CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Europa

Eurovisión: el evento musical más grande y extraño del mundo está de vuelta, y lo necesitamos más que nunca

Por Rob Picheta

(CNN) — Europa ha pasado 14 meses absolutamente miserables, gracias en gran parte a *señala todo*. Pero no hay que temer: la tarea de animar a los 750 millones de habitantes del continente no podría haber recaído en un grupo más adecuado.¡Una bailarina alemana que toca la trompeta y va vestida como el dedo medio! ¡Una cantante acusada de adorar a Satanás! ¡Un grupo de veteranos de los concursos de talentos de Europa Central y del Este! Y, por alguna razón, ¡Flo Rida! Todos ellos, junto con otras decenas de excéntricos, se encargarán de animar una región sedienta de fiesta.

Eurovisión, el concurso más exagerado y a veces más tétrico del mundo, regresa a la acción un año después de la primera cancelación en toda su historia.

Puede que el concurso tenga un aspecto algo diferente este año, ya que los protocolos por el covid-19 hacen que la audiencia sea más reducida de lo habitual, pero los pantalones de cuero, las confusas opciones líricas y los cambios de tono característicos que definen el espectáculo más desconcertante de la música están muy presentes y cumplen su cometido.

¿Qué es exactamente Eurovisión? Según el concursante portugués Pedro Tatanka, «se trata de la grandiosidad: es una gran celebración musical mundial».

Es un «testamento de la música pop y de la humanidad», afirma la danesa Fyr & Flamme. O como nos dice el noruego TIX: «¡Es tan raro! Puedes ser tan extravagante como quieras, y no solo está permitido, sino que se recomienda». Quizá la forma más fácil de explicar Eurovisión sea decir que Eurovisión es Eurovisión, y dejarlo así.

El evento de este año tiene una importancia especial; el concurso es, por mucho, el mayor evento a nivel continental realizado en Europa occidental desde que comenzó la pandemia, y los involucrados esperan que ofrezca tanto una distracción del encierro como un modelo para los eventos de este verano y posteriores.

publicidad

O, por citar una letra de Benny Cristo de la República Checa: «No hay apocalipsis, mientras estés aquí en mis labios». Bien dicho, Benny, bien dicho.

Eurovisión

Las cosas se pueden poner muy raras. Crédito: AFP/Getty Images/Archivo

«Creo que la gente ha estado deseando esto», dice el concursante de Estonia Uku Suviste a CNN. «Si lo logramos, y evitamos que Rotterdam explote con casos de covid, demostraremos no solo a Europa, sino a todo el mundo, que podemos volver a nuestras vidas normales».

Los concursantes son una mezcla de la realeza del europop, estrellas nacionales, artistas emergentes y nombres en decadencia que esperan recuperar algo de relevancia. Pero sea cual sea su historia, y a pesar de las restricciones de este año, todos sienten la emoción.

«Veo a la gente con mascarillas, pero veo sus ojos felices», comenta a CNN Natalia Gordienko, presentadora del programa de lotería de Moldavia y concursante del país para 2021.

«Todos estamos emocionados», añade Vincent Bueno, de Austria. «La espera ha sido demasiado larga: esta es nuestra oportunidad de brillar».

‘Es nuestro Super Bowl’

Para los no conocedores, Eurovisión es un llamativo espectáculo anual de brillantina, deslumbramiento y vestidos nacionales con volantes que se inventó inicialmente para fomentar la paz tras la Segunda Guerra Mundial.

Tras haber liberado a Europa de todas las tensiones interestatales, ahora sirve como medio para las palmaditas geopolíticas, la cursilería despreocupada y la excentricidad musical desarmante. También hay lentejuelas por todas partes.

En algunos países, como en el Reino Unido que se considera demasiado genial, el enfoque de Eurovisión es sencillo: los cantantes cantan, los presentadores hacen bromas casuales demasiado ensayadas, el público se emborracha y todo el mundo se va a casa con su dignidad parcialmente intacta. Pero en gran parte del continente, es un asunto mucho más serio.

«Yo diría que es como una fiesta nacional», le cuenta a CNN el cantante Daði Freyr, de Islandia, que está loco por Eurovisión, desde la habitación de hotel de su banda en Rotterdam. «Todas las calles están vacías… Si no estás viendo Eurovisión, ¿qué estás haciendo?».

«Es como el Super Bowl», añade su compañera de banda Hulda Kristín Kolbrúnardóttir.

No bromean. En el último concurso, el 98,4% de los telespectadores islandeses sintonizaron la Gran Final. En total, 182 millones de personas en toda Europa vieron el evento, según la Unión Europea de Radiodifusión.

El grupo de Freyr y Kolbrúnardóttir, Daði og Gagnamagnið, se convirtió en un fenómeno viral con su memorable audición del año pasado y, como la mayoría de los aspirantes frustrados de 2020, vuelven a intentarlo esta vez. Pero una prueba positiva de covid-19 ha hecho que, este sábado, tengan que recurrir a las imágenes de los ensayos; un recordatorio repentino de las dificultades de organizar una fiesta en una pandemia.

