La resolución de la conferencia de paz celebrada en la ciudad española de San Sebastián pidió el cese definitivo del terrorismo de ETA e instó a los gobiernos de España y Francia a abrir un diálogo para tratar "exclusivamente" las consecuencias del conflicto que tiene más de medio siglo de antiguedad, causando más de 800 muertos y miles de heridos.

"Instamos a que se adopten pasos profundos para avanzar en la reconciliación, reconocer compensar y asistir a todas las víctimas, reconocer el dolor causado y ayudar a sanar las heridas personales y sociales", dice el texto de la resolución.

Los mediadores engloban en "víctimas" a los heridos y a los muertos en los atentados, junto con los terroristas detenidos o fallecidos.

En la conferencia hubo ausencias notables, como la del gobierno español, el de la región vasca así como el mayor partido de oposición, el Partido Popular.

Muchos son escépticos sobre lo que se puede conseguir en la conferencia de este lunes.

“Estos extrajeros que vienen a la reunión piensan que están en Irlanda del Norte o Sudáfrica, pero no saben nada sobre la situación vasca”, dijo en una radio Esteban González Pons, un líder del Partido Popular.

Encabezado por el ex secretario general de la ONU Kofi Annan, el grupo de negociadores internacionales contó con la presencia de tres figuras del proceso de paz norirlandés: Bertie Ahern, el líder del Sinn Féin Gerry Adams y el ex negociador británico Jonathan Powell.

(Con información de Al Goodman, corresponsal de CNN en España)