CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
España

Joven discutió con su madre y se puso a cavar; ahora tiene una cueva con calefacción y wifi

Por Mariana Toro Nader

(CNN Español) — Quizá todo adolescente lo ha pensado al menos una vez después de discutir con sus padres: abrir un hueco e irse adonde nadie lo moleste. Y Andrés Cantó demostró que esa fantasía puede hacerse realidad.

Cuando tenía 14 años, su madre le dijo que debía cambiarse la ropa si quería salir, pero, en lo que él describe como una «pataleta de prepúber», se fue «al fondo del bancal, cogí la azada y pagué la frustración contra el suelo», le contó a CNN en Español.

«Solo sé que al final tenía un pequeño agujerito al que fui acudiendo tarde tras tarde».

Hoy, el joven de 20 años oriundo de La Romana, un pueblo de unos 2.400 habitantes en la provincia de Alicante, al sureste de España, está orgulloso de su cueva que tiene «un pasillo de escaleras, una pequeña salita y una habitación con una cama a la izquierda, unos asientos para los amigos y un pedrusco enorme que aún no he quitado».

Cómo empezó todo

Fascinado con la tradición de algunos de sus vecinos, pues dice que «en el campo donde vivo todas las personas mayores tienen cuevas», comenzó a cavar «con nada más que un cincel y un martillo».

Así fue hasta 2018, cuando conoció a su mejor amigo, Andreu Palomero.

Palomero fue a visitarlo y preguntó por el agujero de un 1,2 metros de profundidad en el suelo. «Le dije que tenía una idea de hacer una cueva pero es mucha locura, no le veo futuro», cuenta Cantó.

«Y el muy loco me dice ‘pues yo sí que le veo futuro y tengo un motopico eléctrico que te puedo dejar’. Vino esa misma tarde con el pico eléctrico grande con el que empezamos a cavar los 2 metros que nos faltaban para llegar a la primera habitación que hay hoy», agrega.

Cantó afirma que en su vecindario hay unas «7 u 8 cuevas, de vecinos que yo conozca».

Y que aunque al comienzo solo podía estar una persona adentro cavando, comenzó a sacar con su amigo gravilla, arcilla, tierra y piedras, moldeando siempre «en forma de curvita, porque si te pones a hacer ángulos rectos se te cae».

¿Y qué dijeron sus padres de que estuviera cavando un hoyo en mitad del terreno familiar?

«Como he sido un chaval que siempre ha estado arquitectando cabañas y cosas raras, ellos no se sorprendieron. Preguntaban todos los días ‘qué tal va’, ‘¿sigues cavando?’», cuenta Andrés.

Joven cueva Alicante Andrés Cantó

Cortesía Andrés Cantó

La cueva hoy

En 6 años de construcción, Cantó ha usado un sistema de poleas «casero», para no tener que cargar toda la tierra que va sacando, y ha ido incluyendo pilares para sostener las paredes.

Actualmente, la cueva de Andrés tiene, según calcula él mismo, unos 7 metros cuadrados, pudiendo albergar «unas 7 personas, como mucho».

Y puede estar ahí sin importar el clima.

Cuenta que en verano, cuando afuera pueden estar haciendo unos 35 o 40 grados centígrados, «abajo en la cueva hay unos frescos 20». En invierno, en cambio, como la temperatura puede bajar a menos de 15 grados, añadió una calefacción «con carbones» y «un hornito», además de un ventilador para ir sacando el aire.

La lluvia tampoco ha sido un problema, dice, gracias a la capa de tierra que separa la cueva de la superficie. El único problema de agua surgió cuando construyó afuera un estanque al que le descubrió una fuga que acabó filtrándose a la cueva.

Y en cuanto a los animales, Cantó dice que convive «con las arañas, los caracoles, algunas luciérnagas y un gato al que sí le da cosa bajar a la cueva».

Como si fuera poco, también logró llevar wifi a su espacio bajo tierra. Pone su celular arriba, con datos ilimitados, y cuando está abajo se conecta y puede, según cuenta, descargar películas y escuchar música.

Un proyecto que se volvió viral

A finales de abril, Cantó publicó un hilo en Twitter para contarles a sus 300 seguidores y a sus «tres amigos que daban ‘me gusta’ a los tuits» la historia de cómo surgió la cueva. No esperaba que se volviera viral.

Hoy tiene más de 3.400 seguidores y su hilo suma más de 46.000 ‘me gusta’.

Tras el revuelo digital, Cantó recibió una visita de un coche patrulla de la Guardia Civil y un agente del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) para hacer un informe.

Pero como «no lo pueden catalogar como sótano, caseta de jardín, ni casa, y está dentro del terreno de mi familia», el joven de Alicante aún no sabe qué tipo de licencia tendría que conseguir.

Joven cueva Alicante Andrés Cantó

Cortesía Andrés Cantó

Qué sigue para la cueva

Su idea es terminar su habitación en la cueva este año y tenerla para descansar cuando vaya de visita.

Esto, pues, aunque siempre ha disfrutado construir lejos de la superficie –antes de la cueva tenía una casa en el árbol– ahora tiene un nuevo proyecto: ser actor.

El año pasado terminó el bachillerato artístico y ahora está preparando las pruebas para estudiar arte dramático en Valencia.

Cantó se ríe al decir «Me tienen aquí como el loco que cada vez que se enoja viene y cava una habitación”. Pero también dice saber que, con todas las horas que ha estado cavando desde los 14 años, la cueva «ha servido de psicólogo».