CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Se acaba el tiempo para que el Congreso de EE.UU. haga algo. Esto es lo que hay que saber

Por Zachary B. Wolf

(CNN) -- Los legisladores juegan a la política con el bolsillo de la nación y el reloj sigue corriendo.
El calendario y las tácticas del gasto gubernamental, pasado, presente y futuro, convergerán en una serie de plazos duros y flexibles y un enorme enfrentamiento partidista durante el próximo mes, y el resultado final podría ser cualquier combinación de:

Simplemente no sabemos qué de todo esto sucederá.

Estas son las fechas clave a las que hay que prestar atención:

  • 27 de septiembre: Fecha límite autoimpuesta para que la Cámara de Representantes tome decisiones sobre un acuerdo bipartidista en materia de infraestructuras, desbloqueando una vía para el proyecto de ley de gastos más amplio.
  • 30 de septiembre: La financiación del gobierno expira a medianoche, lo que podría desencadenar un cierre parcial del gobierno.
  • Mediados de octubre: El gobierno alcanza su límite de endeudamiento, lo que podría desencadenar el primer impago de la historia de EE.UU. y una explosión económica autoinfligida si el país decide no pagar sus deudas. Podría detener los pagos a los trabajadores federales, las prestaciones de Medicare, los salarios militares, las devoluciones de impuestos, los cheques de la Seguridad Social y los pagos a los contratistas federales.

¿Qué deben aprobar para que el país siga funcionando? Los demócratas han vinculado la aprobación del límite de la deuda y el presupuesto de gasto, con la esperanza de avergonzar a los republicanos para que ayuden a elevar el límite de la deuda.

Los republicanos están decididos a llevar a cabo la amenaza del líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, de hacer que los demócratas utilicen tácticas parlamentarias partidistas para financiar el gobierno y elevar el techo de deuda del país.

¿Qué más intentan conseguir los legisladores? Hay un proyecto de ley bipartidista sobre infraestructuras para reparar las carreteras y puentes del país y otras mejoras necesarias.

publicidad

Si los demócratas logran aprobar ese proyecto de ley bipartidista de infraestructuras, también podrían ganar impulso para aprobar un pago aún mayor de US$ 3,5 billones en su esfuerzo por transformar la economía de Estados Unidos hacia las energías renovables y abordar la desigualdad mediante nuevos programas de gasto.

¿Permitirán los republicanos que se vote algo de esto? Es una incógnita, pero probablemente no.

McConnell presionó a los republicanos en el Senado para que se mantengan unidos y desechando las súplicas privadas de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, de que no elevar el límite de la deuda podría hacer que la economía de EE.UU. entrara en una espiral justo cuando se recupera de la pandemia.

¿Permitirán que el país entre en incumplimiento de pagos? No está claro. Por el momento, el bloqueo coordinado de los votos del Partido Republicano para pagar las deudas de la nación es una jugada de ajedrez totalmente cínica, pero tal vez brillante, de un maestro táctico desprovisto de apego sentimental a las piezas, que en este caso incluyen la plena fe y el crédito de Estados Unidos.

"El senador McConnell rara vez nos pide que votemos de una manera determinada, pero en este caso ha dado a conocer sus deseos, y no creo que esté fingiendo", dijo a The Hill el senador John Kennedy, de Louisiana. Kennedy, cuyo estado necesita la ayuda para catástrofes que también está en ese proyecto de ley de financiación del gobierno, está entre los pocos republicanos que han dicho que podrían romper con su partido y votar con los demócratas. Kennedy dijo que McConnell no da señales de cambiar de opinión. "Es como esa mula de Missouri en esto, simplemente se sienta en el barro y no se mueve, y no creo que haya 10 votos para aprobar el (proyecto de ley de financiación)".

