Rebekah Brooks, directora de News International, renuncia por el escándalo de escuchas

Rebekah Brooks dimitió este viernes como directora de News International a raíz del escándalo de escuchas telefónicas protagonizado por el diario "News of the World", del que fue editora.

Brooks, de 43 años, será reemplazada por el actual director de Sky Italia, Tom Mockridge, según News International.

Brooks fue la editora más joven en la historia de la prensa británica y parecía destinada a un crecimiento estelar en la estructura del imperio global mediático de Rupert Murdoch.

En los setentas, Brooks creció en Cheshire, al norte de Inglaterra, y se dice que se decidió a emprender una carrera en el periodismo a los 14 años, comenzando como la “chica del té” en el periódico local.

A finales de su adolescencia se mudó a París, donde se dice que trabajó en una revista especializada en arquitectura, L'Architecture d'aujourd'hui, y estudió en la Sorbona.

A su regreso a Inglaterra, trabajó en diarios regionales antes de ingresar al tabloide dominical News of the World a finales de los ochentas.

Comenzando como secretaria, rápidamente fue escalando en la cadena editorial, convirtiéndose en editora adjunta a sus 27 años.

Ella cuenta cómo en un día de golf corporativo, poco tiempo después de haber sido nombrada, un alto ejecutivo le ordenó recoser los botones en su camisa.

Haciendo a un lado el sexismo, el crecimiento de Brooks continuó. En 1998, fue nombrada editora adjunta del popular diario Sun, edición hermana de News of the World.

En el 2000, Brooks regresó a News of the World, en esta ocasión, al puesto más importante, convirtiéndose en la editora más joven en la historia de un diario británico.

Como editora del diario semanal que cerró esta semana, Brooks impulsó la creación de una ley similar a la “Sarah´s Law” estadounidense, la cual permitiría a los padres de niños pequeños saber cuando alguien condenado por crímenes de abuso sexual infantil estuviera cerca de sus hogares.

Como parte de una controversial campaña inspirada en el asesinado de Sarah Payne, de ocho años, en julio del 2000, Brooks tomó la decisión de nombrar y señalar a agresores de este tipo en las páginas del diario.

Las listas generaron una cacería de brujas y revueltas, con comunidades en toda Inglaterra tratando de echar de sus colonias a pedófilos (y a los desafortunados pediatras ocasionales). Esto fue condenado por la policía, pero Brooks sigue sin arrepentirse.

En un discurso en Hugh Cudlipp del 2009, admitió que la campaña fue “una abrupta y polémica manera de informar al público… Se aprendieron duras lecciones, pero no me arrepiento de la campaña”.

Se casó con el actor Ross Kemp, famoso por su papel de hombre duro como Grant Mitchell, en la serie televisiva Eastenders.

En el 2003, fue promovida nuevamente, convirtiéndose en editora del Sun.

Además de trabajar para dos de los periódicos más famosos de Inglaterra, Brooks también apareció en los titulares en varias ocasiones.

En marzo de 2003, causó controversia –y dejó entrever el escándalo que vendría- al comparecer ante un comité de gobierno y admitir que su diario había pagado a policías a cambio de información.

Dos años más tarde, en noviembre de 2005, fue arrestada por una supuesta agresión a su marido, Kemp. Nunca se presentaron cargos en su contra. La pareja se divorció en el 2009.

Ese mismo año se casaría con su entrenador de equitación, Charlie Brooks. A la boda de la pareja asistieron grandes personalidades, incluyendo al clan Murdoch (Rupert, James y Elisabeth), el entonces primer ministro, Gordon Brown, y al futuro, David Cameron.

Brooks estuvo en el Sun hasta el 2009, cuando fue elegida para fungir como presidenta ejecutiva de News International, directamente por el dueño del diario, el magnate mediático Rupert Murdoch.

Ambos habían mantenido una relación cercana durante años. Se dice que Murdoch trata a Brooks como a su propia hija.