CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Millones de personas en Texas están bajo advertencias de inundaciones repentinas debido a lluvias torrenciales

Por Aya Elamroussi

(CNN) — Millones de personas en todo el sureste de Texas permanecerán bajo alerta de inundaciones repentinas hasta el jueves debido a las lluvias torrenciales que azotaron la región, provocando cortes de energía. También hay informes de daños localizados.

Las alertas de tornado para las áreas alrededor de Houston y College Station se levantaron la madrugada del miércoles, pero se espera que la lluvia continúe cayendo hasta el viernes, antes de que el sistema de tormenta llegue al golfo de México.

Las áreas costeras de Texas deben esperar lluvia hasta el lunes.

En un momento dado, en la madrugada del miércoles, más de 100.000 clientes se quedaron sin electricidad en Texas, según el sitio web PowerOutage. Ese número se redujo por último a alrededor de 65.000 clientes.

Desde el martes por la noche y hasta el miércoles, habían caído entre 7 y 13 centímetros de lluvia. Se estaban produciendo inundaciones repentinas que amenazaban la vida o se esperaba que comenzaran en arroyos y arroyos, áreas urbanas, carreteras, calles y pasos subterráneos.

En Fulshear, alrededor de una docena de árboles habían caído, bloqueando carreteras, dijo la ciudad en una publicación en las redes sociales. Los funcionarios instaron a las personas a mantenerse alejadas de los cables eléctricos caídos y reportarlos.

publicidad

En la ciudad costera de Port Lavaca, el Departamento de Bomberos instó a los residentes a quedarse en casa y fuera de las carreteras hasta que pasara la tormenta después de recibir múltiples informes de automovilistas varados.

Daños mortales en Louisiana

Millones en Texas están bajo advertencias de inundaciones repentinas debido a lluvias torrenciales

Padres usan un bote para recoger a sus hijos en la escuela luego de las lluvias torrenciales que cayeron en Lake Charles, Louisiana.

Mientras tanto, en Louisiana, las autoridades estaban investigando cinco muertes relacionadas con el clima. Tres de esas muertes fueron personas en vehículos sumergidos en varias partes del estado. Las otras dos muertes fueron personas que estaban con oxígeno cuando se cortó la luz, según Shane Evans, jefe de Investigaciones de la Oficina del Forense en East Baton Rouge.

«Si sus máquinas hubieran estado funcionando, no tengo ninguna duda de que estarían vivas hoy», consideró Evans.

La Policía Estatal de Louisiana dijo que un accidente, el lunes por la noche en el distrito de West Baton Rouge, dejó una persona muerta, otra desaparecida y otras con heridas leves.

El vehículo salió de la carretera y se metió en un canal donde se hundió, dijo la Policía Estatal en un comunicado de prensa.

En la vecina Arkansas, el Servicio Meteorológico Nacional emitió advertencias de inundaciones repentinas para el miércoles temprano.

La División de Manejo de Emergencias de Arkansas tuiteó que 15 personas fueron rescatadas después de que al menos cuatro casas y ocho autos se vieron afectados por las inundaciones en el condado de Saline. «Por favor, tenga cuidado, evite las áreas inundadas ‘dé la vuelta para no hundirse'», decía el tuit.

Lluvias extremas estrechamente relacionadas con la crisis climática

Las precipitaciones extremas y el aumento de las tasas de lluvia están estrechamente vinculadas con el calentamiento de las temperaturas y la crisis climática.

«La frecuencia e intensidad de los eventos de fuertes precipitaciones en Estados Unidos han aumentado […] y se espera que continúen aumentando durante el próximo siglo», según la Evaluación Nacional del Clima de EE.UU., de 2018.

Esto está llevando a más eventos de lluvia extrema de tipo 1 en 5 años, 1 en 10 años, 1 en 100 años, que conducen a inundaciones repentinas catastróficas.

Estas tendencias son consistentes, según los científicos, con lo que se espera en un mundo en calentamiento, ya que las temperaturas más cálidas causan más evaporación, lo que conduce a niveles más altos de vapor de agua en la atmósfera, lo que a su vez puede conducir a lluvias más frecuentes e intensas.

Louisiana ha experimentado lluvias extremas impulsadas por el clima antes con consecuencias desastrosas, como en 2016 cuando los científicos estudiaron inundaciones repentinas mortales y se descubrió que se habían hecho al menos un 40% más probables y un 12% a 35% más intensas debido a las emisiones de gases de efecto invernadero.

Jamiel Lynch, Jason Hanna y Amanda Jackson, de CNN, contribuyeron a este informe.