La vuelta al mundo que acabó en tragedia
16 marzo 2013
04:34 PM ET

La vuelta al mundo que acabó en tragedia

(CNN) – En las praderas de Illinois, Quen Cultra trabaja en su corral en un absurdo: la construcción de un barco para navegar alrededor del mundo.
Cuando construyó el primero 40 años atrás, los agricultores lo llamaron "el Arca de Cultra", pero él prefería "Queequeg" del clásico "Moby Dick". Entonces él dio la vuela al mundo en él e incluso escribió un libro sobre el tema.

Cultra, de unos 60 años, ya no era el fuerte jugador de fútbol recién salido de la universidad. Pero, fascinado por el mar, invitó a su amigo Leo Sherman a unirse. "¿Por qué no?", pensó Sherman. Ambos hombres eran paisanos del Condado Iroquois, Illinois y grandes amigos. Dejaron sus empleos para navegar y a ellos se unió Joe Strykowski de Florida, un naturalista marino y buzo con una gran sonrisa. Estaban listos para una aventura que iba a durar dos años. Lo encontraron a bordo del II Queequeg, un catamarán de 43 pies que Cultra había construido en una llanura en el litoral. Pero su viaje terminó en desastre cuando dos tormentas poderosas pusieron patas arriba el catamarán frente a la costa de África.

Han sido necesarios cuatro años para Sherman hable públicamente sobre lo ocurrido. Cuando la II Queequeg zarpó del territorio de EE.UU. y dejó atrás los Cayos de la Florida el 23 de agosto de 2007, Leo Sherman no sabía si le gustaría navegar. Los horizontes interminables del mar cambiaron eso. Él no sabía que la vida podía ser tan buena, viajar a Belice, Australia, Timor, isla de Navidad y Mauricio. Sherman celebró su cumpleaños número 55 en Panamá, donde aprendió algo de español y le despertaron los monos aulladores en la distancia mientras el barco atravesaba el canal.

Los familiares y amigos de vez en cuando se unieron y se convirtieron en parte de la tripulación. Sherman incluso dejó el viaje para someterse a una cirugía de cadera, y volvió al barco unos meses más tarde en Australia. Él vio el arco iris doble, las ballenas asesinas, canguros y estrellas fugaces y con sus 185 cm de altura fue el hombre más alto del pueblo de Kupang, Timor. Llevaron falda en Bali y subieron un volcán inactivo.

El último viaje
El 16 de enero de 2009, la tripulación estaba ansiosa por viajar a la vecina Madagascar y el continente africano. Después de comprobar el pronóstico del tiempo, Cultra no vio nada preocupante, así que zarparon. Iba a ser el último viaje de la II Queequeg.

Los cielos se nublaron cuando salían de Mauricio. La lluvia empeoró los cuatro días siguientes. Sherman inició su turno de tres horas en el timón a 1 de la tarde. El barco de doble casco vio cómo las olas crecían, algunas de hasta 12 metros. Cultra y Strykowski descansaba debajo de la cubierta, en el salón principal. Lo que el trío no sabía era que el ciclón tropical Fanele se cernía sobre el sur de Madagascar, frente al barco, y la tormenta tropical Eric estaba furiosa por estribor. Sherman se dio cuenta de que algo extraño pasaba: la lluvia caía horizontalmente.

Cultra luego lo relevó. "Yo era novato", dijo Sherman. "Una vez dentro de la cabina me di cuenta de que nunca habia estado tan feliz de entrar."
Era el turno del capitán al timón. Cultra cambió el rumbo. El barco navegaba con las olas, en lugar de en su contra. Pero Cultra no podía ver lo que se levanta detrás de él. No se parecía a nada que Sherman hubiera visto: una ola de 15 metros. "¡Mira!" Sherman advirtió, señalando un muro de agua del tamaño de un edificio de cinco pisos. Ya era demasiado tarde. La ola se estrelló contra la II Queequeg.

Todos a sus puestos
"Lo siguiente que sé es que estaba haciendo un salto mortal", dijo Sherman. "De repente, todas las cosas de la cabina estaban volando."
El mundo estaba al revés. El catamarán estaba boca abajo.

El 19 de enero de 2009, dos ciclones tropicales se abalanzaron sobre Mozambique. Con un labio hinchado y el brazo lesionado, Sherman estaba en el techo de la cabina, mientras las aguas subían. "¿Qué demonios ha pasado?", dijo Sherman. Preguntó a Strykowski si estaba bien. Él respondió que no podía encontrar sus gafas.
Sherman buscó al patrón, pero Cultra, de 69 años, no estaba al timón. "Le vi flotando, pero no podía alcanzarle y agarrarle", recuerda Sherman. Strykowski le consoló. "Cada uno a sus puestos", dijo Sherman.

Según aumentaba el nivel del agua dentro, el contenido de la embarcación comenzó a alejarse flotando, pero la prioridad era salvar sus vidas. Poderosas olas seguían golpeando a la embarcación que zozobraba. "Éramos como luciérnagas en una lata de café". recuerda.

Se pusieron dos trajes de neopreno para bucear desde el salón principal a la litera para dormir e intentaron recuperar el equipo de supervivencia que estaba en el otro casco. Así que planearon una inmersión de cuatro metros al lugar donde había guardado Strykowski bengalas, luces y agua dulce.

Sherman se zambulló primero y estableció una cuerda guía para Strykowski, que era un experto buceador. Tiró la línea dos veces para que Strykowski procediera.
"Estoy en el extremo de la cuerda", relató Sherman, "y siento un poco de movimiento. Y entonces de repente ya no siento nada. Entonces espero y espero y me digo: 'Esto no es bueno". Intentó buscarlo sin éxito.

