CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Judicial

Dos hermanos fueron condenados injustamente por violación y asesinato. Casi 40 años después, reciben US$ 75 millones en compensación

Por Nicole Chávez, Christina Carrega

(CNN) — Un jurado federal otorgó US$ 75 millones a dos hermanos en Carolina del Norte, décadas después de que fueran condenados por violación y asesinato que no cometieron.

Leon Brown y Henry McCollum fueron arrestados en 1983 y pasaron casi 31 años en prisión antes de ser exonerados en 2014.

La indemnización es significativa porque no todos los exonerados en Estados Unidos tienen una compensación garantizada. El gobierno federal, Washington, y solo 35 estados tienen algún tipo de leyes de restitución, según el Innocence Project, pero los defensores dicen que muchas de ellas no compensan a las personas.

Como muchos exonerados en todo el país, Brown y McCollum optaron por presentar una demanda federal de derechos civiles contra las agencias gubernamentales involucradas en sus condenas erróneas, un proceso que los defensores dicen que a menudo lleva años y es un desafío ganar.

La semana pasada, un jurado federal decidió que Brown y McCollum deberían ser compensados por su tiempo en prisión, casi seis años después de presentar una demanda en un tribunal federal. El jurado les otorgó US$ 31 millones a cada uno en daños compensatorios, es decir, US$ 1 millón por cada año que estuvieron encarcelados. También recibirán un total adicional de US$ 13 millones en daños punitivos, según documentos judiciales.

Brown y McCollum fueron arrestados y acusados en 1983 de la violación y asesinato de Sabrina Buie, de 11 años, en Red Springs, Carolina del Norte, informó anteriormente CNN. Ambos fueron condenados a muerte, pero Brown luego redujo su sentencia a cadena perpetua.

publicidad

En 2014, tanto Brown como McCollum fueron exonerados y liberados de la prisión después de que se analizó el ADN de un cigarrillo recolectado en la escena y finalmente se vinculó a otra persona con el crimen. Los hermanos presentaron una demanda de derechos civiles en 2015 contra funcionarios locales involucrados en el caso original.

En el juicio por su caso civil, los abogados de los hermanos tuvieron que demostrar que habían sido condenados injustamente y argumentaron que habían sido obligados a dar confesiones falsas.

El abogado Elliot Abrams dijo que su equipo presentó evidencia que muestra que los investigadores ocultaron información en el juicio inicial de Brown y McCollum, incluida la forma en que se llevaron a cabo los interrogatorios y la existencia de otro sospechoso.

«Hubo una violación y un asesinato atroces de una niña de 11 años y el Gobierno dijo que estas dos personas lo hicieron y lo confesaron. No había nada para contrarrestar eso», dijo Abrams. «Ahora sabemos que lo encubrieron intencionalmente».

Henry McCollum was released from Central Prison in Raleigh, North Carolina, in 2014 after spending decades in prison for a crime he didn't commit.

Henry McCollum fue liberado de la Prisión Central en Raleigh, Carolina del Norte, en 2014 después de pasar décadas en prisión por un crimen que no cometió.

En ese momento, McCollum tenía 19 años y un coeficiente intelectual bajo, que Abrams compara con el de un niño de 9 años; y hubo inconsistencias al comparar declaraciones hechas a la policía con detalles de la escena del crimen y la autopsia, argumentaron los abogados en la demanda.

CNN se ha comunicado con Scott MacLatchie, abogado de los dos agentes de la Oficina de Investigaciones del Estado de Carolina del Norte involucrados en el caso y con el Departamento del Sheriff del condado de Robeson para obtener comentarios.

A diferencia de muchos casos de exoneración, los abogados que representan a McCollum y Brown tuvieron éxito en sus intentos de probar conducta inapropiada, dijo Rebecca Brown, directora de políticas del Innocence Project.

