13 marzo 2012
10:18 PM ET

Argentina despenaliza el aborto en casos de mujeres violadas

Por Andres D'Alessandro

Buenos Aires (CNNMéxico) — A pesar de que el aborto aún está prohibido en Argentina salvo por peligro para la madre, la Corte Suprema sentenció por unanimidad que las mujeres embarazadas por una violación puedan practicarse un aborto sin necesidad de autorización judicial. Ni a ellas ni a los médicos que las atiendan se les aplicará sanción penal.

La resolución parte del caso de una joven violada. A.G., como figura en la causa para preservar su identidad, tenía 15 años cuando en 2010 quedó embarazada. Su padrastro, un suboficial de la policía de Chubut, una provincia en la Patagonia argentina, abusaba de ella desde que tenía 11 años.

Al saber que estaba embarazada, decidió abortar, pero en un hospital local de la ciudad de Comodoro Rivadavia se negaron a realizarlo. Desde entonces, se adentró en un laberinto judicial del cual fue la primera en encontrar una salida.

Después de que una jueza de Familia y la Cámara de Apelaciones le rechazaran la autorización, el Superior Tribunal de Justicia avaló la petición y eximió de sanción a la adolescente, que ya contaba con 20 semanas de gestación.

El tribunal definió el caso como un aborto no punible, contemplado en un artículo ambiguo del Código Penal, que data de 1921 y que ha constituido materia de debate sobre si la opción de abortar alcanzaba a toda mujer violada, fuera demente o no, o sólo estaba autorizada la mujer "idiota o demente" que hubiera sufrido abusos.

La Corte provincial se pronunció a favor de una comprensión más amplia. Otras cortes provinciales habían resuelto en el mismo sentido, pero hasta ahora nunca había llegado un caso a la instancia nacional.

Álvaro Herrero, director ejecutivo de la Asociación por los Derechos Civiles, define el fallo como "histórico" y destaca "el paso fundamental que supone en la defensa y protección de los derechos de las mujeres", que no tendrán que recurrir a la justicia para abortar, ni argumentar que son "idiotas o dementes", después de haber sido violadas.

La única reacción del gobierno argentino la ha pronunciado el ministro de Justicia, Julio Alak, que ha dicho que la despenalización del aborto "no está en la agenda del Ejecutivo". El funcionario ha asegurado que es necesario un debate social previo con argumentos a favor y en contra. "No se puede poner primero la ley y después el debate social", resumió Alak.

Argentina tiene pendiente el cumplimiento del dictamen del Comité de Derechos Humanos (CDH) de la ONU, que intimidó al Estado argentino en mayo de 2011 a “tomar medidas” para eliminar los obstáculos que impiden el acceso a los abortos contemplados por la ley.

El aborto clandestino es la principal causa de mortalidad materna en Argentina, de acuerdo con la organización Movimiento de Mujeres de la Patria Latinoamericana (Mumalá). Una de cada dos mujeres muere cada dos días por complicaciones derivadas de esta práctica ilegal.

Cada año se practican al menos 500.000 interrupciones voluntarias del embarazo, según datos oficiales de las Naciones Unidas y del Ministerio de Salud de la Nación. El Centro de Estudios del Estado y Sociedad denunció que anualmente mueren en Argentina 46 madres por cada 100,000 nacidos vivos, una tasa que triplica el promedio registrado en la Latinoamérica.

Más noticias de Mundo en CNNMéxico.com


Secciones: Argentina • Latinoamérica