incluían pedirles a los viajeros que demostraran que habían sido vacunados contra la enfermedad bacteriana.

Pero las personas colonizadas que vivían en la India vieron los certificados de vacunas exigidos por el Gobierno como una medida invasiva destinada a frenar los viajes y controlar los movimientos de los ciudadanos. Los funcionarios lucharon para hacer cumplir el requisito, ya que eran superados en número por personas que viajaban por todo el país.

El concepto actual de un «pasaporte» de vacuna no es muy diferente: es una prueba de vacunación, ya sea en papel o en forma digital, que le otorga a alguien el acceso o entrada a lugares, destinos en el extranjero y otros lugares. Está destinado a mantener a quienes no han sido vacunados fuera de las áreas públicas donde podrían transmitir el coronavirus, y recompensar a las personas que han sido vacunadas con un regreso a una vida algo normal.

publicidad

El Excelsior Pass es un pase digital de Nueva York que las personas pueden descargar para mostrar un comprobante de vacunación. (Crédito: Estado de Nueva York).

El Gobierno federal de EE.UU. no requerirá pasaportes de vacunas ni los emitirá, por lo que la viabilidad de los pasaportes depende de los estados.

Nueva York ya está probando su pasaporte de vacuna digital con la aplicación de Excelsior Pass. Mientras tanto, los gobernadores republicanos de Florida y Texas firmaron decretos que prohíben los pasaportes, ambos citando problemas de privacidad. Los tres estados han visto algunos de los números más altos de casos de covid-19 del país, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Si la historia es un indicador, la adopción de pasaportes de vacunas no sucederá sin problemas o de una vez. Fueron difíciles de hacer cumplir en la década de 1890, y si más estadounidenses y ciudadanos internacionales se resisten, lo mismo podría suceder en 2021 y más allá.

¿Se necesita un pasaporte de vacunación? 1:18

En la India rechazaron los pasaportes de las vacunas

El debate sobre la verificación de las vacunas se remonta a la década de 1890, durante la tercera pandemia mundial de peste. El científico que creó la primera vacuna eficaz para una enfermedad bacteriana, el Dr. Waldemar Haffkine, se unió al Gobierno de la India mientras estaba bajo el dominio británico y recibió el encargo de evitar la propagación de la plaga en el país, dijo René Nájera, un epidemiólogo de enfermedades infecciosas y editor del proyecto Historia de las Vacunas, dirigido por la sociedad médica privada The College of Physicians of Philadelphia.

Haffkine finalmente repitió el éxito de su vacuna contra el cólera con una vacuna para la peste, que inicialmente usó para inocularse a sí mismo y a personas encarceladas en una cárcel de Bombay, dijo Nájera.

Dr. Waldemar Haffkine. (Crédito: Wellcome Collection)

Pero las tensiones entre los funcionarios del Gobierno y los pueblos colonizados ya eran altas en ese momento, dijo, y llegaron a un punto crítico en 1897, cuando se aprobó la Ley de Enfermedades Epidémicas. La legislación otorgó a los funcionarios permiso para tomar medidas de salud pública que los ciudadanos consideraban «muy intrusivas», dijo Nájera.

Los funcionarios de salud obligarían a los pacientes con peste a salir de sus hogares, a menudo con la ayuda de la policía local o el ejército, y quemarían edificios infestados de ratas, ya que se sabía que los roedores propagaban la peste. Los ciudadanos también debían portar certificados de vacunación.

Las medidas tomadas por los funcionarios británicos provocaron disturbios civiles en todo el país, a través de huelgas laborales y manifestaciones que a menudo se tornaron violentas. Como resultado, muchas personas colonizadas comenzaron a dejar los centros urbanos abarrotados por hogares por regiones donde el Gobierno colonial estaba menos presente.

El problema, dijo Nájera, fue que esos ciudadanos trajeron la plaga con ellos.

Los funcionarios de la India británica también estaban preocupados por los lugares de peregrinaje hindúes y musulmanes, donde miles de personas podrían reunirse a la vez, le dijo a NPR la semana pasada Sanjoy Bhattacharya, profesor de Historia de la Universidad de York.

Nájera dijo que las peregrinaciones «eran solo una parte del ímpetu para obtener certificados de inmunización».

«Fue solo una de las muchas cosas que el Gobierno trató de hacer para detener el éxodo masivo de las ciudades con peste».

No es que la exigencia de certificados detuviera los viajes; la gran cantidad de personas que se desplazaban por la India demostró que las medidas de control eran ineficaces, dijo Nájera.

«Si bien se requerían certificados, la aplicación era laxa o casi imposible de hacer», dijo. «Y, si se hiciera de una manera que inhibiera el movimiento de personas que ya estaban molestas y escapaban de la epidemia de peste en su propia ciudad, estallaría la violencia».

EE.UU. aún no planea imponer un pasaporte de vacunación 2:42

Todavía existe un tipo de pasaporte de vacuna

Hay una versión del pasaporte de vacuna que se ha implementado hasta ahora: la «tarjeta amarilla» o prueba de vacunación contra la fiebre amarilla, que algunos países exigen a los viajeros para prevenir la propagación de la enfermedad.

Es la única enfermedad mencionada específicamente en el Reglamento Sanitario Internacional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque muchos países establecen sus propios requisitos para las vacunas. (Nájera señaló que países como Nueva Zelandia y Australia exigieron la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola para los viajeros durante el resurgimiento del sarampión, en 2019).

Depende de los países cómo hacer cumplir o seguir las pautas de la OMS, dijo Nájera.

Pero en Estados Unidos, el poder de hacer cumplir la prueba de vacunación pertenecería a los funcionarios estatales y locales. La Casa Blanca dijo la semana pasada que si bien la administración de Biden apoya el establecimiento de estándares para que las personas demuestren que están vacunadas, no emitirá pasaportes de vacunas ni exigirá credenciales de vacunas.

Estados Unidos adoptó un enfoque fragmentado de la pandemia cuando comenzó –en marzo de 2020–, confiando en gran medida a los estados para que elaboraran sus propias pautas sobre el uso de mascarillas, limitando la capacidad de los edificios y otras formas de mitigar el riesgo de transmisión del covid-19 de los residentes.

Y si algunos estados ya prohíben el uso de pasaportes de vacunas mientras que otros lo alientan, Estados Unidos también podría ver una aplicación imperfecta.

— Theresa Waldrop, de CNN, contribuyó a este informe.