"Se ha ido", dijo Sherman. "Estoy sola ahora y me dejó".
Strykowski, de 73 años, había sido barrida. Al igual que Cultra, nunca fue encontrado.
"Yo soy el único. Estoy tratando de encontrar cosas para hacer mi situación mejor", dijo Sherman.
Él recordó el consejo de Cultra en caso de accidente: "Quédate con el barco".
Olas de treinta pies sacudían el barco como un sonajero juguete, con el maltratado y ensangrentando Sherman dentro. La oscuridad cayó dos horas después del naufragio.

Sherman pensó que estaba enviando una señal de SOS al mundo mediante la activación de una "baliza de emergencia" con conexión vía satélite semejante a un walkie-talkie flotante. Sherman se lo ató a su cuerpo, a salvo y en seco, para protegerlo, pero no se dio cuenta de que lo estaba apagando por sacarlo del agua. La Guardia Costera no entendió esa llamada de socorro que se encendía para luego apagarse. Se había puesto un traje de neopreno segundos para combatir el frío, pero sus dientes castañeteaban aún sin control.Fatigado y hambriento a la mañana siguiente, rebuscó algo de comida. "Encontré una bolsa de cerezas Bing," dijo, "y yo pensé que me había tocado la lotería". A pesar de su situación desesperada, había trabajo por hacer. Armado con un cincel y un martillo de madera, Sherman pasó cuatro horas tallando un agujero en la parte inferior del casco de madera contrachapada-y-fibra de vidrio, que era ahora la parte superior del barco sumergido y visible para todos los barcos que pasaran. A través de esa abertura al mundo, envió otro SOS: ató la baliza a una cuerda y lo arrojó a las aguas turbulentas.
En la segunda noche, Sherman durmió en una hamaca hecha con alambre y colgada sobre el agua en el baño. El interior del barco se había convertido en un baño de ácido de baterías por las fugas del motor, mezclado con gases del diesel. Pero aún así encontró la manera de cepillarse los dientes, un placer en medio de la privación. En mitad de la noche, creyó ver una luz a través del agujero. Sin embargo, no había luna llena, así que sacó la cabeza por la ventanilla nueva. Una ola se estrelló en la cara. Él se retiró.
"Pensé que estaba viendo cosas", dijo Sherman.
Entonces le pareció oír una voz.
"¿Joe? ¿Quen? ¿Alguien? ¡Dios me ayude!", gritaba Sherman a la nada.
Creía que estaba soñando. Pero no era así.
A bordo de un carguero que pasaba, alguien con un foco gritó a los supervivientes.
De hecho, el carguero fue el segundo buque en acercarse sobre el volcado Queequeg: un camión cisterna había pasado antes, pero pensaron que no había nadie vivo dentro.
A la mañana siguiente, Sherman asomó por el agujero de nuevo.
Como una respuesta a una oración, allí estaba el carguero, esperando pacientemente a Sherman desde la noche. "Me levanté y empecé a agitar mis brazos", exclamó. "No podría estar más emocionado". Con una complicada y arriesgada operación, Sherman fue rescatado del barco de vela.

Leo Sherman habla con la Guardia Costera de los EE.UU., cinco minutos después de haber sido rescatado.
Durante el rescate, Sherman, obedeciendo órdenes del capitán del carguero, tuvo que soltar sus bolsas, demasiado pesadas, que podían poner en peligro su rescate. Así, quedaron flotando las bolsas con 5.000 dólares en efectivo y el manuscrito del segundo libro de Cultra, escrita de su puño y letra del capitán, y perdido para siempre en el mar.
Durante esos dos días, Sherman y el Queequeg se habían desviado 80 millas. Fue encontrado a 200 millas de la costa de Madagascar.
A día de hoy, Sherman describe la tripulación del carguero de 18 ciudadanos coreanos, filipinos e indonesios ocho dos o tres – él cuenta a todos – como "ángeles".
Cuando regresó a las llanuras de Illinois, afirmó que se sentía culpable de ser el único superviviente.
"¿Por qué yo", se pregunta todavía Sherman. "No pienso en la culpa, en haber salvado yo mi vida, y no la de los otros dos chicos. Pero todavía me duele un poco, aunque no tanto como solía. Mierda, ocurrió hace solo cuatro años, así que todavía pienso en ello un poco".

Viuda relata los últimos momentos del HMS Bounty
Sherman es ahora un hombre cambiado a los 60 años. Se concentra en las cosas importantes de la vida. "Simplemente no me entusiasmo más con las pequeñas cosas", dijo Sherman. "Toda esta experiencia me ayuda a poner los problemas en perspectiva. Veo que la gente se emociona por algo que no va bien o va mal, y me siento allí y mirarles, y pienso, '¿Por qué te preocupa tanto? Es una tontería'".
Sherman siente además un enorme respeto por la vida y por "la rapidez con que puede ser arrebatada en un instante."
Hoy en día, comprueba él mismo el tiempo antes de zarpar. Y ha reanudado la navegación, y aunque dijo que le resultaría difícil poner de nuevo un pie en un barco, lo que hizo seis meses después del naufragio.
"Soy el hombre más afortunado sobre la faz de la Tierra", dijo Sherman una reciente reunión del Club de Aventureros Los Angeles, un grupo de intrépidos viajeros que lo invitó a ser su orador invitado.