Los presuntos violadores de una mujer india comparecen ante tribunal de justicia
7 enero 2013
08:41 AM ET

Los presuntos violadores de una mujer india comparecen ante tribunal de justicia

NUEVA DELHI, India (CNN) — Los cinco hombres acusados de la estremecedora violación y asesinato de una mujer india el mes pasado comparecerán el jueves a puerta cerrada ante un tribunal de Nueva Delhi para escuchar los cargos en su contra.

El terrible ataque de la mujer de 23 años de edad en Nueva Delhi provocó protestas por todo el país por el trato que se da a las mujeres y el manejo de los ataques sexuales. También causó indignación en todo el mundo.

Los sospechosos comparecerán ante el tribunal en el Juzgado Metropolitano en el distrito de Saket en el sur de Nueva Delhi, dijo el tribunal, según IBN filial de CNN.

Dicho tribunal espera transferir el caso a un tribunal de "vía rápida", que se han creado para arreglar los casos en un sistema de justicia que ha sido calificado como un "lodazal" causado por la burocracia.

Los cargos de asesinato, violación y secuestro fueron presentados contra cinco de los acusados el jueves. Si son declarados culpables, podrían recibir la pena de muerte.

Un tribunal de menores se ocupará de la cuestión de determinar la edad de un sexto sospechoso en el ataque, que dice ser 17 años y por lo tanto no tiene edad suficiente para ser juzgado como un adulto, IBN informó.

La mujer víctima de la violación, cuyo nombre no ha sido publicado, murió el mes pasado en un hospital de Singapur, donde recibió tratamiento después de ser trasladada en helicóptero desde Nueva Delhi.

Los hombres están acusados de atacarla a ella y a su compañero en un autobús en la capital de India el 16 de diciembre, robándoles sus pertenencias antes de tirarlos malheridos a un lado en una carretera.

El joven de 28 años que sobrevivió dijo en una entrevista la semana pasada con la agencia de noticias France Press que él y su amiga habían subido al autobús  para volver a casa después de ver una película.

Pero el conductor del autobús hizo comentarios lascivos y otros cinco hombres a bordo se burlaron de la pareja, a la que no le permitieron bajar del autobús, recordó el hombre.

Dijo que había sido golpeado con un palo, mientras que los hombres violaron a su amiga y la golpearon de la peor forma posible en las partes más íntimas de su cuerpo. "El conductor usó una barra de hierro en el ataque", dijo a la agencia de noticias.

En una entrevista con la agencia Reuters, el hombre dijo que sus atacantes los  llevaron por toda la ciudad durante unas dos horas antes de dejarlos caer por debajo de un cruce elevado; ahí, recordó, fue incapaz de ponerse de pie debido a las fracturas sufridas y a que no tenía ropa.

Dijo que no recibieron ninguna ayuda "durante casi 20 o 25 minutos", y cuando tres vehículos de la policía finalmente llegaron, los oficiales discutían entre ellos sobre qué comisaría de policía tenía la jurisdicción.

El caso parece haber provocado cambios en la aplicación de la ley en Nueva Delhi.

El ministro del Interior de la India ha ordenado a las estaciones de policía de la ciudad aumentar el número de mujeres policías para facilitar la tramitación de las quejas de las mujeres.

El ministro del Interior, Sushil Kumar Shinde, dijo la semana pasada que cada comisaría de policía de Delhi debe tener 10 agentes mujeres y dos subinspectoras.

Añadió que también estaba trabajando con funcionarios de seguridad para fortalecer las leyes relativas a la violación y ataques.

El hermano de la mujer que murió tras el ataque dijo el domingo que a su familia le gustaría ver un nuevo hospital que lleve el nombre de la joven para mantener viva su memoria.

Dijo a CNN por teléfono desde el este de la India, que el pueblo de la familia, ubicado en una región subdesarrollada, aún no cuenta con un centro de salud bien equipado.

"Va a ser realmente bueno si nuestro pueblo tiene un hospital en su nombre. Eso mantendrá viva su memoria y servirá a una causa", dijo el chico de 20 años, quien pidió no ser identificado.

La víctima de la violación era la mayor de tres hermanos. Una estudiante de fisioterapia, que estaba esperando ser residente en un hospital de la capital de la India en enero.

"Después de su residencia, habría conseguido un trabajo. Y eso habría sido una gran ayuda para nuestra familia", dijo el hermano, quien es estudiante.

La familia sigue luchando con la pérdida traumática, dijo, y considera que las recientes protestas en varias ciudades de la India, en respuesta a los ataques, están justificados.

"Se necesitan estas protestas para lograr un cambio en las leyes. Y las leyes deben hacerse tan duras que nadie debería pensar en cometer tales crímenes. Los violadores merecen la pena de muerte", dijo.

Shah Harmeet Singh, en Nueva Delhi, contribuyó con este reporte.


Secciones: India • Mundo