CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Australia

Cientos de criminales caen en la trampa de la «Operación Brazo de Hierro» del FBI y la Policía de Australia a través de una aplicación encriptada

Por Ben Westcott

(CNN) — Se suponía que era la herramienta de comunicación impenetrable del inframundo, un espacio digital seguro para tramar delitos que iban desde el tráfico de drogas hasta el asesinato, lejos de la vista de la ley.

Pero durante casi tres años, el FBI y la Policía Federal de Australia (AFP) monitorearon encubiertamente una aplicación encriptada utilizada por delincuentes, lo que provocó cientos de arrestos y decenas de millones de dólares en incautaciones de activos, según revelaron las autoridades el martes.

En un comunicado, la AFP dijo que ellos y el FBI habían estado leyendo las comunicaciones clandestinas de los delincuentes desde 2018 en la aplicación ANoM, un producto del mercado negro al que solo se puede acceder en teléfonos móviles especialmente preparados.

Según la AFP, la inteligencia recopilada de los mensajes desencriptados llevó al arresto de 224 sospechosos por más de 500 cargos y la incautación de 3,7 toneladas de drogas y casi US$ 35 millones en efectivo durante los últimos tres años en Australia.

Varios de los acusados están supuestamente vinculados a la mafia italiana con sede en Australia, bandas de motociclistas fuera de la ley, carteles del crimen asiático y del crimen organizado albanés, agregó la AFP.

La «Operación Brazo de Hierro» («Operation Ironside», en inglés), como se denominó la investigación, comenzó hace tres años como una colaboración entre varias agencias de orden público mundiales, incluido el FBI, la AFP, la policía de Nueva Zelandia y la Europol.

publicidad

Hablando en una conferencia de prensa el martes, el comisionado de la AFP Reece Kershaw dijo que múltiples complots criminales también fueron frustrados gracias al acceso de la policía a la aplicación, incluido un tiroteo masivo planeado en un café suburbano de Australia y el asesinato de una familia de cinco personas.

ANoM solo se podía encontrar en teléfonos comprados en el mercado negro, que habían sido despojados de la capacidad de hacer llamadas o enviar correos electrónicos, según la AFP. Los teléfonos solo podían enviar mensajes a otro dispositivo que tuviera la aplicación y los delincuentes necesitaban conocer a otro delincuente para obtener un dispositivo.

«Los dispositivos circularon orgánicamente y crecieron en popularidad entre los delincuentes, quienes confiaban en la legitimidad de la aplicación porque figuras de alto perfil del crimen organizado avalaron su integridad», dijo el comunicado de AFP.

Desconocido para los usuarios de la aplicación, el FBI tuvo acceso a la aplicación y sus comunicaciones, que luego la organización utilizó para recopilar información sobre operaciones delictivas.

Kershaw dijo que los criminales no usaron códigos o seudónimos en ANoM, discutiendo descaradamente los crímenes con la confianza errada de que sus comunicaciones eran seguras.

«Básicamente, hemos estado en los bolsillos traseros del crimen organizado y hemos puesto en funcionamiento un derribo criminal como nunca antes habíamos visto», dijo Kershaw.

«El uso de aplicaciones de comunicación encriptadas presenta desafíos significativos para el orden público y ANoM le ha dado a la ley una ventana a un nivel de criminalidad que nunca antes habíamos visto en esta escala».

Cientos de arrestos y toneladas de drogas también fueron incautadas en el extranjero como resultado de la operación, dijo la AFP, pero no especificó dónde. La Policía también incautó activos en Australia que las autoridades estimaron que valdrían millones de dólares una vez que fueran vendidos.

En total, a lo largo de los tres años, más de 9.000 agentes de policía de 18 países participaron en el mantenimiento de la operación.

La AFP dijo que se esperan más arrestos en Australia y en el extranjero como resultado de la operación.

Kershaw agregó que había otras aplicaciones de comunicación encriptadas más grandes a las que la Policía estaba trabajando para acceder.

FBI