29 noviembre 2012
01:44 PM ET

Las claves de la petición de los palestinos en las Naciones Unidas

Por Tim Hume y Ashley Fantz

(CNN) — Los palestinos lograron este jueves cambiar su estatus ante la ONU a través de una votación en la Asamblea General con la que se aprobó el nuevo estatus como Estado observador no miembro.

La decisión implica el reconocimiento implícito del Estado palestino por parte del organismo internacional y se fortalecen sus probabilidades de incorporarse a las agencias de la ONU y a la Corte Penal Internacional para intentar que la comunidad internacional presione a Israel.

¿Cuál era hasta ahora el estatus de los palestinos en la ONU?

Los palestinos tenían el estatus de “observador permanente” en la ONU desde 1974, cuando la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) fue reconocida como observadora, situación que no está definida en los estatutos de la ONU.

La misión, que se llamó Palestina en el sistema de la ONU, obtuvo en 1998 privilegios que anteriormente sólo correspondían a los Estados miembro. Entre ellos, el derecho a participar en el debate general al inicio de la Asamblea General y a respaldar resoluciones, lo que proporcionó a la delegación un estatus único, entre observador y Estado miembro.

¿Qué significa este nuevo estatus?

El reconocimiento supone un ascenso formal de su posición como entidad observadora, e implica el reconocimiento de la condición de Estado. Sitúa a los palestinos en la misma categoría que el Vaticano. Suiza también fue un Estado observador no miembro durante más de 50 años, hasta 2002.

¿Es la primera vez que lo intentan?

En 2011, los palestinos presentaron una iniciativa para ser reconocidos como miembros de la ONU. Sin embargo, el intento fracasó cuando se hizo evidente que no obtendrían los nueve votos requeridos de los 15 que hay en el Consejo de Seguridad, además de que Estados Unidos amenazó con ejercer su veto si se llevaba a cabo la votación.

Sin embargo, a diferencia de una solicitud de membresía, el reconocimiento como Estado no miembro simplemente requiere de la mayoría de los votos de los 139 miembros de la Asamblea General, y no existe el riesgo de que el Consejo de Seguridad vete la propuesta.

Según la OLP, más de 130 de los 193 miembros de la ONU ya reconocieron la condición de Estado a través de sus relaciones bilaterales, lo que aumenta las probabilidades de que la resolución sea aprobada.

“Se le reconocería como Estado en cuanto al derecho y las relaciones internacionales”, dijo a CNN Iain Scobbie, profesor de Derecho en el centro de investigaciones Joseph Hotung de la Escuela de Estudios sobre Oriente y África de la Universidad de Londres. “Sin embargo, no podría ser miembro de la ONU, porque no pueden obtener un voto en el Consejo de Seguridad que respalde su membresía”.

Los palestinos señalaron que no han descartado su solicitud de membresía en la ONU, pero que está suspendida por el momento.

¿Quién está detrás de esta maniobra?

La iniciativa está encabezada por la Autoridad Palestina, cuyo presidente, Mahmud Abbas, también dirige la OLP. La Autoridad Palestina controla la Ribera Occidental, uno de los dos territorios palestinos, pero no tiene poder en Gaza, territorio bajo el control de sus rivales islamistas de la Fatah, quienes recientemente se enzarzaron en batalla con Israel.

La Autoridad Palestina, que no tomó parte en el reciente conflicto con Israel, ha quedado relegada por Hamas en cuanto a la efectividad de sus estrategias más recientes de negociación con Israel.

Hamas ha criticado los intentos previos de Abbas por lograr la condición de Estado para los palestinos en la ONU, aunque supuestamente apoya la iniciativa; las pláticas de conciliación con la Fatah se llevarán a cabo después de las votaciones en la ONU.

“Hamas y la Fatah están en pláticas para realinearse”, dijo Scobbie. “Argumentarán que el control político independiente en los dos territorios no es tan importante”.

¿Por qué ocurre esto ahora?

