Estudio relaciona contenido sexual en televisión con embarazo adolescente

Por Elizabeth Landau, CNN

(CNN) – El contenido sexual en televisión está fuertemente relacionado con el embarazo adolescente, según muestra un nuevo estudio de RAND Corporation.

Investigadores de la organización sin ánimo de lucro encontraron que los adolescentes con alto nivel de exposición a programas de televisión con contenido sexual fueron dos veces más propensos a quedar embarazadas o embarazar a su pareja frente a los que vieron menos programas de ese tipo en un periodo de tiempo de tres años. Es el primer estudio que demuestra esa relación, dijo RAND.

Un mensaje central del estudio es que se necesita que haya más diálogo sobre sexo en los medios, particularmente entre los padres y sus hijos, dijo Anita Chandra, la autora principal del estudio y científica conductual en RAND.

“Sabemos que los padres están ocupados, pero sentarse y ver programas con sus hijo, hablar sobre las representaciones de los personajes, hablar sobre lo que acaban de ver y usar eso como un momento de enseñanza es en verdad, creo, una buena recomendación de parte de esta investigación”, dijo Chandra.

Para medir la exposición, los investigadores usaron un método desarrollado por otro grupo de investigación que evaluó a 23 programas por su contenido sexual. Luego les preguntaron a los adolescentes qué tan frecuentemente vieron cada uno de esos programas, y finalmente desarrollaron un puntaje basado en la exposición a los programas.

“Sabemos que si un niño está viendo más de una hora de televisión al día, y sabemos que hay una escena sexual en el contenido cada 10 minutos, entonces está recibiendo una cantidad considerable de contenido sexual”, dijo Chandra.

Melody Monroe de Norfolk, Virginia, Estados Unidos, que tuvo su primer hijo cuando tenía 17 años, dijo que está de acuerdo que el sexo en la televisión contribuye al embarazo adolescente. Monroe, que compartió algunas de sus perspectivas en iReport.com, recuerda ver programas en Lifetime Television con su madre que eran “casi soft porn”, con escenas de besos y de cama.

“Oh, el chico consigue a la chica, se enamoran, viven felices por siempre, llegan los bebés; yo creí que esa era una forma de estar enamorado”, dijo Monroe, ahora con 26 años. “Felices por siempre no ocurre”.

Pero Sandy Tomlinson de Glendale, Arizona, que tuvo a su hijo a los 15 años, dijo que no piensa que la televisión afecte el embarazo adolescente, sino más bien que el embarazo adolescente tiene que ver con la forma en que los padres crían a sus hijos.

“Creo que si mis padres hubieran estado más involucrados en mi vida yo hubiera tomado diferentes decisiones”, dijo Tomlinson, ahora de 27 años, que también compartió su historia en iReport.com. “Ya está pasado de moda oír todos esos estudios que culpan a todo y a todos menos a los padres”.

El estudio de RAND, publicado en la edición de noviembre de la revista Pediatrics, analizó los resultados de tres sondeos sobre 2.000 adolescentes de edades 12 a 17 desde el 2001 al 2004. Se enfocó en los resultados de más de 700 participantes en todo Estados Unidos que habían tenido relaciones sexuales para el momento del tercer sondeo.

Los investigadores les preguntaron a los adolescentes sobre una variedad de comedias, dramas, programas animados y realities conocidos por tener contenido sexual. Chandra se negó a dar los nombres de los programas específicos, pero dijo que el contenido sexual es “bastante persuasivo”.

Aunque que este es solo uno de los muchos factores que influencian el embarazo adolescente, el estudio es convincente, dado que los adolescentes pasan una cantidad significativa de tiempo viendo televisión, dijo Chandra. La información ayudará a desarrollar programas de prevención para niños que se enfoque en la alfabetización mediática, dijo.

Incluso cuando se trata de otros factores relacionados como características demográficas y comportamientos de toma de riesgos, la correlación entre el contenido sexual televisado y el embarazo adolescente persiste, agregó Chandra.

El estudio también encontró que los adolescentes que viven en un hogar con los dos padres tienen menos probabilidad de embarazo.

Los afroamericanos, las niñas y los adolescentes con problemas de conducta tienen una mayor propensión a quedar embarazadas o embarazar a alguien, así como lo jóvenes que querían tener hijos pronto, según mostró el estudio.

Una fuerte relación entre el contenido sexual en televisión y el embarazo adolescente no es sorprendente, dijo la doctora Yolanda Wimberly, profesora de pediatría clínica de la Escuela de Medicina Morehouse y directora médica del Centro de Excelencia en Salud Sexual. Wimberly, que trabaja en una clínica para adolescentes, no participó del estudio.

“No puedes esperar que haya una sociedad sexualmente saturada en todos los insumos mediáticos pero al mismo tiempo estar sorprendido cuando esto influencia a la gente y a su comportamiento”, dijo. “Si lo vas a hacer, entonces te tienes que asegurar que vas a acompañarlo con educación en la que las personas necesitan tomar decisiones responsables”.

Es crucial que los padres y tutores le hablen a sus hijos sobre estos temas y que les enseñen valores y moral, pero sólo pueden limitar hasta cierto punto la cantidad de contenido sexual que sus adolescentes ven en televisión, dijo Wimberly. Los jóvenes tendrán exposición a estos programas por fuera de casa, como en las casas de los amigos o en internet.

Los expertos dicen que los programas de televisión rara vez retratan los riesgos del sexo y con frecuencia no mencionan la anticoncepción. Pero previas investigaciones del RAND mostraron que el contenido que incluye consecuencias negativas, como enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados, puede ser educativo para adolescentes.

Anteriores investigaciones mostraron que adolescentes que vieron mucha televisión con contenido sexual son más propensos a tener relaciones sexuales por primera vez al año siguiente.

Los Institutos de Salud de Estados Unidos reportaron en julio que los embarazos adolescentes aumentaron en ese país de 2005 a 2006 por primera vez desde 1991.