(CNN) — Tal vez tu cabeza no tarde 10 años en sucumbir ante la calvicie, pero para entonces los científicos ya podrían hacer posible restaurar el cabello con las propias células de una persona.

Los autores del estudio publicado este lunes en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences demostraron su técnica en las espaldas de los ratones, pero confirmaron genéticamente que los cabellos producidos son humanos.

“Todo fue hecho en células humanas, tanto las de los donadores como las de los beneficiarios. (...) Tener un análisis en el que todo sea humano en realidad es algo grande", dijo una de las autoras del estudio, Angela Christiano, profesora de dermatología de la Universidad de Columbia. Explicó que en la mayoría de los estudios previos se había trabajado con híbridos, es decir, cabellos que son en parte de roedores y en parte de humanos.

¿Quién se beneficia?

La cirugía de trasplante de cabello normalmente involucra trasladar cabellos de la parte trasera de la cabeza al frente. Esto es particularmente difícil en las mujeres porque usualmente no tienen suficiente cabello en la parte trasera de la cabeza para el procedimiento, dijo Christiano. La técnica tampoco se realiza en hombres con principios de calvicie, porque todavía no terminan de definirse sus 'entradas'.

A diferencia de las técnicas tradicionales de trasplante de cabello, este método podría hacer crecer nuevos folículos pilosos en pacientes con pérdida de cabello al utilizar las propias células de la persona. No ha sido probado todavía en la cabeza de una persona, pero se logró exitosamente la generación de folículos pilosos humanos en las espaldas de los ratones.

Las personas que tienen pérdida de cabello y tienen un número limitado de folículos pilosos también podrían beneficiarse, dijo Christiano. Eso incluye a personas con pérdida de cabello que ocurre debido a quemaduras, alopecia que deja cicatrices o pérdida de cabello femenina.

Esta es una primera investigación, pero Christiano prevé que los ensayos clínicos en humanos podrían comenzar dentro de tres a cinco años.

Christiano dijo que el costo del tratamiento para el paciente final sería difícil de estimar. Sin embargo, actualmente, el trasplante de cabello está en el rango de los 8,000 y 12,000 dólares (103,975-155,963 pesos), dijo.

Cómo funciona

Hay células madre especializadas en la base del folículo piloso llamada papila dérmica. Los científicos mostraron en estudios previos que las células intactas de la papila dérmica pueden generar folículos pilosos debajo de la piel lampiña. Sin embargo, no han podido, cultivarlas y programarlas para expandir el número de células.

“Puedes hacer crecer millones, pero no cambia mucho el resultado porque no pueden instruir a la piel que recubre que haga crecer cabello”, dijo Christiano.

El reto en este campo de investigación es encontrar una forma de alentar a esas células a recordar que vienen de un folículo piloso, y recuperar las señales que inducen el crecimiento del cabello.

Christiano y sus colegas colocaron células de la papila dérmica en gotas en una placa de Petri. El resultado fueron esferas diminutas tridimensionales, cada una con aproximadamente 3,000 células.

Los investigadores después tomaron estas esferas y las implantaron entre la epidermis y dermis de la piel humana para ver si las esferas de células madre podían reprogramar la epidermis.

Finalmente, injertaron la piel humana con las esferas implantadas en las espaldas de los ratones.

Esta técnica funcionó en cinco de siete intentos, cada uno representaba las células de la piel de una persona diferente, con nuevos folículos pilosos formándose después de seis semanas. Estos nuevos folículos pilosos genéticamente correspondían a las personas de las que provenían, al mostrar que eran cabellos humanos y no de roedores.

Desafíos futuros

Todavía hay otras cuestiones clave que hay que resolver aquí como: ¿los nuevos cabellos tienen un ciclo? En otras palabras, ¿si arrancas el pelo nuevo, vuelve a crecer?

También, no está claro cómo ocurre la pigmentación del cabello; la mayoría del cabello cultivado en este experimento era blanco. “Si alguien tuviera una cabeza llena de cabello café, y utilizáramos esto para hacer crecer cabello nuevo, no querríamos que todo el mechón fuera blanco”, explicó Christiano.

Los investigadores también tendrán que asegurarse de que el cabello crezca en un ángulo de 30 grados como el cabello humano normal.