La solicitud de reconocimiento a la condición de Estado surgió como una estrategia tras el estancamiento de las pláticas de paz, que en 2010 fracasaron debido a los desacuerdos que rodeaban los asentamientos israelíes en la Ribera Occidental.

La dirigencia de la Autoridad Palestina declaró que originalmente había presentado su iniciativa para obtener la membresía en la ONU como reacción ante el vencimiento del plazo que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, había impuesto para negociar una solución exitosa con Israel, en septiembre de 2011.

También han argumentado que en los últimos años han logrado grandes avances para cumplir con los requisitos de un Estado soberano, y señalaron que las mejoras en el gobierno, la seguridad, la infraestructura física indican que están listos.

¿En la práctica, cambiará algo?

Sin el reconocimiento de Israel y Estados Unidos, el reconocimiento de un Estado palestino en la ONU, con base en las fronteras que existían antes de 1967, es sobre todo una maniobra simbólica.

Sin embargo, este reconocimiento significaría para los palestinos un apoyo importante a la legitimidad de su solicitud de reconocimiento de su condición de Estado, dijo Scobbie, lo que probablemente les daría poder para negociar con Israel algunos puntos delicados.

En cuanto a las ganancias significativas, también ayudaría a que los palestinos se incorporaran a la Corte Penal Internacional (CPI) para así poder solicitar al organismo la investigación de los posibles crímenes de guerra cometidos por Israel.

La CPI bloqueó en abril una solicitud para investigar la guerra en Gaza de 2008-2009, bajo el argumento de que correspondía a otros organismos determinar si los territorios palestinos podían ser considerados un Estado, lo que le permitiría unirse a la Corte.

“Si Palestina obtiene la condición de Estado y logra incorporarse a la CPI, Israel podría verse en problemas por la forma en la que maneja sus operaciones militares en la Ribera Occidental y Gaza”, dijo Scobbie.

“Si la CPI emite órdenes de aprehensión, los israelíes acusados tendrán pocos lugares a donde viajar porque los Estados miembro de la CPI están obligados a detenerlos en cuanto toquen su territorio”.

¿Cuál es la postura de Israel respecto a la iniciativa?

Israel señaló que cualquier intento de los palestinos por elevar su estatus ante la ONU se consideraría como una acción unilateral que afectaría al desenlace de las pláticas de paz. Según Israel, esto violaría el compromiso previo de resolver los conflictos importantes a través de las negociaciones. Al igual que Estados Unidos, Israel cree que las acciones ante la ONU no sustituyen las negociaciones directas.

Según reportes de los medios británicos, Gran Bretaña ha comunicado a los palestinos que apoyarán su iniciativa sólo si se comprometen a no acusar a Israel por crímenes de guerra ante la CPI y a reanudar las pláticas de paz.

¿Qué opinan los países occidentales?

Francia acaparó los titulares esta semana al declarar su voto a favor de la iniciativa palestina, lo que lo convierte en uno de los países más prominentes de Europa que asumen esa postura. Portugal, España y Suiza también respaldaban la iniciativa palestina. Estados Unidos y Gran Bretaña se oponen.

Las encuestas que se han realizado en la mayoría de las ciudades europeas muestran un apoyo abrumador a los palestinos y desaprueban a Israel, dijo Abrams. Esto explica que Portugal, España y Suiza están del lado de Francia.

“En Europa todo es cuestión de política local”, dijo Abrams. “Un político de un país europeo tiene que preguntarse qué ganará si apoya a Israel; la respuesta es que, políticamente hablando, no se gana nada”.

Estados Unidos considera que la iniciativa es una mala idea, dijo Abrams, pero que es una postura más cómoda para un país que está aislado geográficamente aunque fuerte individualmente. Abrams señaló que Estados Unidos apoya a Israel y cree que la única forma de lograr la paz y mejorar las vidas de los israelíes y los palestinos es a través de las negociaciones.


Secciones: Israel • Mundo • Palestina