Malala, la chica más valiente del mundo
13 octubre 2013
06:04 PM ET

Malala, la chica más valiente del mundo

La entrevista de Christiane Amanpour con Malala Yousafzai, La chica más valiente del mundo, se transmitirá en CNN el domingo, 13 de octubre a las 19:00 ET, y se volverá a emitir durante el programa habitual de Amanpour de los lunes.

Por Mick Krever , CNN

Cuando Malala Yousafzai despertó del coma al que los talibanes la llevaron, era consciente de muy pocas cosas.

"Sí, Malala, te dispararon", se dijo.

Pensó en sus sueños -tendida en una camilla, en algún lugar lejos de su hogar y de su escuela- y se dio cuenta de que no eran sueños, sino sus recuerdos.

"Las enfermeras y los médicos, todos hablaban en Inglés", recuerda. "Me di cuenta de que ya no estaba en Pakistán".

Malala Yousafzai sólo quería ir a la escuela.

Pero ella vivía en una zona de Pakistán, el Valle de Swat, donde los talibanes habían tomado el poder, e impuesto su dura ideología -la música prohibida, ninguna mujer visible, y por supuesto las niñas no podían ir a la escuela.

Por haber desafiado su voluntad, y por negarse a permanecer en silencio, los talibanes intentaron asesinar a Malala, entonces una niña de 15 años.

Milagrosamente, sobrevivió, y ha continuado su lucha poderosa el defensa del valor y la importancia de la educación, contra el extremismo y en defensa de la igualdad.

Casi un año después del día en que atentaron contra su vida, Malala, y su padre Ziauddin, hablaron con la enrevistadora de la CNN, Christiane Amanpour, en director en la 92nd Street de Nueva York.

Los talibanes, le dijo a Amanpour, "dicen que vamos a luchar por el Islam. ... Así que creo que tenemos que pensar en ellos".

"Y quiero decirles a los talibanes de forma pacífica que la verdadera yihad es la lucha a través de los lápices y las palabras. Esta es mi yihad. Estoy luchando por mis derechos, por los derechos de todas las niñas".

Cuando se despertó tras una semana en coma pidió a su madre y a su padre un pedazo de papel para comunicarse con ellos. Tenía un tubo en la garganta para respirar que le impedía hablar.

"Lo primero que hice fue dar gracias a Dios porque había sobrevivido", le dijo a Amanpour.

"Y la segunda pregunta que era muy importante para mí y que me preocupaba mucho era quién pagaría la atención médica que estaba recibiendo. No teníamos dinero y sabía que mi padre dirigía una escuela, pero los edificios eran de alquiler, la casa estaba en alquiler ... Y pensé que estaría pidiendo préstamos para poder pagar".

Una niña de 15 años de edad una semana después de recibir un disparo en la cabeza por los talibanes, estaba preocupada por cómo pagarían las facturas médicas.

Las circunstancias extraordinarias
Malala tenía diez años cuando los talibanes llegaron al valle de Swat, escribe en sus memorias que acaban de publicarse esta semana, "I Am Malala".

"Moniba y yo habíamos estado leyendo los libros de Crepúsculo y queríamos ser vampiros", escribió . "Nos parecía que los talibanes llegaron por la noche igual que los vampiros".

El Talibán comenzó a transmitir sermones nocturnos de Radio FM. Todo el mundo empezó a llamarlo "mulá FM".

En un principio, sus mensajes eran de orientación en la vida que atrajeron a un público devoto, incluyendo la madre de Malala.

Poco a poco, se hicieron más radicales, instando a la gente a renunciar a sus televisores y a su música.

Entonces Mullah Radio -como lo llamaban- hizo un anuncio que la joven colegiala no podía cumplir.

"Ninguna chica debe ir a la escuela", recuerda que dijeron. "Y si van, que se atengan a las consecuencias..."

Felicitaron a las chicas que dejaron la escuela.

"La señorita Fulana ya no va al colegio y va a ir al cielo", decía.

Y sólo tenía que dar un paseo por mi ciudad natal, Mingora, en el valle de Swat, para ver lo que pasaba cuando te cruzabas con ellos y les desafiabas: mujeres azotadas en la calle, hombres decapitados que yacían en la cuneta...

Pero Malala decidió desafiarles. Ella fue a la escuela de forma normal, y escuchó la música occidental que le gustaba -Justin Bieber y Selena Gomez- .

