Autoridades revelan los nombres de las víctimas de la masacre en Connecticut
15 diciembre 2012
12:07 PM ET

Autoridades revelan los nombres de las víctimas de la masacre en Connecticut

(CNN) — Todas víctimas del tiroteo en la escuela primaria Sandy Hook, en Connecticut, fueron identificadas este sábado. Según la policía, son 12 niñas, ocho niños —de entre seis y siete años— y seis mujeres.

Mientras, investigadores de la policía estatal revisaron todo el edificio donde este viernes un joven de 20 años, identificado como Adam Lanza, asesinó a 20 niños y seis adultos. El atacante supuestamente se suicidó.

Las 26 personas murieron por los disparos de un rifle semiautomático y cada una recibió más de un disparo, informó este sábado el médico a cargo de la investigación, H. Wayne Carver, durante una conferencia. El médico detalló que los siete cuerpos que él examinó tenían de tres a 11 disparos cada uno.

Las necropsias han sido realizadas a todos los niños, mientras que los análisis a los adultos serán terminados esta tarde, señaló Carver. La necropsia a los cuerpos de Adam Lanza y su madre también será realizada este sábado.

La policía estatal reveló este sábado los nombres y la edad de las personas que murieron durante la masacre.

Charlotte, 6

Daniel, 7

Rachel Davino, 29

Olivia, 6

Josephine, 7

Ana, 6

Dylan, 6

Dawn Hocksprung, 47

Madeleine, 6

Catherine, 6

Chase, 7

Jesse, 6

James, 6

Grace, 7

Anne Marie Murphy, 52

Emilie Parker, 6

Jack, 6

Noah, 6

Caroline, 6

Jessica, 6

Avielle, 6

Lauren Russeau, 30

Mary Sherlach, 56

Victoria Soto, 27

Benjamin, 6

Allison, 6

Los investigadores del ataque han reunido "muy buena evidencia" para tratar de describir qué sucedió, dijo el portavoz de la policía, el teniente Paul Vance.

Pero aún hay más preguntas que respuestas sobre el posible móvil del tirador, identificado por tres funcionarios de seguridad como Adam Lanza, de 20 años, quien aparentemente, según las autoridades, se suicidó en la escuela.

La policía dice que Lanza, quien creció en la comunidad de 27.000 habitantes, mató a su madre en su residencia en Newtown antes de acudir a la escuela y dirigirse a dos salones de clases.

En cuestión de minutos, Lanza mató a 26 personas y dejó un herido, según Vance. Entre los adultos asesinados estaba Dawn Hochsprung, el querido director de la escuela, y la psicóloga escolar Mary Sherlach.

“Cosas como ésta no pasan en Newtown”, dijo Renee Burn, profesor de otra escuela local. El poblado está localizado a unos 95 kilómetros al noreste de la ciudad de Nueva York.

El sospechoso del ataque, Adam Lanza, trató de comprar este martes un arma en la tienda de productos deportivos Dick’s Sporting Goods, de acuerdo con una fuente cercana a la investigación. Los empleados fueron interrogados y la policía buscó en las cámaras de vigilancia la prueba de que Lanza estuvo ahí, señaló la fuente.

El joven fue encontrado muerto junto con tres armas, un rifle semiautomático y dos pistolas, dijo la fuente a CNN. Todas pertenecían a su madre.

Nancy Lanza era una coleccionista de armas y recientemente mostró un rifle recién comprado a su vecino Dan Holmes. “Me dijo que iría pronto a practicar tiro al blanco con sus hijos”, dijo Holmes a CNN.

Hasta este viernes solo se había reportado un homicidio en los últimos 10 años dentro de esa exclusiva comunidad de lujosas casas rodeadas de bosques, y desde donde muchos residentes viajan diariamente a sus trabajos en Manhattan y en las ciudades cercanas de Stamford y Hartford, en Connecticut.

La cifra de víctimas menores, de entre cinco y 10 años, conmocionó a los estadounidenses.

“Ellos tenían toda la vida por delante: cumpleaños, graduaciones, bodas, hijos”, dijo el presidente Barack Obama.

Con 26 muertos, la masacre en Newtown es el segundo tiroteo en una escuela más mortífero en la historia de Estados Unidos, solo detrás del ocurrido en Virginia Tech en 2007, donde 32 personas fallecieron.

Las banderas fueron puestas a media asta en varios estados, y se llevaron a cabo varias vigilias en iglesias y escuelas.

Las autoridades hallaron tres armas de fuego junto al cuerpo de Lanza en uno de los salones de clase, dijo una fuente policial a CNN. Las tres armas —un rifle Bushmaster semiautomático calibre .223 y dos pistolas Glock y Sig Sauer— eran propiedad de la madre de Lanza, dijo la fuente.

La Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego dijo que está en contacto con los campos de tiro y tiendas de armas en el área para encontrar información al respecto.

