Por Faith Karimi

(CNN) - El aumento de la violencia en la República Centroafricana representa una amenaza para los niños, con al menos dos decapitados y miles reclutados como soldados, indicó la Organización de las Naciones Unidas.

La ONU dice que confirmó la muerte de 16 niños desde que la violencia estalló en la capital de Bangui el 5 de diciembre. Docenas de otros niños han resultado heridos.

"Estamos siendo testigos de niveles de violencia sin precedentes en contra de los niños. Más y más niños están siendo reclutados en grupos armados, y también están siendo el blanco directo de atroces ataques por venganza", indicó Souleymane Diabate, un representante de UNICEF en la nación.

El número de niños soldados se duplica

El año pasado, la ONU dijo que el número de niños soldados en la nación se ha duplicado a 6.000 con el aumento de la violencia.

"Los ataques dirigidos contra los niños son una violación a las leyes internacionales humanitarias y de derechos humanos y deben detenerse inmediatamente. "Ahora son necesarias acciones concretas para prevenir la violencia en contra de los niños", dijo Diabate.

En la capital, 370.000 personas -más o menos la mitad de la población- han sido desplazadas, dijo la ONU.

Más de 935.000 personas han sido desplazados internamente a escala nacional, afirmó la agencia de refugiados de la ONU el viernes.

Caos, violencia

La nación se sumió en el caos después de que una coalición de rebeldes denominada Seleka derrocara al presidente Francois Bozize en marzo; éste fue el último de una serie de golpes desde que la nación se independizó.

Lo acusaron de incumplir un acuerdo de paz y exigieron que renunciara. Meses antes de su destitución, ambas partes habían negociado un acuerdo para formar un gobierno de unidad encabezado por el Presidente.

Pero ese acuerdo fracasó a medida que la coalición rebelde se abrió camino desde el norte hacia la capital de Bangui, tomando las ciudades a lo largo del camino.

Los rebeldes se infiltraron en la capital en marzo, lo que hizo que Bozize huyera a Camerún.

Temores de genocidio

Desde entonces, la agitación política causó estragos y la violencia se convirtió en el orden del día. Seleka es una coalición predominantemente musulmana, y para refutar los ataques, los grupos cristianos vigilante se defendieron. El país se sumió en la anarquía, y las Naciones Unidas ha advertido que podría darse un genocidio.

Las agencias de asistencia han advertido que existe una crisis humanitaria a medida que violaciones, asesinatos y otros horrores crecen en la nación. Un número desconocido de personas han sido asesinadas en las zonas rurales remotas en las que el acceso es muy arriesgado. Otros han huido a los bosques.

El jueves, la agencia de asistencia Médicos Sin Fronteras dijo que reducirá las actividades médicas en el aeropuerto de la capital debido a la inseguridad.