Mitt Romney o la economía como argumento para ganar
6 noviembre 2012
01:49 PM ET

Mitt Romney o la economía como argumento para ganar

(CNN) — Mitt Romney, exempresario y exgobernador de Massachusetts intenta por segunda vez ocupar la Casa Blanca después de perder en el proceso electoral de 2008 contra el senador de Arizona Jonn McCain. Éste respalda ahora a Romney, que fue nombrado candidato en Tampa, Florida, tras vencer a una decena de rivales en las primarias.

Romney, en campaña desde junio de 2011, es mormón, nació en Detroit hace 65 años y se graduó por la Universidad Brigham Young en 1971. Obtuvo los títulos de Derecho y Negocios en Harvard. Colaboró en la fundación de Bain Capital, una empresa de inversión en capital de alto riesgo. También ayudó en la organización de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2002 en Salt Lake City. Su patrimonio oscila entre los 190 millones de dólares y 250 millones, según la información de su campaña. Información financiera paralela presentada ante la Comisión Federal de Elecciones elevó la cifra a 264 millones.

Romney se casó en 1969 con Ann Romney, tiene cinco hijos y 18 nietos, y pertenece a una familia de políticos, en la que su padre fue gobernador de Michigan.

Su gran argumento electoral es la economía. Suele alardear de su experiencia en el sector público y en el privado, y apoya la fórmula decub, cap and balance (recorta, limita, y equilibra) para intentar frenar los gastos del déficit federal, una idea liderada por los activistas del Tea Party y por algunos legisladores conservadores del Congreso.

Romney quiere derogar la reforma sanitaria promovida por Obama y aprobada por el Congreso, entonces controlado por los demócratas. El exgobernador de Massachusetts ha asegurado que, si es elegido, permitirá en su primer día en el Despacho Oval a los 50 estados decidir sobre la norma. Romney firmó un proyecto de ley de salud en Massachusetts, que se ha comparado con el proyecto de ley demócrata. Asegura que su propuesta funciona a través de la soberanía estatal.

En un debate presidencial del Partido Republicano en agosto en Ames, Iowa, Romney manifestó su apoyo a la entrega de tarjetas verdes (el permiso de trabajo expedido por el Estado para regular la situación migratoria) a los trabajadores altamente educados, con capacidad para cubrir las necesidades de los empleadores. También dijo que las fronteras de Estados Unidos deben ser protegidas y que el gobierno debe tomar medidas enérgicas contra los empleadores que contratan a trabajadores indocumentados.

A pesar de su perfil conservador marcado por sus creencias mormonas, permitió la aprobación de los matrimonios homosexuales. Aunque se definió defensor de la vida, se negó a firmar un documento de rechazo del aborto de una organización conservadora.

Romney ha sido crítico con el enfoque de Obama en política exterior. "En lugar de disculparse por Estados Unidos en el extranjero y “liderar desde atrás ", Romney va a seguir "una estrategia de la fortaleza estadounidense", según el sitio de la campaña de Romney.

Su campaña ha atravesado momentos de gloria, como su intervención en el primer debate presidencial del 3 de octubre, en el que la opinión pública le otorgó la victoria por la presentación de su modelo económico ante un Obama sin entusiasmo. Su intervención le valió su ventaja en las encuestas. Entre los momentos negativos, destaca la difusión de un vídeo grabado en secreto en mayo, en el que se burlaba del 47% de los estadounidenses que apoya a su rival demócrata. Los calificaba de "dependientes y víctimas" por recibir ayudas del gobierno.

Frente a Obama, mantuvo una campaña sin definir hasta último momento, con las encuestas parejas a nivel nacional y en estados considerados clave para el resultado de las elecciones.