22 agosto 2013
04:17 PM ET

“Fui violada por mi abuelo desde los 8 hasta los 14 años, me rebelé y escapé..."

Por Adriana Hauser

(CNN Español) – La edad promedio de los menores que ingresan al mundo de la prostitución en Estados Unidos es entre 13 y 14 años, según indica el Departamento de Justicia de ese país. Y ese fue precisamente el caso de una niña a quien llamaremos “April” por proteger su identidad.

“Fui violada por mi abuelo desde los 8 hasta los 14 años. Me rebelé y escapé a Miami.Conocí a un chica que llamaba Tina y a otra que se llamaba Jacky. Tenía un chulo que se llamaba Leo”, recuerda la joven que hoy en día tiene 18 años. Buscando pertenecer aun grupo de amigos y atraída por joyas y artículos de lujo aceptó prostituirse. “Era más fácil abrir las piernas por cinco minutos que matarse a trabajar todo el día”, agregó.

“April” es una de aproximadamente 300.000 niños que según el Departamento de Justicia corren el riesgo de ser sexualmente explotados en Estados Unidos. Aunque la decisión sea suya, las leyes federales de Estados Unidos consideran que un menor prostituído es víctima de tráfico y este delito no necesariamente incluye el uso de la fuerza, ni el cruce de fronteras.

“April” fue traficada en su propia ciudad en el Sur de la Florida, una región que el gobierno cataloga como la tercera del país con mayor incidencia de tráfico humano.

El sexo a cambio de dinero no fue siempre su decisión. “April” recuerda ir con el que fuera supuestamente su novio a la que supuestamente era su casa. Pero acabó en un lugar extraño, encerrada en un habitación, privada de libertad. Bajo los efectos de las drogas, no recuerda ni cuanto tiempo estuvo allí. “Cada día parecía más largo, porque no había nada en la habitación. "Estás solo teniendo sexo todo el día”.

Dice que logró escapar e intentó enderezar su vida. Pero al poco tiempo el que fuera su proxeneta la encontró y logró controlarla con golpes y amenazas. “Me hacía caminar, o tenía los clientes listos en su auto”, cuenta la joven. El Dpto. de Justicia de EE.UU. calcula que un proxeneta puede llegar a ganar entre $150.000 y $200.000 y suelen tener un promedio de entre 4 y 6 chicas bajo su control.

Cuenta “April” que en una de sus forzadas caminatas se encontró con la policía y fue puesta bajo arresto. “Pensé que me dirían: no deberías estar prostituyéndote a los 17 años. ¿Que está pasando? Pero no. Me encerraron por prostitución”, agregó.

“April” fue una de las primeras beneficiarias de un cambio de leyes en la Florida que entró en vigor en Enero de 2013. “La ley conocida como ‘Safe Harbor Act’ basicamente dice que cualquier menor de 18 años involucrado en la prostitución debe ser tratado como una víctima y no como un criminal”, explica Tony Atanasio, ex policía y ex agente de la DEA, la agencia anti drogas de Estados Unidos.

La joven salió en libertad e interpretó esto como una segunda oportunidad. Ahora –dice orgullosa- trabaja como bedel. Además con su testimonio, intenta ayudar a miembros de las agencias del orden a entender un poco mejor esta pervertida industria.


Secciones: Estados Unidos • Mujer • Proyecto Libertad • Vida