22 mayo 2013
06:13 PM ET

Brutal ataque con cuchillo de carnicero en Londres sería un acto terrorista

Londres (CNN) — Un hombre que se cree que es un soldado británico fue asesinado por dos hombres armados en un ataque ocurrido en una calle de Londres este miércoles, acto que el gobierno está tratando como a un presunto acto de terrorismo.

Testigos relataron sobre una escena espantosa en la que el hombre fue atropellado por un coche, para después ser mutilado con cuchillos y su cuerpo fue arrojado en medio de una calle en Woolwich, en el sureste de Londres.

Los dos sospechosos del asesinato resultaron heridos en un enfrentamiento con la policía y han sido trasladados a dos hospitales, donde están siendo tratados.

La estación ITN, afiliada de CNN, transmitió un video que muestra a un hombre con las manos ensangrentadas y sosteniendo un cuchillo de carnicero, además de que dice: "juramos por Dios Todopoderoso que nunca dejaremos de luchar contra ti".

El hombre, de piel negra y con acento londinense, continúa: "Las únicas razones por las que matamos a este hombre es porque los musulmanes están muriendo todos los días. Este soldado británico es un ojo por ojo, diente por diente”.

"Lamentamos que las mujeres tengan que ver esto hoy, pero en nuestras tierras las mujeres tienen que ver lo mismo. Ustedes nunca estarán a salvo. Quita a tu gobierno. Ellos no se preocupan por ti".

Esas declaraciones impulsaron el Consejo Musulmán de Gran Bretaña a emitir una declaración de condena del ataque del que dijeron se trataba de "un acto verdaderamente bárbaro que no tiene fundamento en el Islam", así como para instar a los musulmanes y no musulmanes por igual "a unirse en solidaridad para asegurar que las fuerzas del odio no prevalezcan".

En otro video —obtenido por el diario británico The Sun, al parecer grabado en el mismo lugar a la misma hora— muestra al sospechoso con el cuchillo pidiendo disculpas a las mujeres que habían presenciado el ataque,

"Ustedes nunca van a estar a salvo", dijo el hombre, e insiste: "quiten a su gobierno. Ellos no se preocupan por ti. ¿Crees que (el primer ministro) David Cameron va a quedar atrapado en la calle cuando empezamos a detonar nuestras armas?... Deshazte de ellos. Diles que traigan a nuestras tropas de vuelta para que todos podamos vivir en paz".

La víctima se cree que es un soldado en servicio perteneciente en un cuartel cercano, dijo Nick Raynsford, miembro del Parlamento.

El soldado al parecer había estado de guardia en Londres y estaba regresando a las Barracas de la Artillería Real, en Woolwich, cuando fue atacado, dijo Raynsford.

En una declaración desde París, el primer ministro David Cameron dijo que había "indicios" de que la muerte del hombre fue un incidente terrorista.

"Es el delito más atroz", dijo, hablando junto al presidente francés, Francois Hollande, quien prometió solidaridad con Gran Bretaña frente a las amenazas terroristas.

Cameron se negó a confirmar si el hombre muerto era un soldado en servicio, mientras que el ministerio de Defensa británico dijo que estaba investigando para ver si ese es el caso. Pero el primer ministro prometió que Gran Bretaña se mantendrá firme frente a las amenazas a su seguridad.

La secretaria del Interior de Gran Bretaña, Theresa May, encabezó una reunión del comité de emergencia civil del país, conocida como COBRA, este miércoles por la noche, y Cameron, presidirá otra reunión el jueves.

Posteriormente, las autoridades aumentaron la seguridad alrededor de Woolwich y todos los cuarteles militares en Londres, dijo una fuente del gobierno británico.

El secretario de Defensa británico, Philip Hammond, dijo que el asesinato fue un "incidente muy impactante", y que Gran Bretaña tiene la seguridad de sus tropas "muy en serio", según declaró mientras se dirigía a la reunión de COBRA.

El alcalde de Londres, Boris Johnso, dijo en Twitter: "El ataque de esta tarde en Woolwich es un acto imperdonable y repugnante de violencia. Mis pensamientos están con la víctima y su familia”.

El comandante Simón Letchworth dijo a periodistas que los funcionarios locales habían respondido con rapidez cuando se informó de un asalto a las 14:20 horas (local) del miércoles y una unidad de armas de fuego fue llamado a la escena. La policía británica no suele llevar armas de fuego.

Testigos vieron el cruel ataque

Michael Atlee dijo a CNN que él y algunos amigos escucharon disparos y cuando voltearon a ver en la esquina vieron un charco de sangre en la acera y un rastro de sangre que seguía por el camino.

"Simplemente parecía un desastre", dijo Atlee. "Parecía un caos sangriento".

El agresor parecía llevar una camiseta de Help for Heroes, una organización benéfica que ayuda a los veteranos de guerra, dijo.

Un testigo del ataque, que se identificó solo como James, dijo a la emisora LBC 97.3 de Londres que vio a dos hombres de pie junto a la víctima en el suelo.

Al principio pensó que estaban tratando de ayudar al hombre, pero entonces vio que tenían dos cuchillos de carnicero.

"Estaban cortando a este pobre hombre, literalmente", dijo a la emisora de radio, como si estuvieran tratando de remover sus órganos. "Estos dos chicos estaban enloquecidos. Ellos no estaban en sí. Eran animales".

Los hombres parecían querer ser captados por las cámaras, dijo, pues uno de los atacantes se colocó frente a un autobús y pidió a la gente que le tomara fotos como si quisiera estar en la TV.

Lauren Collins le dijo a CNN: "Todavía estoy muy conmovido por lo que he visto. He visto una víctima de un ataque terrible, y he visto el cuerpo de un hombre joven".

Otro testigo, Adrian Green, dijo que el incidente fue "impactante", pero no reflejan la verdadera naturaleza de la zona.

Raynsford dijo que la milicia que se ubica en ese viejo cuartel tenía una estrecha relación con la comunidad local. Woolwich es una zona multicultural, añadió.

Mariano Castillo, Joshua Levs, Atika Shubert, Stephanie Halasz, Kim Chakanetsa y Pierre Meilhan contribuyeron a este reportaje.


Secciones: Gran Bretaña • Mundo