31 enero 2014
04:51 PM ET

¿Una reforma inmigratoria sin ciudadanía?

Por Jake Tapper y Chelsea J. Carter

WAUKESHA, Wisconsin (CNN) — El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró que puede trabajar con los republicanos en el tema de inmigración y el camino hacia la ciudadanía para millones de indocumentados, una piedra angular para los demócratas.

En una entrevista exclusiva que se transmitió este viernes con Jake Tapper, de CNN, Obama dijo que el mayor punto de fricción entre los demócratas y los republicanos probablemente será si se podrá o no dar una ruta hacia la ciudadanía a los 11 millones de inmigrantes indocumentados en el país.

Obama se rehusó a decir si vetaría una ley que no contuviera tal provisión; es probable que los republicanos de la Cámara de Representantes no aprueben una reforma que incluya un camino hacia la ciudadanía.

“No voy a prejuzgar lo que llegará a mi escritorio”, dijo

El jueves, los republicanos en la Cámara presentaron un documento de una cuartilla en el que delinearon lo que consideraron los estándares para la reforma inmigratoria, que significa otorgar un estatus legal, pero no la ciudadanía.

“Creo que el principio de que no queremos dos clases de personas en Estados Unidos es el principio en el que mucha gente está de acuerdo, no solo yo o los demócratas. Pero estoy alentado por lo que el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, manifestó”, dijo Obama.

“Creo genuinamente que el representante Boehner y un número de republicanos en la Cámara, legisladores como Paul Ryan, realmente quieren aprobar una reforma inmigratoria. Y hay que tener en mente que una ley del Senado y la legislación que he apoyado ya conlleva un proceso muy largo para obtener la ciudadanía. Uno tendrá que pagar multas. Uno tendrá que aprender inglés. Uno tendra que pagar impuestos. Y tendrás que volver al final de la fila. Y al final de eso, uno podría obtener la ciudadanía”.

El Senado aprobó en junio una propuesta de reforma inmigratoria, incluido un camino a la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes indocumentados que ya están en Estados Unidos. Sin embargo, la legislación se ha encontrado con la firme resistencia de los conservadores de la Cámara de Representantes.

Jake Tapper reportó desde Waukesha, Wisconsin; y Chelsea J. Carter escribió desde Atlanta.