«A veces, alguien fue identificado erróneamente y no fue necesariamente porque hubo una alineación sugestiva intencional, es solo un error en el sistema que existirá de todos modos», dijo Brown. «Eso no significa por cierto que no hubo conducta inapropiada, solo significa que es muy difícil probar una conducta inapropiada que se eleva al nivel de una violación de los derechos civiles».

Leon Brown speaks with a reporter at the Maury Correctional Institution in Maury, North Carolina, in 2014.

Leon Brown habla con un reportero en la Institución Correccional Maury en Maury, Carolina del Norte, en 2014.

Los exonerados tienen que luchar para ser compensados, dicen los defensores

Innocence Project, junto con otros grupos en todo el país, ha estado abogando por leyes de compensación por condenas injustas que se apliquen a todos los que han sido exonerados.

Desde 1989, más de 2.700 personas que fueron condenadas injustamente han sido exoneradas de delitos estatales y federales, según el Registro Nacional de Exoneraciones.

Aproximadamente el 50% de las personas condenadas injustamente en el registro se identifican como negras y menos del 10% son mujeres.

Los defensores dicen que muchas personas no reciben compensación debido a la falta de estatutos en sus estados o porque existen requisitos restrictivos en los estados con leyes promulgadas.

«Si la mayoría de las personas inocentes reales no pueden ser compensadas bajo un esquema de derechos civiles, usando litigios civiles, queremos aprobar leyes en todos los estados que brinden compensación global, independientemente de si usted puede demostrar la culpa, independientemente de si las personas pueden probar la conducta inapropiada oficial. Queremos que todos puedan ser tratados por igual bajo la ley», dijo Brown.

Fernando Bermudez pagó erróneamente 18 años tras las rejas por un homicidio que no cometió en Nueva York, pero tuvo que esperar tres años después de presentar un reclamo antes de recibir su primer acuerdo. Dijo que fue exonerado en 2009 y recibió dos acuerdos, uno del estado y otro de la ciudad en 2014 y 2017, respectivamente.

«Una vez que salí supe que ese no sería el final de mi pelea… estaba indignado de tener que luchar por esto, tuve que luchar por una compensación y ser recriminalizado en el proceso», dijo Bermudez.

Durante esos años, Bermudez dice que las autoridades todavía lo veían como si hubiera sido arrestado, acusado y condenado legítimamente.

«Ellos miran esas cosas para intentar argumentar que realmente no tenías una vida ni contribuías a la sociedad», dijo Bermudez.

Una de las principales causas de condenas injustas es la mala conducta oficial de agentes de policía o fiscales, según un estudio publicado el año pasado por el Registro Nacional de Exoneraciones. Brown con Innocence Project dice que la Ley George Floyd de Justicia en la Policía pendiente de 2021 podría ayudar a disminuir el número de condenas injustas al poner fin a la inmunidad calificada.

«Hasta que las agencias policiales sean realmente responsables de este tipo de restitución, y compartan la responsabilidad de los policías individuales que tienen algo que ver en el juego, hasta que eso suceda, no verás cambios en la cultura o política policial», dijo Brown. «La inmunidad calificada, eliminarla, no es solo una reforma sobre restitución, sino también sobre incentivar el cambio en la agencia policial».

Para Jabbar Collins, un asistente legal que cumplió injustamente 16 años en una prisión del estado de Nueva York por el asesinato de un rabino, la indemnización del jurado de Leon Brown y McCollum no «captura en su totalidad» la pérdida y el daño que sufrieron.

«Estos muchachos fueron a la cárcel, eran jóvenes, perdieron prácticamente la mitad de sus vidas y pasarán el resto de sus vidas tratando de reconstruir y tratando de dar sentido a lo que han perdido y esa es la realidad», dijo Collins.

Han pasado once años desde que Collins fue liberado y él dice que hay partes de su vida que todavía está tratando de procesar.

«El dinero ayuda, pero nunca, nunca, te completa», dijo Collins.

Hannah Sarisohn y Amanda Watts de CNN contribuyeron a este informe.