La justicia francesa condena a un religioso mexicano por pederastia
El monje, que no es padre, ha negado reiteradamente toda agresión.
13 noviembre 2012
05:41 PM ET

La justicia francesa condena a un religioso mexicano por pederastia

Por Israel Ayala

(CNNMéxico) — Un tribunal correccional francés condenó el lunes a un religioso de origen mexicano a 25 meses de prisión firme por agresión sexual a un menor de 17 años, según confirmó su abogada, Isabelle Quoizola, en entrevista con CNNMéxico.

“La decisión no es todavía definitiva, puesto que el monje tiene 10 días para apelarla. Aunque no me ha hecho saber, por el momento, si lo va a hacer. De ser así, no pediríamos su liberación, sino una transformación de su condena en algo diferente: por ejemplo, en una vigilancia electrónica”, explicó la defensora legal de Roberto San Agustín Gómez, denominado como hermano Luigi e integrante de la Comunidad de San Juan, una congregación católica que reagrupa a más de 500 religiosos católicos de 34 nacionalidades y repartidos en todo el mundo. La condena de prisión firme implica obligado cumplimiento.

La condena del lunes tuvo lugar en Mâcon, en el centro de Francia, donde el monje de 42 años fue juzgado por haber agredido sexualmente a un menor el 25 de mayo de 2011 en la comuna de Cluny, en Saône-et-Loire, en el centro-este de Francia, a quien alcoholizó y llevó después a un cuarto de hotel.

“El monje preguntó al joven dónde podía conseguir una cabina telefónica, luego lo invitó a tomar una copa, bebieron. Después, el joven se encontró en un cuarto de hotel. Se sentía mal, incluso golpeó al religioso porque le había hecho cosas que no debía haberle hecho. Los hechos ocurrieron en pleno día”, detalló Andréanne Sacaze, abogada del menor, en conversación con CNNMéxico.

El suceso ocurrió en un periodo en el que el monje tenía prohibido salir de su lugar de residencia, en la abadía de Fley, a unos 30 kilómetros de Cluny, ya que se encontraba bajo control judicial a la espera de su primer proceso.

En febrero de 2012, el religioso había sido condenado a 18 meses de prisión con suspensión en la ciudad de Angulema, al sudoeste de Francia, por otro caso de agresión sexual, "toqueteos", contra un menor de 12 años. El religioso negó entonces los hechos y no presentó recurso alguno, informó la prensa local.

El monje, que no es padre, ha negado reiteradamente toda agresión. “Todas las veces que fui a Cluny fue para pasar un buen momento, tomar una copa y hablar de todo y de nada”, dijo el hermano Luigi durante la audiencia.

El periódico regional L’Est Républicain informa que el religioso mexicano se presentaba a los hombres que encontraba como un médico deportivo en año sabático y les invitaba a locales de ocio. “Esta información se encuentra en el archivo del caso, pero no ha sido comprobada”, justificó Quoizola, su representante legal.

El menor dijo que había sentido "desde la primera cerveza, un estado eufórico”, insinuando que el monje lo habría drogado con una bebida.“Los análisis no lo han demostrado”, dijo la abogada del religioso mexicano, versión confirmada por la abogada del menor.

Isabelle Quoizola aseguró que no había intentado probar la ausencia de culpabilidad de su cliente: “Le he dicho que no iba a pedir la liberación y él no retiró mi mandato”.

La Comunidad de San Juan informó en un comunicado su “más profunda consternación y su más firme reprobación contra los comportamientos de este hermano, que son gravemente hirientes para las víctimas”. La congregación extendió su “tristeza, su apoyo y sus más vivos lamentos al joven de Cluny y a sus padres”.

“Se trata de un evento extremadamente excepcional. No es algo común o algo de lo que se hable muy seguido. Estamos hablando de una Comunidad que es percibida como una congregación muy discreta, encerrada en la oscuridad y cuando uno pone a la luz este tipo de asuntos se constata que hay problemas de este orden”, explica a CNNMéxico Emmanuelle Bouland, periodista y jefa de reporteros del periódico Le Journal de Saône-et-Loire, que publica este martes la noticia en su portada.

La Comunidad de los Hermanos de San Juan se vio perjudicada por otro caso de abuso a menores: un religioso de unos 60 años de la misma congregación es perseguido por violación y agresiones sexuales a menores y adultos cometidas en Francia y en Rumania. En Francia, hasta no ser juzgado por la justicia, todo acusado goza de la presunción de inocencia.

“La Comunidad continúa sus esfuerzos de sensibilización de los hermanos sobre este tema, con la ayuda de especialistas competentes. Muchos padres de familia confían a sus hijos a los hermanos para diversas actividades y ellos deben tener la certeza de que nosotros les ofrecemos un marco seguro”, indicó la congregación en un comunicado.

“Estamos muy satisfechos con esta decisión del tribunal. Lo que queríamos era que hubiera una declaración de culpabilidad. Espero que esta decisión motive al hermano Luigi a rehabilitarse”, dijo Andréanne Sacaze, defensora del menor.

Más noticias de Mundo en CNNMéxico.com


Secciones: Francia • Mundo