Sujetadores que salvan esclavas sexuales
16 febrero 2013
04:36 PM ET

Sujetadores que salvan esclavas sexuales

Denver, Colorado (CNN) - Tashina empezó a servir como esclava sexual cuando tenía 15 años. Ofelia, a los 12. A Tashina le resulta útil hablar de ello. "Vivíamos en la oscuridad", dijo. Para Ofelia hablar del pasado es demasiado doloroso. Acaba llorando.

Pero ambas mujeres sonríen cuando hablan sobre su futuro. Un futuro lleno de promesas y esperanza, gracias a la amabilidad de un desconocida a medio mundo de distancia de su casa en Mozambique.

Kimba Langas es una licenciada universitaria, que se crió en casa de su mamá en los suburbios de Denver, Colorado. Dice que tuvo la suerte de criarse en una familia de clase media con padres muy amorosos."Yo nací en el momento adecuado, bajo las circunstancias correctas, así que he tenido muchos privilegios como cualquier mujer que crece en Estados Unidos. He tenido todas las oportunidades que podría desear", dice Langas.

Su vida no podría ser más diferente de las de Tashina y Ofelia. Y, sin embargo, hoy en día estas tres mujeres están conectados de una manera insólita y quizás de por vida.

Su historia comenzó cuando Langas recibió una llamada de Dave Terpstra, un ex pastor de su iglesia. Se había mudado con su esposa y sus tres hijos a Mozambique a una misión para ayudar a rehabilitar a las mujeres que habían sido rescatados de la trata con fines sexuales.

"Las víctimas de la trata normalmente están desesperadas", dijo Terpstra. "Creo que a veces tenemos en nuestra mente que alguien en algún lugar tiene una pistola y les están robando y vendiendo. Pero muy a menudo, se aprovechan simplemente porque son personas muy vulnerables".

Terpstra quería ayudarles a encontrar trabajo, un ingreso sostenible, que les haría menos vulnerables para reducir su riesgo de volver a ser víctimas de la trata.

Él encontró su respuesta en los bulliciosos mercados de prendas de vestir de segunda mano de Mozambique. Podrían vender sujetadores, un artículo de lujo que les permite obtener alrededor de tres veces el salario mínimo.

Juntos, Terpstra y Langas fundaron la organización benéfica Free the Girls. Recoge sostenes donados en Estados Unidos y él los entrega a los sobrevivientes del tráfico sexual para venderlos en Mozambique.

"Los sujetadores permiten pedir el precio más alto por kilo en el mercado de ropa usada allá", dijo Langas. "Y entonces ¿por qué no darles inventario para hacer un buen dinero?".

Los expertos que evaluaron el programa comprobaron que las chicas lograron tres veces el salario mínimo vendiendo los sujetadores.

Langas ha creado una página en Facebook para pedir a la gente que le enviara sus sujetadores. Pensó que había otras mujeres, como ella, con un "cementerio de sostenes en sus armarios".

"Yo tenía probablemente cinco o seis sujetadores en la parte de atrás de mi cajón", dijo. “Muchas veces compramos sujetadores sin probarnoslos, nos los ponemos en casa, lo llevamos una vez y nos damos cuenta de que no nos queda bien, así que acabas teniendo varios colgados en tu armario dando vueltas sin saber qué hacer con ellos".

Su súplica resonó con miles de mujeres en todo los EE.UU. y su casa fue invadida rápidamente por cajas y contenedores de sujetadores. Los guarda en su sótano y en el garaje e incluso algunos en su iglesia.

En tan sólo unos meses, Langas tenía más de 20.000 – y un gran problema. No podía permitirse los 6.500 dólares que costaría enviarlos todos a África.
Fue entonces cuando la historia apareció en CNN, y todo cambió.

"Me levanté a la mañana siguiente después de que la historia se emitió. El primer email que me esperaba era de un hombre llamado Pablo, que tiene una compañía de transporte en Chicago", dijo Kimba. "Él vio la historia y se acercó para ofrecernos ayuda con el envío de los sujetadores a Mozambique".