¿Por qué hacen esto los republicanos en el Congreso? Hay muchos que simplemente se oponen al gasto. Algunos se opusieron incluso cuando los republicanos controlaban Washington, aunque todos ellos encontraron la manera de votar a favor de los recortes fiscales temporales que destrozan el presupuesto. Pero no tendremos que lidiar con eso hasta dentro de unos años.

Los votantes culparon a los republicanos por los dos últimos cierres del gobierno y nunca ha habido un incumplimiento de pagos. En 2013 y 2018, McConnell era el que luchaba por los votos para mantener las cosas en marcha y las facturas pagadas.

Ahora, apenas en minoría, no se siente responsable de encontrar ningún voto.

Si la Seguridad Social no puede enviar cheques y el Departamento del Tesoro no puede vender bonos, la culpa es de ellos. Si los demócratas consiguen reunir a su díscola bancada para mantener las cosas funcionando, el viaje los dividirá aún más.

La apuesta de McConnell es que los demócratas acaben por hacerlo, dando a los republicanos un mensaje unificador de responsabilidad fiscal que les haga superar la era de Trump. Es mejor etiquetar a los demócratas como derrochadores, incluso si eso significa que Estados Unidos incumpla su deuda.

Y, ¿qué pasa con los demócratas? Los demócratas del Congreso no están libres de culpa. Preferirían utilizar las tácticas parlamentarias partidistas para otras cosas y mantener la tóxica votación de la deuda separada de su esfuerzo por aprobar un anticipo de varios billones de dólares para rehacer la economía de Estados Unidos en un esfuerzo por lidiar con el cambio climático y la desigualdad.

En su lugar, han vinculado el techo de la deuda a la financiación del gobierno que debe ser aprobada, dando a los republicanos y a sus propios miembros una opción de "tómalo o déjalo".

Los cierres y los impagos son una nueva táctica de negociación

Al igual que los huracanes y los incendios forestales en una época de cambio climático, las temporadas de cierres cíclicos de la administración pública de Estados Unidos son cada vez más frecuentes y graves.

Los legisladores y la Casa Blanca solían llegar a un acuerdo sobre el gasto público cada 10 años aproximadamente. Ahora es cada tres, más o menos.

El sitio web de la Cámara de Representantes tiene una lista de todos los fracasos en la financiación. Escribimos historias como esta sobre las ediciones de 2013 y 2018 de este fiasco.

¿Qué hay de nuevo en los últimos años? Hay una nueva y angustiosa voluntad de añadir a la ecuación la amenaza de impago de la deuda nacional.

Phil Mattingly, de CNN, informa que Yellen llamó a McConnell para argumentar que los republicanos deberían al menos permitir una votación sobre el techo de la deuda.

"La llamada privada sirvió para subrayar una realidad pública: Washington se dirige hacia una debacle del techo de la deuda que sería catastrófica tanto para Wall Street como para Main Street", escribió Mattingly.

"Lo que está en juego es mucho más que un posicionamiento político o un juego. Los pagos federales a millones de personas, desde los trabajadores del gobierno hasta los beneficiarios de la Seguridad Social y Medicaid, se detendrían. Los salarios de los militares se congelarían. Una crisis crediticia autoinfligida probablemente se afianzaría, con un aumento de los costos de los préstamos que se extendería a todos los sectores".

En resumen. La diferencia entre republicanos y demócratas es que, cuando los republicanos controlaban todo el gobierno, algunos demócratas les ayudaron a votar para mantener el gobierno abierto y elevar el límite de la deuda. Los republicanos no sienten esa obligación.

Eso es una notable muestra de fuerza en la unidad del partido o una acusación de una visión totalmente tribal del gobierno, dependiendo de su perspectiva.

Pero la perspectiva de que el ganador se lo lleva todo es evidente en todo, desde la capacidad del Partido Republicano para imponer a los jueces de la Corte Suprema hasta el esfuerzo concertado de muchos republicanos para anular los resultados de las elecciones. No hay espíritu de equipo en Estados Unidos. Solo hay rojo y azul.