Los mejores lugares del mundo para comer, según Anthony Bourdain
4 mayo 2013
03:06 PM ET

Los mejores lugares del mundo para comer, según Anthony Bourdain

Nota del editor: No te pierdas el programa de Anthony Bourdain, Partes Desconocidas, los sábados a las 16:00 horas (hora del centro de México) en CNN en Español.

(CNN)— El reconocido chef estadounidense, crítico culinario, trotamundos y ganador del premio Emmy, Anthony Bourdain, cuenta al productor Jason Miks cuáles son sus ciudades preferidas para comer y responde preguntas de los lectores acerca de los lugares que quiere visitar, el país que más lo ha sorprendido y qué alimentos no comería.

Las personas locales que figuran en tus programas generalmente parecen amables y hospitalarias, dice Sarah Harvard en Facebook y pregunta: "¿Ha habido algún lugar en el que no te sintieras bienvenido, especialmente como estadounidense?".

A lo largo de los años, ha habido ocasiones en las cuales me he encontrado en ambientes bastante paranoicos, la gente se avergüenza ante las cámaras o incluso llegan a ser hostiles con cualquiera que lleve una. A veces la gente no es particularmente cálida con los estadounidenses o con cualquier extranjero; Rumania, Rusia, Uzbekistán, los antiguos países detrás del telón de acero. Los soviéticos coaccionan a la gente de muchas formas. Incluso después de tantos años, Rumania a veces es incómoda.

Rusia pocas veces es cálida, así que tienes que esforzarte un poco más. Si quieres hacer amigos y hacer que los rusos se abran —no es por usar el estereotipo, pero es real— prácticamente tienes que beberte media botella de vodka con alguien para preparar el terreno. La primera vez que fuimos a Irak, el ambiente en Inglaterra, Francia, Alemania y Australia era turbio. Si buscas una bienvenida abiertamente pro estadounidense, extrañamente tienes que ir a China.

Así que sí, ha ocurrido; no todos los grupos muestran buena disposición con los forasteros. En muchos lugares simplemente no les gustan los desconocidos y es un poco problemático. A veces se requiere alcohol adicional.

Otro lector pregunta si ha habido un lugar que realmente te haya sorprendido.

Colombia siempre es sorprendente. Medellín solía ser el peor lugar de la Tierra; solía ser la capital mundial del asesinato. Si ves las películas y las noticias, Colombia parece un mal lugar. Pero de hecho, mi equipo y yo nunca nos hemos sentido tan bienvenidos en otra parte. Fue sorprendente cómo un lugar puede mejorar cuando se disponen a hacerlo y cuántas cosas maravillosas desconocemos del país. Es realmente un lugar especial.

¿Cuánto tiempo te toma armar un programa? ¿Usualmente cuánto tiempo pasas en un país?

Entre siete y diez días. Hay unos cuantos meses de preproducción, entre siete y diez días de rodaje en el lugar y luego entre cinco y doce semanas de posproducción, edición y guión, que es una parte muy importante del proceso. Pasamos mucho tiempo preparando cada episodio, cada uno se realiza individualmente para que tenga su propia atmósfera.

Amanda Vss Sgl pregunta en Facebook si alguna vez, sin querer, has ofendido a un anfitrión.

Con frecuencia hago el ridículo en Japón. No hay forma de comer ahí sin ofender terriblemente a los japoneses, especialmente cuando se trata de kaiseki en un ryokan tradicional. Cada gesto, cada movimiento es atrozmente incorrecto y cuanto más lo intento, más chistoso es. Pero te hacen muchas concesiones por ser extranjero. Soportan muchas cosas que entre los japoneses se considerarían atroces pero las toleran con humor y risitas de vergüenza. Cada vez que estoy en Japón me siento como un gorila que trae puesto un esmoquin que le queda chico. Sin embargo, es maravilloso e infinitamente fascinante y no me importa si me veo ridículo porque en realidad disfruto el lugar.

¿Qué si alguna vez he ofendido a alguien? En muchas ocasiones he comido alimentos podridos y sucios que sabía que me harían daño con tal de no ofender a alguien. En verdad hago todo lo posible por comer cualquier cosa y ser un buen invitado.

¿Hay alguna cosa que no comerías?

En verdad trato de evitar ponerme en la situación de comer gato o perro; me las he arreglado para evitarlo con gracia. Es una hipocresía de mi parte y un límite muy arbitrario, pero es un límite que he logrado respetar. Preferiría evitar dentro de lo posible hacerle frente a una aleta de tiburón. Preferiría no participar en eso. Pero básicamente, si la alternativa es violar mis más profundos principios sobre lo que es comida y lo que es una mascota u ofenderte, entonces preferiría violar mis principios.

Sam Pham pregunta si hay algún lugar al que no hayas ido y que en verdad quieras visitar.

En realidad me gustaría ir a Irán. Sin embargo, me gustaría que las cosas cambiaran hasta tal punto que me sintiera física y moralmente cómodo con ir. He pospuesto la visita no por razones específicas de seguridad, sino por una sensación de incomodidad generalizada con cualquier nivel de complicidad para hacer volar en pedazos a los soldados estadounidenses. Me inquieta hacer un programa, pero he escuchado cosas maravillosas acerca de la gente y la comida. Sin embargo, honestamente tengo grandes reservas acerca de su gobierno.

Y sin embargo visitaste Myanmar para el primer programa de tu serie. ¿Sientes que las cosas han cambiado lo suficiente allá, viste grandes cambios?

La libertad de expresión es un gran cambio. Están ocurriendo muchas cosas desagradables, de eso no hay duda. No es un gobierno cariñoso, lo menos que se puede decir es que no suscita mucha admiración. Sin embargo, el que la puerta se haya abierto tanto, para mí significa que se ha abierto lo suficiente como para que los forasteros puedan ver Myanmar y que las personas de Myanmar puedan interactuar. Creo que es algo positivo. Siento lo mismo acerca de Cuba. Creo que cuando podamos ver cómo viven los cubanos y en la medida en la que ellos puedan ver cómo vivimos y se unan a la conversación, será algo positivo.

Si eligieras dos ciudades —una en Estados Unidos y otra en el extranjero— para ir a comer, ¿cuáles serían?

Probablemente Tokio sería la ciudad extranjera si tuviera que comer la comida de la ciudad por el resto de mi vida, todos los días. Tendría que ser Tokio, creo que la mayoría de los chefs a los que les hagas esa pregunta te responderían lo mismo. En Estados Unidos puede haber mejores destinos gastronómicos que Nueva Orleans, pero no hay un lugar tan singularmente maravilloso. Así que diría que Nueva Orleans. Los mejores restaurantes están en Nueva York, pero encontrarás algo similar en París, Copenhague o Chicago. Sin embargo, no hay lugar como Nueva Orleans. Es una ciudad que tienes que ver porque no hay forma de explicarla, no se puede describir. No puedes compararla con nada. Así que, por mucho, Nueva Orleans.

Temas:
Secciones: Comida y Cocina • Entrevistas • Noticias • Viajes y Turismo