(CNN) - La conductora del autobús escolar notó que había humo entrando al vehículo. En ese momento sacó a los seis niños de escuela primaria, y en minutos, el autobús estalló en llamas.

Este incidente ocurrió el miércoles por la tarde, en Charlotte, estado de Carolina del Norte, mientras Lindora Richardson llevaba a 6 alumnos de la escuela pública primaria Chantilly Montessori a sus casas.

“Estamos muy orgullosos de ella y de que siguió los procedimientos correctos,” dijo la vocera del distrito escolar Tahira Stalberte y agregó que “podría haberse tornado en algo muy diferente si ella no hubiese cumplido con su trabajo”.

La conductora del autobús dijo a Vinnie Politan de la cadena hermana de CNN, Headline News que estaba manejando por su ruta diaria, por un vecindario de Charlotte, cuando “olió a quemado” y paró el autobús para investigar. “Mientras miraba, comenzó a salir humo del tablero del colectivo,” dice Richardson. En ese momento guió a los niños hacia la salida de emergencia en el fondo del autobús; describió a los niños como “calmados” y que salieron en orden, “uno por uno” por la puerta de emergencia. Luego los niños, de 5 a 10 años, caminaron hacia la vereda, alejándose del lugar desde donde fueron testigos del humo negro y las llamas en el vehículo.

El video subido a YouTube y tomado aparentemente luego de que los estudiantes se encontraran a salvo, muestra mucho humo negro saliendo por las ventanillas abiertas del vehículo, detenido en un barrio residencial.

Luego aparecen las llamas desplazándose desde el frente hacia atrás. Y en menos de un minuto, la mitad del colectivo es consumido por el fuego.

No hubo heridos por el incidente, dijo Stalberte. Y mientras que describía a Richardson como una persona modesta, la vocera del distrito escolar dijo que la conductora merece todos los elogios, y que la semana entrante, tendrá muchos más, ya que será reconocida por el Departamento de Bomberos de Charlotte.

“Tengo dos hijos, amo a los niños y a mi trabajo,” dijo Richardson y en su cara se podía ver la satisfacción que le da ser chofer de un autobús escolar.