Cambió su uniforme escolar por ropa normal, para evitar llamar la atención, aunque llevaba una mochila de Harry Potter, como se muestra en el documental de Adam Ellick del New York Times.

En un momento, una cadena de televisión Pashto entrevistó algunos niños de la escuela, incluyendo Malala, sobre la vida en Swat. Poco después ella habló en una cadena ​​nacional, Geo TV.

"Yo no quiero estar en silencio, ¿por qué voy a tener que vivir en esa situación para siempre", dijo, casi gritando al final. "Y fue la mejor idea, porque de lo contrario nos iban a matar, y si nos mataban, al menos había hablado antes".

Un productor de la BBC le pidió a su padre que uno de sus maestros escribiera un blog sobre cómo era vivir bajo el régimen talibán, pero Malala se ofreció a hacerlo ella misma.

"Camino a casa tras la escuela, escuché a un hombre decir 'te voy a matar'", escribió el 3 de enero de 2009. "Apresuré el paso y después de un tiempo volví a mirar si el hombre seguía detrás de mí. Pero, para mi alivio vi que estaba hablando por el móvil y que no me lo había dicho a mí, sino que debía haber estado amenazando a alguien por teléfono".

Niña de papá

Realmente no se puede contar la historia de Malala Yousafzai sin hablar de su padre, Ziauddin.

En la mayoría de las familias paquistaníes cuando nace una niña "a las madres se les da una especie de pésame ya que los niños con mucho más valorados que las niñas", explicó Ziauddin a Amanpour. En su caso no fue así.

"La gente suele preguntarme qué es lo que hice, pero la pregunta debía ser qué es lo que no hice. Eso es importante. La única cosa que no hice, en contra de todos los tabúes y la tradición, fue no cortar las alas a mi hija y dejarle volar".

Es imposible estar con Ziauddin y su hija y no conmoverse por el amor que siente por su hija.

"Ella es la persona más valiosa de mi vida", dijo a Amanpour. "Y no sólo somos padre e hija, somos amigos".

Pero el carácter de Malala, es también fruto del coraje de Ziauddin, más allá de su devoción por ella, que ha alimentado su determinación.

"También recuerdo la época del terrorismo, cuando nadie hablaba, y mi padre se atrevió a hablar, y él levantó su voz", cuenta Malala.

Ziauddin es un maestro de inglés vocacional que dirige la escuela de niña a la que acudía Malala, la Escuela Khushal.

"Si llegaron los talibanes y arruinaron mi escuela qué iba a decir ¿¡No lo condenen!?. Es muy difícil. ¿Cómo no iba a decir nada si estaban matando a mi gente?" dijo Ziauddin de los talibanes. "Creo que es mejor morir que vivir en una situación así", le dijo a Amanpour. "Creo que es mejor vivir un día para hablar del derecho a vivir, que someterte a una vida de cien años de esclavitud".

Incluso cuando aparecía en los medios de comunicación internacionales a Malala le preocupaba más que los talibanes fueran a por su padre que a por ella.

"Estaba preocupado por mi padre, porque yo no esperaba talibanes vinieran a por mí", dijo. "Pensé que se comportarían como seres humanos".

Fue Ziauddin quien animó a Malala a hablar, y le permitió dar entrevistas televisivas, llevar el blog de ​​la BBC, y elevar su perfil internacional.

"¿Y no se siente responsable del ataque que casi acabó con la vida de su hija?", le preguntó Amanpour.

"No", dijo enfáticamente. "Nunca".

El gobierno de Pakistán, dijo, "no podía proteger 400 escuelas en Swat. Deberían estar arrepentidos de no poder proteger a las niñas de ser azotadas. De no poder evitar que se vendan las infraestructuras de Swat y no podían proteger a los hombres para que no sean sacrificados en una plaza. ¿Por qué debo arrepentirme yo?"

El político
Cuando Malala era joven, quería ser médico. Sacaba buenas notas "y no sólo porque mi padre fuera el director de la escuela", dijo entre risas. "En mi comunidad las chicas estudiosas tenían dos salidas, o médicas o maestras", explica Malala. Pero Ziaudin se dio cuenta de que su hija podía ser un prodigio, y la animó a hablar y plantearse dedicarse a la política.

Pronto, le empezó a gustar la idea."Me di cuenta de que convertirse en médico, sólo puedo ayudar a una pequeña comunidad", dijo. "Pero un político puedd ayudar a todo un país", señala la niña.

