El conductor del tren accidentado en España, acusado de homicidio imprudente
27 julio 2013
08:10 AM ET

El conductor del tren accidentado en España, acusado de homicidio imprudente

Santiago de Compostela, España (CNN) - El conductor de un tren que descarriló en el noroeste de España, matando al menos a 78 personas e hirieron a decenas más, sigue siendo el centro de las investigaciones, y el principal sospechoso de ser culpable del accidente, según fuentes oficiales.

Las investigaciones y preguntas se han centrado en la velocidad a la viajaba que el tren al entrar en una curva cerca de la ciudad de Santiago de Compostela en la noche del miércoles.

El ministro español de Interior, Jorge Fernández Díaz, dijo a la prensa en Santiago de Compostela que hay "indicios racionales" de que el accidente es culpa del conductor.

Presionado sobre qué indicios eran, se negó a dar más detalles.

No está previsto que el conductor comparezca entre el tribunal este sábado, pero la intención es que lo haga lo antes posible.

El conductor, que se encontraba bajo custodia policial en el hospital en el que estaba ingresado desde la tarde del jueves, ha sido ya dado de alta, y está en comisaría imputado por homicidios por imprudencia. Mañana a las 19.40 horas, cuando se cumplen las 72 horas máximas de detención, "será puesto a disposición del juez". Se le imputa un presunto delito de homicidios por imprudencia.

El jefe de la policía regional gallega, Jaime Iglesias, dijo a los reporteros el viernes que el conductor se encontraba bajo custodia de la policía a causa de un posible "crimen".

Ante la pregunta, "¿Qué crimen?" él respondió: "Bueno ... en relación con el accidente, en el marco de su imprudencia, en relación con la causa del accidente".

El accidente en las afueras de Santiago de Compostela, una ciudad popular entre los turistas y peregrinos cristianos, conmocionó a la comunidad gallega y a la nación entera.

Los restos destrozados de los ocho vagones que salieron despedidos a toda velocidad cuando el tren descarrilado han sido retirados de las vías, pero la triste tarea de identificar a los muertos continúa.

Ríos, de la corte suprema regional, dijo a CNN el viernes que 75 víctimas han sido identificadas, de un total de al menos 78 personas muertas.

Al menos 63 de los muertos son españoles, dijo. También entre ellos se encuentra un ciudadano de los EE.UU., Ana-Maria Cordoba de Arlington, Virginia, y un número de personas de Europa y América Latina.

A medida que se identifican la mayoría de los cuerpos están siendo devueltos a sus familias en duelo, según dijo un comunicado del departamento de justicia regional. Se van a realizar pruebas de ADN a algunos de los restos para establecer su identidad.

Al menos cinco ciudadanos estadounidenses resultaron heridos, dijo la portavoz del Departamento de Estado adjunto Marie Harf.

El periódico local La Voz de Galicia dijo que el funeral por las víctimas se celebrará el lunes por la noche en la catedral de Santiago de Compostela.

¿Iba demasiado rápido?
La agencia española de noticias EFE y diario nacional El País citan fuentes de la investigación, cuando afirman que el piloto reconoció, minutos después del accidente, que el tren viajaba cerca de 190 kilómetros por hora (120 mph).

Elena García, portavoz de Renfe, la empresa ferroviaria nacional, no dio a conocer el viernes la velocidad del tren que viajaba en una pista express, donde los trenes pueden alcanzar velocidades de 250 kilómetros por hora. Sí dijo, sin embargo, que el límite de velocidad para la curva donde ocurrió el accidente es de 80 kph.

Rafael Catalá, secretario de Estado para el transporte y la vivienda, dijo a la radio española Cadena SER que "la tragedia parece estar relacionado con el tren iba muy rápido", pero que las razones por las que iba a esa velocidad no se conocen todavía.

El servicio expreso de pasajeros se acercaba al final de un viaje de seis horas desde Madrid a la ciudad de Ferrol en el noroeste de España cuando se produjo el accidente.

Las imágenes de una cámara de seguridad revelan cómo, a medida que el tren se adentra en la curva, sus coches descarrilan y se estrellan de costado en una estructura de soporte de hormigón para un puente.

Las llamas estallaron en uno de los vagones, mientras que otro de los coches se partió en dos en el accidente. Los equipos de rescate y viajeros pasajeros sacaron cuerpos a través de las ventanas rotas y las puertas abiertas.

Maria Vigo, cuya casa está encima de las vías del tren, dijo a CNN cómo oyó un choque, y luego el grito ensordecedor de metal en el hormigón.

"Cuando vi uno de los vagones saltar por el aire supe que algo horrible había sucedido", dijo.

Ella y su marido Suso intentaron ayudar a los heridos, ofreciendo sábanas para envolver alrededor de la herida y cuerdas para transportar a los supervivientes de las vías.

El bombero Miguel Ángel Bello dijo que los primeros cuatro minutos después de que llegó a la escena fueron una desesperada carrera contra el tiempo.

Él y sus compañeros bomberos rompieron ventanas y dieron patadas en las puertas para sacar a los pasajeros atrapados en el interior antes de que los vagones fueron pasto de las llamas.

De entre las ruinas, una niña lo llamó. "Ella estaba bajo escombros, dijo que quería salir y volver a casa, pero murió", dijo.

Superviviente: "Parecíamos muertos vivientes"
Stephen Ward, un joven de 18 años de edad, de Bountiful, Utah, que está en España sirviendo en una misión religiosa mormona, fue uno de los afortunados supervivientes.

Aún herido y con un cuello ortopédico, relató a "New Day" de CNN su terrible experiencia – y el alivio al haber salido con vida y sin lesiones permanentes.

Ward se desmayó con el accidente, y recuperó la conciencia sólo cuando estaba siendo ayudó a salir del tren.

Tardó un par de minutos en comprender que lo que estaba viendo fuera no era un sueño – y que las personas habían muerto. "Ellos estaban ayudando a otras personas – había cuerpos, no gritaban, había humo".

"Los supervivientes parecíamos muertos vivientes", dijo. "Tengo grapas en todo el cuero cabelludo, que estaba cubierto de sangre. La mayor parte ha desapercido, pero todo el mundo estaba cubierto de su propia sangre y de la sangre de los demás. Era horrible por decirlo de forma suave".

Otra víctima, hablando desde una cama de hospital con el brazo en cabestrillo, dijo a CNN Atlas que parecía que el tren iba rápido.

"Pero no sabíamos cuál era la velocidad máxima, por lo que pensamos que era normal", dijo, "Y de repente hubo una curva, las maletas cayeron, y todo fue oscuridad. Y yo golpeé la cabeza un montón de veces y 10 segundos más tarde estaba situada entre los asientos, y tenía las piernas de la gente encima de mí".

Mientras esperaba a que los equipos de rescate le sacaran de los escombros, escuchaba a otros pasajeros gritando.

"Escuché niños gritando .... También he oído dos chicas que gritaban, uno apoyando al otro", dijo.

El descarrilamiento ocurrió la víspera del principal día festivo en Galicia, el día del Apostol Santiago, lo que provoca que muchísima más gente de lo habitual viaje hacia Galicia. Todas las fiestas planeadas en Santiago de Compostela y en toda Galicia fueron cancelados tras el accidente.


Secciones: Accidentes • España • Noticias