Florida usará una base datos federal para verificar el derecho al voto de los inmigrantes
Varios estados están actuando para hacer más estrictas sus leyes de identificación de votantes.

Por Chelsea J. Carter, CNN

(CNN) – Los funcionarios electorales de Florida, Estados Unidos, tendrán acceso a la base de datos de la policía federal para determinar la elegibilidad de una persona para votar, como parte de su esfuerzo por purgar las listas electorales y evitar que los que no son ciudadanos voten, dijeron las autoridades estatales.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos permitirá que las autoridades estatales tengan a acceso a la base de datos de Verificación Sistemática de Derechos de los Extranjeros (SAVE, por sus siglas en inglés) en un acuerdo que fue anunciado el sábado por el secretario de Estado de Florida Ken Detzner y el Departamento de Estado de Florida.

El anuncio se produce después de semanas de disputas legales entre las autoridades estatales y federales, una pelea observada de cerca en Colorado, Nevada, Michigan y Carolina del Norte –estados que podrían determinar la elección presidencial de noviembre- en donde las autoridades están pidiendo un acceso similar.

“Los votantes de Florida están contando con que los gobiernos federal y estatal cooperen en una forma que aseguren que las elecciones son justas, empezando con la garantía de que las listas electorales son actuales y precisas”, dijo Detzner en un comunicado.

“Ahora, tenemos un compromiso de cooperar de parte del Departamento de Seguridad Nacional y buscamos una relación que mejore el proceso electoral”.

Los detalles del acuerdo no fueron disponibles por el momento, y no está claro cuándo Florida empezará a corroborar las listas electorales con la base de datos, que enumera a quienes están legalmente en Estados Unidos con visas o ‘tarjetas verdes’ pero que no tienen derecho a votar. El Departamento de Seguridad Nacional no respondió a la solicitud que hizo CNN para una declaración.

La base de datos SAVE, que contiene los números de registros de extranjeros, es un servicio en línea que fue creado para ayudar “a las agencias, a las instituciones y a las oficinas de licencias federales, estatales y locales a determinar el estatus inmigratorio de quienes aplican a beneficios para que sólo los que tienen derecho a esos beneficios, los reciban”, dijo el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos.

Las autoridades de Florida presentaron una demanda el mes pasado para obtener el acceso a la base de datos después de que su esfuerzo este año para purgar las listas electorales –usando licencias de conducción y fechas de nacimiento- fracasara debido a los inexactos registros estatales.

Chris Cate, vocero del Departamento de Estado en Florida, le dijo a CNN en junio que el estado identificó cerca de 100 personas que no eran ciudadanos pero que estaban registrados para votar. CNN halló, no obstante, que algunos de los nombres en la lista potencial de purga eran, de hecho, votantes legítimos: estadounidenses que habían recibido la ciudadanía poco antes.

El Departamento de Seguridad Nacional y el estado de Florida sellaron el acuerdo de la base de datos apenas semanas después de que un juez federal rechazara una demanda del Departamento de Justicia de Estados Unidos que busca prevenir que Florida realice una purga en los registros de votos.

Los proponentes del plan dicen que purgar las listas protege la integridad del proceso de votación, mientras que los críticos dicen que persigue a los votantes pobres y de minorías que pueden ser privados de sus derechos por el proceso. Los pobres, dicen los grupos de derechos civiles, no pueden pagar la documentación que pueda llegar a necesitarse, mientras que las minorías probablemente estarán entre los grupos cuyos registros de votación serán examinados.

Varios estados están actuando para instituir y hacer más estrictas las leyes de identificación, y muchos están encontrándose en conflicto directo con el gobierno federal. Una providencia clave de la Ley de Derecho de Votación de 1965 le concede al gobierno federal la supervisión abierta de los estados y localidades –muchos en el sur del país- con historial de discriminación en la votación. Cualquier cambio en las leyes y procedimientos de votación en áreas predeterminadas debe ser aprobado por Washington.

Hoy, los 32 estados tienen en vigor variadas leyes de identificación de votantes, según a la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales.

Algunos de los estados con los requerimientos más fuertes también son regiones que han tenido amplios aumentos en la población de sus minorías. Florida tiene la tercera población hispana más grande, detrás de Texas y Estados Unidos.