Y, con un irónico sentido del humor que sorprendió y deleitó a la audiencia añadió que muchos médicos en Pakistán "tienen que tratar a los pacientes que están siendo heridos, que están siendo asesinados. Por eso quiero ir a parar a las personas que están haciendo las matanzas. Así es también como los médicos que ayudan".

Y ella añadió: "Yo quiero ser la primera ministra de Pakistán".

La familia nuclear

Tanta ha sido la atención centrada en Malala y su padre -tan progresista en su causa- que es fácil olvidarse de la madre y los dos hermanos de Malala que han permanecido casi invisibles a los ojos del público.

Su madre, que es devota, ha apoyado su causa, dijo Malala, pero sólo ha mantenido un perfil modesto.

Sólo habla el urdu, la lengua nacional de Pakistán, y creció como analfabeta. Ahora sabe leer y escribir sólo en su lengua materna local.

Malala dijo que su madre solía llevarla al mercado y la regañaba por no cubrirse adecuadamente la cabeza.

"Ella me decía, tápate la cara. Ves, ese hombre te está mirando" le contó la niña a Amanpour. "Yo le decía, ¡mamá, yo también les estoy mirando a ellos!".

El fatídico día
El 9 de octubre de 2012, Malala iba sentada en el banquillo blanco de su Toyota Townace volviendo a casa desde la escuela. Acababa de hacer un examen y estaba feliz charlando con sus amigos.

Dos hombres estaban parados en el medio de la carretera, bloqueando el camino de la furgoneta. Empezaron a hablar con el conductor.

"Otro muchacho llegó al fondo de la furgoneta donde estábamos nosotros. Me preguntó: '¿Quién es Malala?'. Nadie le respondió porque estábamos pensando en nuestro examen y hablando de las notas que íbamos a sacar. Así que se puso furioso", recuerda Malala.

"Me preguntó otra vez: '¿Quién es Malala?' Y ni siquiera me dio tiempo a responder. En cuestión de segundos disparó tres balas. Una bala me dio en el lado izquierdo de la frente", dijo. "Mis otras dos amigos fueron asesinados... Eso fue muy triste para mí, porque me sentía culpable por el ataque, iban a por mí, no a por ellas. Así que fue muy triste cuando me enteré".

La siguiente vez que vio la luz del día, estaba a miles de kilómetros de distancia, en un hospital británico.

El mundo conoce a Malala

"Yo no sabía que el mundo entero estaba rezando por mí, y siguen orando por mí" Malala dijo Amanpour. " No sólo el pueblo de Pakistán, no sólo los musulmanes, no sólo los pastunes, sino todo el mundo rezó por mí".

Incluso celebridades como Madonna o Angelina Jolie o los líderes Gordon Brown y la reina Isabel II me han ofrecido su apoyo.

La reina, de hecho, ha extendido una invitación a Malala y su padre para una visita real.

"Cuando la gente escribe en Twitter , apoyamos Malala , no significa sólo " no son más que apoyando Malala , la persona, dijo. "Ellos también están apoyando mi causa . Esto significa que todo el mundo está tomando parte en favor de la educación de las niñas, a la educación de todos los niños".

"En Swat, antes de que llegara el terror talibán, íbamos a la escuela como cualquier niño, con una bolsa pesada y deberes por hacer todos los días para intentar sacar buenas notas", recordó Malala.

"Pero los terroristas tienen miedo de la educación. Tienen miedo del poder de la educación". Ese poder la ha sostenido a través de su vida en condiciones increíblemente duras a través de un intento de asesinato, a través del mundo extraño de giras de su libro y reporteros gritando y flashes de las cámaras.

"Cometieron un error, el error más grande. Ellos me aseguraron, y ellos me dijeron, con su ataque, que hasta la muerte me está apoyando, que hasta la muerte no me quiere con ella". Y añade: "Me pueden matar, pero solo pueden matar a Malala, ya no pueden acabar con mi causa, la causa de la educación, de la paz, y mi causa de los derechos humanos Y la igualdad seguiráN sobreviviendo. No pueden matar a mi causa".

Y Concluye: "Sólo pueden disparar a un cuerpo, pero no puede disparar a mis sueños".

Temas:
Secciones: Christiane Amanpour • Estados Unidos • Mundo • Noticias • Pakistán • Religión • Terrorismo • Vida