(CNN) — Una adolescente que huyó de casa en Texas hace más de un año fue deportada a Colombia, luego de que autoridades de Estados Unidos confundieron a la joven de 15 años, que no tenía identificación, con una colombiana.

Ahora su familia demanda saber por qué las autoridades de inmigración deportaron a la menor —una ciudadana estadounidense que no sabe hablar español— y cuál fue la razón para que la enviaran al otro lado del mundo simplemente por dar un nombre falso.

La familia de Jakadrien Turner la buscó desde fines de 2010 cuando huyó de su casa. “No hay palabras”, dijo a CNN su madre Johnisa Turner. “No ha sido fácil”.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar confirmó este jueves que Turner está bajo su custodia, en embarazo, y que entró al país como mayor de edad. Bienestar Familiar dijo que las autoridades colombianas se enteraron del caso hace un mes y que el Ministerio de Relaciones Exteriores está trabajando en su regreso a Estados Unidos.

La familia pudo rastrear a Jakadrien a Houston, donde trabajó con otro nombre poniendo música en un club. Entonces intentaron obtener ayuda de las autoridades sin éxito.

La familia descubrió con sorpresa que la joven estaba en Colombia, en fiestas con hombres y fumando marihuana. Después les informaron de que Jakadrien estaba embarazada.

La llegada de Jakadrien a Colombia es un misterio para la familia. La Agencia de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos sostiene que la joven fue arrestada en Houston por robo y que ella les dijo que era colombiana y mayor de edad.

Las autoridades migratorias creyeron su historia porque ella mantuvo su identidad falsa a través del proceso. La llevaron ante un juez de inmigración, quien ordenó su deportación.

"En ningún momento durante el procedimiento judicial se determinó que su identidad fuera falsa", informó la agencia.

La búsqueda en la base de datos y la verificación biométrica no reveló ninguna información que invalidará lo que Jakadrien les decía.

Según el abogado de la familia, Ray Jackson, la agencia migratoria tomó las huellas digitales de la joven, pero no las comparó con las de quien dijo que era. El nombre era de una persona buscada por la Interpol.

La agencia migratoria indicó que está “investigando de forma inmediata el caso con el fin de determinar expeditamente los hechos del caso”.

Johnisa Turner dijo que cree que alguien le prometió algo a su hija para que ella mantuviera la historia de su falsa identidad.

Jackson cree que hay algo más sinietro detrás del asunto.

"Debe haber algo detrás de que esta niña de 15 años termine en Colombia", dijo el abogado. "De todos los nombres, escoger uno que es latino y con el que te deportan, eso no tiene sentido".

Jackson tampoco cree que Jakadrien se inventara una identidad falsa para salir del país.

"No creo que ella tuviera los recursos para embaucar al gobierno", añadió el abogado de la familia. "Los jóvenes normalmente se ponen nerviosos cuando las autoridades están cerca. ... Creer que puedes embaucarlos y crear una nueva identidad, eso no tiene ningún sentido".