Eurovisión

Daði og Gagnamagnið de Islandia durante los ensayos. El grupo es uno de los nombres más importantes de Eurovisión este año, pero un positivo en el test de covid-19 ha hecho que sus preparativos sean un caos. Crédito: Thomas Hanses/EBU/Eurovisión

Las normas de viaje, por su parte, hicieron que la participación de Australia llegara a las semifinales desde miles de kilómetros de distancia. «Es una porquería», dice el artista Montaigne.

Los novatos sobre Eurovisión suelen preguntarse por qué participa Australia, ya que la mayoría de los atlas la sitúan a cierta distancia de Europa, pero la respuesta es sencilla: muchos australianos se levantan a las 4 de la mañana para verlo, mostrando exactamente el tipo de comportamiento maníaco que los organizadores codician, por lo que la entidad organizadora les ofreció una invitación, ampliando el alcance del certamen en todo el mundo.

«Hay una base de seguidores realmente apasionada y dedicada en el país», dice Joshua Mayne, editor del sitio web de Eurovisión con sede en Sydney, ESCDaily. «Tiene este tipo único de competitividad despreocupada que no existe en ningún otro lugar del mundo».

En Gran Bretaña se muestra menos pasión. «Las industrias musicales de otros países prosperan con los actos y las canciones de Eurovisión, pero aquí no es así», afirma el experto británico en Eurovisión Will O’Regan.

Puede que nunca quede claro hasta qué punto el grupo de folk punk de Moldavia Zdob și Zdub verdaderamente repulsivo contribuyó en 2011 a la decisión del Reino Unido de votar a favor del Brexit, pero en la carrera de última hora para cerrar un acuerdo de salida en la navidad pasada, los funcionarios de Westminster se olvidaron de incluir una cláusula para retirar al Reino Unido del concurso, así que aquí están, de nuevo, riéndose incómodamente de los chistes internos de Europa y preparándose para una milésima humillación consecutiva cuando se emitan los votos.

O quizás no, si se cree a su concursante James Newman. «Si salgo ahí y la rompo en la noche y consigo los votos, podría ganar fácilmente», dice a CNN desde Rotterdam.

«Creo que hemos perdido un poco el contacto con Eurovisión», añade. «La gente que se presenta de otros países son grandes estrellas. Todos los demás lo ven como una gran oportunidad».

«Mucha gente piensa que nadie quiere que ganemos, pero no es así», dice Newman. «Eurovisión no nos odia. Eurovisión quiere que nos esforcemos más».

Francia e Italia son los favoritos de este año, mientras que Suiza podría presentar un desafío. «Quería una canción que tuviera la sensación de estar en una explosión», explica su concursante, Gjon’s Tears. Y en su afán por conseguir votos está tocando la fibra sensible de Europa: «Para mi ego, sería genial», nos dice.

El otro favorito sorpresa procede del archipiélago mediterráneo de Malta. Destiny, su intérprete, dice a CNN que sería «especial» que triunfaran. «Sería una fiesta, y todos los malteses estarían muy pendientes (de ello), porque estamos obsesionados con Eurovisión».

Todo lo que hay que saber

Cuando no están ensayando, los aspirantes a Eurovisión de este año han estado confinados en sus hoteles, TIX dice que es como «una cárcel muy bonita», con pruebas regulares de covid.

Aun así, los artistas no han dejado nada al azar. «Hemos enviado 160 kilos de trajes aquí», nos cuenta TIX. Durante un ensayo, dice que «casi se desmaya» por el enorme peso de las esponjosas alas blancas que lleva mientras interpreta su balada.

TIX no es, ni mucho menos, el individuo más notable de los presentes, lo que no se puede decir a menudo de un adulto que tiene que pagar tasas de exceso de equipaje en el aeropuerto para vestirse como un ángel en un viaje de negocios.

Quizás ese honor recaiga en el grupo de baile lituano The Roop, de una intensidad inquietante y un tono amarillo innecesario, en los góticos-rockeros ucranianos Go_A o en el veterano de la televisión de realidad Efendi, de Azerbaiyán.

Pero, sea cual sea su favorito, puede estar seguro de que todos darán lo mejor de sí mismos.

La israelí Eden Alene tiene previsto alcanzar un Si 6, la nota más alta jamás escuchada en el concurso (en 1996, la actual titular del récord, la croata Maja Blagdan, solo pudo llegar a un vergonzoso Si 6 bemol, un semitono más bajo que el esfuerzo de Alene). Aunque la nota de Alene no compite con la gimnasia vocal de cantantes como Mariah Carey, es impresionante para los estándares de Eurovisión.

Mientras tanto, los comentaristas afirman que la luna inflable gigante de España podría ser el mayor accesorio de Eurovisión en la historia.

En el intermedio actuarán los anteriores ganadores del concurso, cada uno de los cuales cantará en el tejado de un edificio diferente de Rotterdam.

Y hay una sorpresa. La canción de San Marino, «Adrenalina», incluye inexplicablemente un verso de nada menos que el tercer rapero favorito de 2009, Flo Rida.

