(CNN Español) - El gobierno de España movió ficha en el conflicto sobre la ampliación del Canal de Panamá.

Tras los reclamos del presidente Ricardo Martinelli, Madrid enviará a la ministra de Fomento, Ana Pastor, para mediar en la disputa abierta con el consorcio de constructoras encargadas de las obras, liderado por la española Sacyr.

Si estás viendo la nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Así lo anunció Martinelli tras reunirse con el embajador de España en Panamá.

"Esto no es un problema diplomático, esto es un problema comercial entre empresas de los tres países", dijo Martinelli.

Para el mandatario, la reunión fue muy amistosa y demuestra que los gobiernos de Panamá y España, además del de Italia —de donde es otra de las constructoras que integran el consorcio– están listos para trabajar juntos para que la ampliación del Canal se culmine con éxito.

El consorcio empresarial anunció el miércoles que suspenderá las obras al encontrar sobrecostos de 1.600 millones de dólares, un importe que reclaman a las autoridades panameñas.

Martinelli calificó esos sobrecostos de "cuentitos", pero la española Sacyr insistió a través de un portavoz que son cifras "muy justificadas" debido a los numerosos problemas que han aparecido en el proyecto.