10 errores médicos que te pueden costar la vida
14 junio 2012
09:40 AM ET

10 errores médicos que te pueden costar la vida

Por John Bonifield y Elizabeth Cohen

(CNN) — Los errores médicos matan a más de un cuarto de millón de personas cada año en Estados Unidos y lesionan a millones. Súmalos todos y “probablemente tendrás la tercera causa de muerte” del país, dice el médico Peter Pronovost, un anestesiólogo de la unidad de cuidados intensivos en el hospital Johns Hopkins.

He aquí una lista de 10 impactantes errores médicos y cómo evitar convertirse en víctima:

Tratar al paciente equivocado

Causa: el personal del hospital no verifica la identidad del paciente correctamente.

Consecuencias: los pacientes con nombres similares son confundidos

Prevención: antes de cada procedimiento dentro del hospital, asegúrese de que el personal del hospital revise su nombre completo, su fecha de nacimiento y el código de barras en su brazalete.

Ejemplo: A Kerry Higuera se le practicó una radiografía de rayos X en el abdomen, a pesar que tenía tres meses de embarazo. Los médicos la confundieron con otra paciente del mismo nombre. Este procedimiento aumentó el riesgo del bebé de padecer leucemia o defectos de nacimiento. Afortunadamente su hijo, Nathan, nació bien.

Recuerdos quirúrgicos

Causa: el personal de la sala de operaciones cuenta mal, o no cuenta, todo el equipo utilizado en un paciente durante una operación.

Consecuencias: los médicos dejan instrumentos dentro del cuerpo del paciente.

Prevención: si tiene alguna dolencia extraña, fiebre o inflamación después de una cirugía, pregunte si no cabe la posibilidad de que le hayan dejado un instrumento quirúrgico dentro del cuerpo.

Ejemplo: Nelson Bailey dejó la sala de operaciones con una gasa de 30 centímetros de largo por 30 de ancho dentro de su abdomen. Cuando los médicos descubrieron su error y abrieron nuevamente su herida, la gasa estaba podrida y había perforado sus intestinos, dijo Bailey.

Pacientes extraviados

Causa: los pacientes que sufren de demencia tienden a deambular.

Consecuencias: los pacientes pueden quedar atrapados mientras deambulan y morir de hipotermia o por deshidratación.

Prevención: si alguno de sus seres queridos tiene tendencia a deambular, considere colocarle un brazalete con localizador GPS.

Ejemplo: La paciente Mary Cole desapareció durante un chequeo a las camas. Fue encontrada cuatro días después encerrada en un armario. Estaba deshidratada severamente y murió poco después. El abogado de la familia dice que Cole, quien sufría de Alzheimer, vagó por el armario y quedó atrapada.

Médicos falsos

Causa: estafadores que pretenden ser médicos.

Consecuencias: los tratamientos médicos salen mal; en lugar de sentirse mejor, los pacientes se sienten peor.

Prevención: confirme a través de internet que su médico tiene una licencia vigente.

Ejemplo: Sarafina Gerling vio anuncios en la web de Arthur Copes, en los que aseguraba que su tratamiento podía enderezar las espinas dorsales. Pensó que Copes podía curar su escoliosis. Gerling usó un sostén por seis meses, pero sólo empeoró su condición. Más tarde Copes fue encontrado culpable de fraude.

Demasiado tiempo en la sala de espera

Causa: las salas de urgencias se atrasan cuando los hospitales con sobrecupo no cuentan con las camas suficientes.

Consecuencias: los pacientes empeoran mientras esperan atención médica.

Prevención: los médicos escuchan a otros médicos, así que en su camino al hospital llame a su médico de cabecera y pídale que llame a la sala de urgencias.

Ejemplo: Una larga espera en la sala de urgencias le costó a Malia Jeffers sus extremidades. Los médicos tuvieron que amputar la mano izquierda completa de Jeffers, sus dedos en la derecha y sus piernas después de que los trabajadores del hospital la hicieron esperar casi cinco horas mientras una bacteria come carne se esparció por su pequeño cuerpo. Una enfermera en la sala de emergencias diagnosticó erróneamente a Jeffers con un virus menos peligroso.