Los investigadores saben que el agresor utilizó una para suicidarse, pero todavía no revelan esa información, dijo la fuente.

Los investigadores creen que después de matar a su madre, Lanza tomó las armas y se dirigió a la escuela primaria. Una vez allí, vestido con uniforme negro y chaleco militar, según un agente, presuntamente arremetió contra dos salones de clase de niños de preescolar y de primer grado de primaria.

De acuerdo con el reporte de Vance, el atacante forzó su entrada a la escuela. Alrededor de las 09:00 horas (local) se escucharon los primeros disparos, cuando se daban a conocer los anuncios a través del megáfono escolar a los casi 700 estudiantes.

Alumnos relataron que los profesores los trasladaron a los baños y a los armarios cuando se escucharon los primeros disparos.

Se escuchaban como "detonaciones, disparos", dijo Janet Vollmer, maestra de preescolar.

Vollmer cerró las puertas de su salón de clases, tapó las ventanas y condujo a sus 19 alumnos hacia la parte trasera del aula.

“Vamos a reposar en un lugar seguro”, les dijo a los niños de cinco años. Entonces, abrió un libro y empezó a leer.

Afuera del aula de Vollmer, un hombre armado caminaba por el pasillo del edificio de un piso.

Se cree que en los primeros minutos, el pistolero disparó contra el director y contra la psicóloga de la escuela.

Una mamá que se encontraba en la escuela en una reunión con Hochsprung, Sherlach y con el subdirector, dijo que escuchó un “pop, pop, pop”. Los tres salieron de la sala y fueron al pasillo para ver qué sucedía. La mamá se metió debajo de una mesa y llamó al 911.

“Me encogí de miedo”, dijo a CNN. El pistolero “debe haber disparado un centenar de balas”.

En la estación de policía empezaron a recibir llamadas desde la escuela.

“Escuela Sandy Hook. La que llama señala que cree que alguien está disparando en el edificio”, informó el telefonista al personal médico y de bomberos, según grabaciones del 911.

Después, otra persona que llamó reportó disparos. Y luego otra.

“Las unidades que en este momento responden a la escuela de Sandy Hook (dicen que) parece que paró el tiroteo. La escuela está cerrada”, dijo el telefonista.

Luego advirtió al personal médico y de la policía que quienes llamaban reportaban “múltiples armas, incluido un rifle y una escopeta”.

Entonces, un oficial de policía o un bombero pidió “refuerzos, ambulancias, y dijeron que pidiera todo”.

El telefonista, según las grabaciones del 911, preguntó cuántas ambulancias se necesitaban.

“No saben. No nos proporcionan un número”, dijo el policía o bombero.

Dentro del salón de clases, Vollmer seguía leyendo a los niños cuando los agentes de policía tocaron fuerte la puerta cerrada con llave.

Se les dijo a los niños de preescolar que se formaran y que se cubrieran sus ojos, mientras eran conducidos por los policías entre los cadáveres, presuntamente de sus compañeros de escuela, dijo Vollmer.

Mientras los reportes del tiroteo se extendían por todo el poblado, los padres desesperados llegaron a una estación de bomberos cercana, lugar al cual se trasladaron los niños.

“¿Por qué?, ¿por qué?”, gritaba una mujer, mientras se acercaba a un camino arbolado que lleva a la escuela.

Dentro de la estación de bomberos, los preescolares de Vollmer empezaban a comprender que algo terrible había sucedido.

“Vieron a otros alterados”, dijo Vollmer. “Los mantuvimos cerca hasta que llegaron sus padres”.

Al caer la noche, la estación de bomberos se convirtió en un punto de encuentro para padres y familiares cuyos seres queridos nunca saldrían de la escuela.

Mientras tanto, en Hoboken, Nueva Jersey, las autoridades interrogaban a Ryan Lanza, el hermano mayor del presunto pistolero, dijeron fuentes de la policía, aunque no lo calificaron como sospechoso. El padre de Lanza, Peter, quien vive en Connecticut, también fue interrogado, dijo uno de los oficiales.

Previamente, el viernes, los investigadores identificaron a Ryan Lanza como el tirador. Aún no está claro qué provocó la confusión.

(Con información de Susan Candiotti, Chelsea J. Carter, Sarah Aarthun, Meredith Artley, John King, David Ariosto, Ashleigh Banfield, Joe Johns, Terry Frieden, Michael Martínez, Dana Ford y Greg Botelho)

Videos de la matanza en Newtown, Connecticut

Reabren algunas escuelas en Newtown

Matanza en Connecticut

Conferencia de prensa de la policía sobre la matanza

Obama llora por la matanza de Connecticut

¿Cómo explicar a un niño la masacre de Connecticut?

Un hispano vive de cerca la tragedia

El horror se apoderó de una primaria

Estudiante describe el tiroteo

¿Por qué ocurren las matanzas?


Secciones: Estados Unidos • Video