Paul Jarzombek es director de operaciones de la LR Internacional. Dice que estaba muy conmovido por la historia. "Tengo una hija de 12 años de edad, yo mismo y lo que pensé cuando lo vi fue en mi propia hija", dijo.

"Yo estaba horrorizado con que estas chicas fueran vendidas para este tipo de esclavitud y, probablemente, como la mayoría de los estadounidenses, desconocía que estas cosas pasaran tan fácilmente", explicó.

Después un camionero se ofreció a poner los sujetadores en la parte trasera de su camión de 18 ruedas y llevarlos de Denver a Chicago. Rick Youngquist se había unido recientemente Camioneros contra la Trata, una organización que educa a los conductores de larga distancia de camiones sobre cómo detectar las señales de tráfico de personas en la carretera.

"Ahora que sé lo que está pasando ahí fuera, no puedo ignorarlo", dijo Youngquist. "Quiero decir, creo que esto trata de personas es una cosa terrible." Así Youngquist transportó los sujetadores, que ya suman 34.000, a Chicago, donde Jarzombek los carga en un contenedor de transporte y los envía a Mozambique.

Langas gritó mientras veía a su camioneta alejarse. Pensó en las miles de mujeres que ayudaron a que esto ocurra. "A veces no sabemos cómo llegan hasta nosotras", dijo. También se acordó de las jóvenes que estaban al otro extremo, y la oportunidad que los sostenes representan para ellas.

Tres meses más tarde, los sujetadores llegaron a Maputo, la capital de Mozambique. Un salvavidas para Tashina y Ofelia – y un arma bastante inusual en la guerra contra la esclavitud moderna. "Estoy feliz, muy feliz, de saber que tengo un montón que vender", dijo Tashina.

Y se apresura a agradecer a las personas que lo hicieron posible."Yo sólo quiero decirle a la gente en los Estados Unidos que nos han dado la fuerza que necesitábamos. Muchas gracias", dijo.

El éxito de este proyecto ha llevado a las chicas a buscar fuera de Mozambique, incluso más allá de África. Ahora tienen planes para iniciar operaciones en El Salvador, Kenya, México y Uganda a finales de este año.

Después de esta historia fue publicada por primera vez la Embajada de Mozambique en los EE.UU. emitió una declaración que decía: "Felicitamos a CNN Internacional para dar a conocer este mal que afecta a miles de personas y que incluyen nuestros propios pueblo mozambiqueño". Y añaden: "El Gobierno de Mozambique está trabajando en una legislación integral y aplicación de la ley, de conformidad con los acuerdos internacionales y protocolos, para evitar que estas acciones ocurran y enjuiciar a todos los responsables de estos actos".

Temas: ,
Secciones: África • Estados Unidos • Historias humanas • Mujer • Mundo
soundoff (8 comentarios)
  1. julieta Moreno

    La maldad de este mundo no tiene fronteras, lo bueno que el amor tampoco y ese es mas contagioso!!! Gracias al mundo por estas noticias

    16 febrero, 2013 en 5:36 pm | Report abuse |
  2. mady

    hay que ganarse la vida como uno pueda, no abundan personas que te dan la mano sin nada a cambio....

    16 febrero, 2013 en 6:18 pm | Report abuse |
  3. Iván

    Bonito gesto... replicar el bien es casi una obligación.., cuando alguien en alguna parte tiene una buena idea nunca está solo... Dios siempre tiene un propósito..

    16 febrero, 2013 en 6:18 pm | Report abuse |
  4. Esferomar

    Deberían tener programas de recolección aquí en Colombia

    16 febrero, 2013 en 8:24 pm | Report abuse |
  5. Alice

    Bello mensaje cuando se quiere se puede hay angeles que pueden aportar una pequeña ayuda para que brille el sol en las personas que sufren de la maldad de seres que lucran con su ser.

    17 febrero, 2013 en 10:55 am | Report abuse |
  6. alejandro osorio

    gracias a dios que hay entidades como cnn y personas de buen corazon en ese gran pais hoy mas nunca me nace decir DIOS BENDIGA A AMERICA.

    18 febrero, 2013 en 9:17 am | Report abuse |
  7. Gisela

    Buena iniciativa

    9 marzo, 2013 en 2:22 am | Report abuse |