Burbujas de aire en la sangre

Causa: un hueco en el pecho de un paciente no se cerró apropiadamente después de remover un tubo torácico.

Consecuencias: las burbujas de aire son absorbidas hacia la herida y cortan el suministro de sangre a los pulmones, corazón riñones y cerebro del paciente.

Prevención: si usted tiene un tubo torácico, pregunte cómo debe colocarse cuando vayan a extraerlo.

Ejemplo: Blake Fought murió en el hospital el día en que iba a ser dado de alta. Estaba sentado en posición totalmente vertical cuando una enfermera le removió el tubo torácico y cubrió su pecho con gasa. El aire entró en la herida, formando burbujas en su sangre, obstruyendo el flujo a sus órganos. Fought debía estar acostado y la enfermera debió haber sellado el orificio correctamente.

Operar una parte del cuerpo que no es

Causa: el historial del paciente es incorrecto, el cirujano lo lee mal, o una gasa quirúrgica oculta las marcas que muestran el lado correcto donde debe efectuarse la operación.

Consecuencias: el cirujano corta una parte del cuerpo del paciente que no es la correcta.

Prevención: justo antes de la cirugía, asegúrese en recalcarles a la enfermera y al cirujano el lado correcto del cuerpo en dónde debe hacerse la operación.

Ejemplo: Jesse Matlock tenía un ojo derecho con estrabismo. Una simple cirugía podía arreglarlo, pero el cirujano cortó el ojo izquierdo en lugar del derecho. La madre de Matlock, Tasha Gual, dijo que el cirujano le dijo que había perdido su sentido de dirección y no se dio cuenta que operó el ojo incorrecto hasta después de la operación.

Infecciones

Causa: los médicos y enfermeras no se lavaron las manos.

Consecuencias: los pacientes pueden morir a causa de las infecciones esparcidas por los empleados del hospital.

Prevención: tal vez sea incómodo preguntar, pero asegúrese que los médicos y enfermeras se laven las manos antes de tocarlo, incluso cuando usen guantes.

Ejemplo: Josh Nahum se fracturó el cráneo y se rompió la pierna en un accidente al practicar skydiving. Estaba en recuperación en el hospital cuando se infectó con una bacteria. Murió después de que los médicos no pudieran hacer nada para detenerla.

Tubos que se parecen

Causa: un tubo torácico y un tubo alimentador pueden parecerse mucho.

Consecuencias: El medicamento que debe ir al estómago va al pecho en su lugar.

Prevención: cuando se le coloquen tubos, dígale al personal que etiquete apropiadamente y que señale visiblemente de dónde sale cada tubo, así los medicamentos serán suministrados al lugar correcto.

Ejemplo: Alicia Coleman tenía un tubo para alimentarse en su estómago y otro dirigido a sus venas. Una cuidadora confundió los tubos, inyectando medicina al pecho de Coleman en lugar de dirigirla a su estómago. Coleman murió cuando la medicina causó un paro cardiaco en su pequeño corazón.

Despertar durante la cirugía

Causa: menor cantidad de anestesia suministrada.

Consecuencias: el cerebro permanece alerta mientras que los músculos están paralizados. Muchos pacientes no sienten ningún dolor, aunque sí cada movimiento, pellizco y corte.

Prevención: cuando le agenden el día de su cirugía pregunte al cirujano si es necesario que esté totalmente anestesiado o si estaría bien con sólo estar sedado.

Ejemplo: Erin Cook se sometió a cirugía para la remoción de un tumor en su ovario. Recuerda haberse dormido con la anestesia y despertar con un intenso dolor al sentir cómo cortaban su cuerpo. Se sintió atrapada en su cuerpo, incapaz de mover o respirar. El hospital le informó después que un gas había estado cayendo durante la operación y sólo recibió el 5% de la anestesia necesaria.


Secciones: Salud