¿Por qué está Flo Rida en Eurovisión, representando a un minúsculo microestado de 13 kilómetros de largo en los Apeninos italianos? Es una gran pregunta. Tal vez le encantaron sus 17 siglos de historia, o tal vez el cantante de «Who Dat Girl» espera seguir los pasos del presidente Abraham Lincoln convirtiéndose en ciudadano honorario de San Marino.

En cualquier caso, decir que el país está entusiasmado con su nueva asociación con el Sr. Rida es quedarse corto; su actuación, Senhit, apareció en los ensayos con un gigantesco santuario dorado del rapero en la cabeza, adornado con imágenes de él y una serie de crípticos signos de interrogación, y ha estado ocupada promocionando el hecho de que él podría, posiblemente, darse una vuelta por allí.

«Dijo que estaría muy orgulloso de venir», insistió Senhit a CNN. «Probablemente veremos algo, o no». Y ¡buenas noticias! Después de que habláramos con Senhit, se confirmó que Flo Rida sí tuvo tiempo en su agenda.

Las canciones lentas sobre el amor son la fórmula más exitosa de Eurovisión, según un estudio realizado el año pasado, porque, por supuesto, los científicos están produciendo investigaciones académicas sobre los ganadores de Eurovisión. Eso debería haber sido una buena noticia para la rumana Roxen, descrita por su delegación como «un laberinto de artista, con un sonido de ensueño y una voz hipnotizante que crea un universo totalmente nuevo con cada lanzamiento». Lamentablemente, Europa pareció no estar de acuerdo; Roxen salió en las semifinales.

Y luego está la finlandesa Blind Channel. Por fin, ¡un acto musical lo suficientemente audaz como para fusionar el heavy metal con el bubblegum pop! Ellos llaman a su música «pop violento», y dicen a CNN: «No éramos fans de Eurovisión, no seguíamos a Eurovisión, pero entonces dijimos: ¿Por qué no?». Estos chicos están sentados en la mesa de los populares de Eurovisión, y definitivamente quieren que lo sepas.

Las cosas raras

El reglamento de Eurovisión establece que «las letras, los discursos (o) los gestos de naturaleza política» están prohibidos, pero si crees eso, tengo un par de pantalones de cuero blanco en oferta que te puedo vender.

Cada año trae sus propios problemas. Este año ya ha habido una controversia religiosa, después de que la Iglesia Ortodoxa de Chipre condenara la entrada del país, «El Diablo», diciendo que «favorecía nuestro ridículo mundial al abogar por nuestra rendición al diablo y promover su adoración». Aunque el escenario de Eurovisión ha sido, históricamente, un foro popular para el ridículo mundial, la cantante de Chipre insistió en que su esfuerzo era «¡una canción claramente alegórica!»

Eurovisión

El escenario del estadio Ahoy de Rotterdam, que 3.500 fans y 26 aspirantes llenarán el sábado por la noche. Crédito: Avrotros Nathan Reinds/NOS/NPO/Eurovisión

También son inevitables los desajustes lingüísticos. La mayoría de las baladas de Eurovisión parecen inspirarse en las anotaciones del diario de un preadolescente enamorado, con clichés trillados que aparentemente se fomentan activamente.

«Desencadena mis alas y los océanos de lágrimas, todo se desvanece con la suma de mis años», grita la entrada de Macedonia del Norte.

«Los manojos de lágrimas en mi mano, están oxidados. Te busqué entre corazones vacíos, y me di cuenta de que nada me seduce», gime la concursante de Albania.

La entrada más abiertamente lasciva para 2021 es Sugar, de Moldavia. «No se trata del azúcar que se pone en el café», nos informa el cantante Gordienko. «Simboliza el amor, la felicidad, el sexo y las vibraciones positivas».

Según la traducción oficial de Eurovisión, la entrada de Ucrania contiene la letra: «En el jardín, sentado en un árbol de arce, Has estado girando una camisa … Shum, enróscate con la hierba doncella … Sembrando, sembrando, sembrando plantas de cáñamo». Lo que tiene todo el sentido, comparado con algunas de las entradas anteriores en el archivo de Eurovisión.

«Rayo de sol, quiero tocarte … El viento sopla, quiero verte … Montaña, quiero sentirte», canta el georgiano Tornike Kipiani, que parece seguir explorando el mejor uso de sus cinco sentidos básicos.

Pero la entrada de Bélgica puede ser el resumen más apropiado para la experiencia de Eurovisión con su línea de apertura: «Me despierto y pienso: me vendría bien otra copa».

A pesar de lo encantadoramente extraño que es Eurovisión, sus concursantes están unidos en la creencia de que sus actuaciones significan algo más este año, y dado el alcance del programa, puede que tengan razón.

«Eurovisión se siente menos como un concurso este año. Tengo un sentimiento de responsabilidad», dice TIX. «Hay gente cuyo año pasado ha sido verdaderamente miserable. Mucha gente encuentra consuelo en la comunidad eurovisiva».

«Va a ser una gran noche», añade Newman. «Va a ser divertido, es un escapismo… es un rayo de esperanza».