CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Honduras

Acusan formalmente a cuatro hombres por el asesinato de un ambientalista indígena en Honduras

Por Kiarinna Parisi

(CNN Español) — El Ministerio Público de Honduras acusó formalmente a cuatro hombres por su presunto involucramiento en el asesinato del líder indígena y ambientalista Félix Vásquez López, de 60 años, informó el organismo en un comunicado.

Los acusados fueron identificados como Josué Exequiel Martínez Martínez, Siriaco Mejía Santos, Francisco López Lazo y Mario Aníbal López Velásquez, a quienes se les acusa de los delitos de asesinato y robo con violencia o intimidación, en contra del ambientalista que murió el 26 de diciembre de 2020 en su vivienda en Santiago de Puringla en el centro del país.

El Ministerio Público alegó que las investigaciones concluyeron que estas cuatro personas están involucradas en los hechos.

«Ingresaron a la propiedad de la víctima vestidos con ropas militares y portando armas de fuego y armas blancas», dijo la fiscalía. De acuerdo con el comunicado, el activista forcejeó con los agresores y le logró ver el rostro a uno de estos por lo que le propinaron un disparo en la cara, el cual le quitó la vida.

Tres de los presuntos involucrados ya están en prisión, destacó el Ministerio Público.

publicidad

CNN no ha podido confirmar si los hombres acusados cuentan con representación legal. Hasta el momento, ninguno de ellos se ha pronunciado públicamente.

El líder indígena —quien también era precandidato a diputado por el partido Libertad y Refundación (LIBRE)— denunció en octubre de 2020 que había recibido amenazas de muerte, según un comunicado de la Oficina en Honduras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, publicado luego de la muerte de Félix Vásquez.

Según la organización no gubernamental Global Witness, Honduras sigue siendo el país más peligroso para los activistas ambientales.

Uno de los casos más sonados en esta materia fue el de la defensora indígena lenca Berta Cáceres asesinada hace cinco años en su vivienda.