El 68% de las armas recuperadas en México provienen de Estados Unidos
Siete de cada 10 armas de fuego recuperadas en México durante los últimos cinco años llegaron de Estados Unidos.

En promedio siete de cada 10 armas de fuego recuperadas en México durante los últimos cinco años llegaron de Estados Unidos, confirmó un alto funcionario del gobierno de Barack Obama este martes, durante una audiencia en el Senado de Estados Unidos.

"De esas 94,000 armas recuperadas en México, 64,000 son rastreables a Estados Unidos. Tenemos que hacer algo para evitar que los criminales obtengan esas armas", afirmó el subprocurador de asuntos criminales del Departamento de Justicia, Lanny Breuer, en una comparecencia ante el Subcomité de Crimen y Terrorismo.

"Estas son las que han sido recuperadas, no todas las que están en México", expuso Breuer al responder una pregunta sobre el total de armas traficadas a territorio mexicano desde su país.

De acuerdo con las cifras oficiales en México, entre diciembre de 2006 y agosto de 2011 se decomisaron más de 49,600 armas cortas y 70, 220 largas, según los datos del V Informe de gobierno del presidente Felipe Calderón, en total 119,820.

En la audiencia, el alto funcionario también mencionó que el gobierno del expresidente George W. Bush permitió el envío ilegal a México de 350 armas como parte de la operación Receptor Abierto, y lamentó no haber informado a su jefe, Eric Holder, de la similitud de los métodos usados esa operación, entre 2006 y 2007, y Rápido y Furioso, iniciada en 2009 durante el gobierno de Obama.

"No hice esa conexión antes; debí decirle al procurador", expuso Breuer al responder a una pregunta del senador republicano Chuck Grassley durante su comparecencia ante el Subcomité de Crimen y Terrorismo del Comité Judicial del Senado, el cual investiga el envío ilegal de armas a México.

Breuer estuvo a cargo de los procesos judiciales contra los compradores de armas como parte de la operación Receptor Abierto.

Dijo a los senadores que en total se procesaron 11 casos, a pesar de lo cual no notificó al procurador cuando se enteró de Rápido y Furioso.

Detalló que la Administración de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) debe tener la capacidad legal para obligar a las armerías a notificar al menos de las compras múltiples de armas.

La información sobre la cantidad armas enviadas a México durante el gobierno a Bush sale a luz un día después de que Breuer emitió un comunicado en el que reconoce los errores del Departamento de Justicia cometidos durante las operaciones Receptor Abierto y Rápido y Furioso llevadas a cabo por agentes de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de fuego y Explosivos (ATF).

Breuer está a cargo de la investigación de la muerte en México del agente Jaime Zapata, de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), y la del agente fronterizo Brian Terry. Ambos fueron asesinados con armas de Rápido y Furioso.

Breuer dirige la división criminal del Departamento de Justicia, donde se encarga de investigar y perseguir al crimen organizado.

La operación Rápido y Furioso permitió la entrada ilegal a México de más 2,000 rifles de asalto y 50 rifles estilo francotirador, además de miles de cartuchos.