El imperio mediático de Rupert Murdoch está bajo amenaza
El magnate de los medios Rupert Murdoch tendrá que tomar una decisión sobre los empleados del diario The Sun.

(CNN) — El magnate de los medios Rupert Murdoch se reúne este viernes con los periodistas en la subsidiaria de News International en Londres, para enfrentar la crisis que rodea al asediado diario The Sun; se especula si “sacrificará” personal en el Reino Unido para evitar que la controversia cruce el Atlántico.

“De momento, parece que está listo para sacrificar a los periodistas y al periodismo en Londres para hacer lo que sea necesario con tal de demostrar que está poniendo orden allí y le resulte mejor en Estados Unidos”, dijo a CNN Andrew Neil, antiguo editor del diario The Sunday Times, propiedad de Murdoch. “Las consecuencias son bastante impresionantes: The Sun, el periódico más leal que Murdoch ha poseído, ahora cree que está siendo inmolado y sus periodistas se están volviendo en su contra".

Murdoch garantizó personalmente a uno de sus ejecutivos que seguiría siendo dueño y publicando el diario The Sun, según un memorando al personal interno enviado por el director ejecutivo de News International, Tom Mockridge.

Las acusaciones de sobornos a funcionarios públicos por parte de empleados de The Sun —cinco de los cuales fueron arrestados el sábado—amenazan con llevar la crisis británica hacia costas estadounidenses, en donde la Ley de Actos de Corrupción en el Extranjero impide que las compañías paguen compensaciones en el exterior.

“Esto ya no es un asunto de periodismo para Rupert Murdoch. Esto se trata de defender a News Corp., su matriz americana, de la acción judicial y de la investigación en Estados Unidos”, dijo Neil. “Estos hechos pueden poner en riesgo a las operaciones de emisión, las más redituables de las operaciones de News Corp.”, dijo Porter Bibb, de Mediatech Capital Partners en Nueva York.

“Si se logra probar que cualquier empleado de News Corp. sobornó o dio dinero a algún funcionario de un gobierno extranjero —por ejemplo, Reino Unido— sería una clara violación y el Departamento de Justicia echaría a andar la maquinaria, y creo que es para lo que Rupert Murdoch se ha estado preparando en los últimos meses”, dijo Bibb. Todos los empleados de The Sun han sido liberados bajo fianza y ninguno ha sido formalmente acusado.

La ola de escándalos

Esta reciente controversia alrededor de los diarios de Murdoch en Reino Unido plantea un problema mayor acerca de la protección de las fuentes confidenciales de los periodistas y el pago a cambio de información.

Si el caso llega a Estados Unidos, reaparecerá el fantasma del enfrentamiento de las leyes anticorrupción contra la Primera Enmienda, que protege la libertad de prensa.

“Es en verdad una ironía que la mayor amenaza a la libertad de prensa al día de hoy en Gran Bretaña, y tal vez alrededor del mundo, provenga de Rupert Murdoch gracias a sus excesos”, dijo Carl Bernstein, periodista ganador del premio Pulitzer quien, junto con Bob Woodward, divulgó la serie de historias del caso Watergate que desembocaron en la renuncia del presidente de Estados Unidos, Richard Nixon.

Los arrestos de los empleados del diario The Sun ocurrieron luego de que se supiera que el diario propiedad de Murdoch News of the World había intervenido los correos de voz personales de un amplio rango de funcionarios públicos, celebridades y víctimas de crímenes. El escándalo de la intervención de teléfonos alentó al hijo de Murdoch, el ejecutivo de News Corp. James Murdoch, a cerrar en julio News of the World. El periódico británico más vendido tenía 168 años de antigüedad.

Hasta ahora, News Corp. y sus subsidiarias han pagado más de 200 millones de dólares en honorarios legales y se ha llegado a arreglos en 59 de las 60 demandas entabladas en el caso de la intervención telefónica.

James Murdoch se enfrenta ahora a nuevas evidencias de correos electrónicos que podrían mostrar que él estaba enterado de la intervención masiva de teléfonos en el periódico. Murdoch hijo ha comparecido dos veces frente a un comité investigador en Reino Unido y ha dicho que no tenía conocimiento de esas prácticas.

Aunque Murdoch comenzó con los periódicos, la división británica del imperio de News Corp. —que incluye a los estudios cinematográficos 20th Century Fox, a la emisora Fox Broadcasting Company y a la editorial Harper Collins Publishers— es tan sólo un pedazo de 1,600 millones de dólares del imperio de 32,000 millones.

El lado oscuro de "The Sun"

“No puedo imaginarme una crisis mayor a esta”, dijo Michael Wolff, editor colaborador de Vanity Fair y autor de The Man Who Owns the News: Inside the Secret World of Rupert Murdoch (El dueño de las noticias: El mundo secreto de Rupert Murdoch).

“Esencialmente hay dos partes de la compañía: está la compañía americana que comprende la mayoría de los activos e ingresos, y está la compañía británica que se compone principalmente de periódicos”, dijo Wolff a CNN. “Ésta es una clase de compañía-legado. Es uno de los sitios por los que Murdoch inició y uno de los lugares más queridos para él".

“La mayoría de los ejecutivos de News Corp. en América se han preguntado desde hace mucho: ‘¿por qué tenemos periódicos?’”, dijo Wolff. “El riesgo legal en el que se encuentra su hijo y heredero James Murdoch se agrava cada día. Creo que deben hacer algo grande y definitivo, y creo que eso será deshacerse de su negocio del Reino Unido". El editor de The Sun, Dominic Mohan, ha dicho que el diario tiene más de 7.7 millones de lectores.

Pagar por la historia

Los arrestos de los periodistas han esparcido la alerta, e indujeron al periódico a la publicación de un editorial en el que se tilda a la persecución de sus periodistas de “cacería de brujas” que deja a Gran Bretaña detrás de los estados soviéticos en materia de libertad de prensa. Pero parece que las maniobras que ayudaron a Murdoch a construir su imperio mediático son las que ahora amenazan con destruirlo.

“Éste es un sistema que Rupert Murdoch diseñó, estos son los valores que The Sun ha practicado, no nos engañemos al respecto más de lo que lo hicimos respecto a la atmósfera alrededor de los asistentes y los subordinados en la Casa Blanca de Nixon", dijo Bernstein. “Es tanto una historia trágica como una historia de corrupción, corrupción moral en una institución periodística, y a la vez necesitamos proteger a la más importante de las fuentes de protección".

“Rupert Murdoch tenía una perspectiva del periodismo como tabloide, y probablemente aún la tenga, de hacer lo que sea necesario para obtener la historia. El fin justifica los medios. Debes destruir a la competencia”, dijo Neil, quien trabajó para Murdoch durante 11 años.

Bernstein dijo que hay circunstancias en las que está permitido pagar por la información: “Es como si estando en Bosnia le dijeras a alguien: ‘llévame a las fosas comunes, quiero ver el sitio en el que están’. ¿(Pero) está permitido seguir a la realeza y decir: ‘toma 100 libras, dime que estaba haciendo la familia real anoche’? No. Sin embargo también es necesario proteger a estos vagos igual que se protege a los auténticos periodistas.”

Contribuyeron a esta historia Peter Wilkinson, Dan Rivers, Atika Shubert, Max Foster, Richard Quest, Felicia Taylor y Soledad O'Brien de CNN.