(CNNMéxico) - Caracas vivió este sábado otra jornada de manifestaciones: por un lado universitarios opuestos al gobierno y por simpatizantes del oficialismo que marcharon por diferentes puntos de la capital venezolana.


Vestidos de blanco en su mayoría y muchos enarbolando la bandera de Venezuela, unos 3.000 opositores, en su mayoría estudiantes, convergieron en Las Mercedes, una zona comercial del este de Caracas, desbordando una plaza y las avenidas aledañas.

Los oficialistas se congregaron en el centro de Caracas, donde el presidente Nicolás Maduro llamó a Leopoldo López, líder del partido opositor Voluntad Popular y uno de los principales promotores de la manifestación estudiantil del pasado miércoles, a que se entregue.

"Un tribunal ordenó su detención el mismo 12 de febrero y las fuerzas del seguridad del Estado lo están buscando. ¡Entrégate cobarde, el pueblo quiere justicia, cobarde", dijo Maduro en un discurso ante miles de sus seguidores en el centro de Caracas.

López es buscado por la justicia desde entonces, señalado como responsable de hechos de violencia que se registraron tras las manifestaciones. El saldo fue de tres muertos, más de 60 heridos y un centenar de detenidos.

"No acepto grupos violentos"

Maduro también afirmó que no aceptará "grupos violentos" en el campo del chavismo y pidió que quien quiera combatir con armas se vaya de ese movimiento.

"No acepto grupos violentos en el campo del chavismo y la revolución; quien quiera tener armas para combatir con armas, que se vaya del chavismo; así lo digo y lo digo con cuatro pares de voluntades que sí tenemos porque nosotros no somos cobardes", gritó Maduro.

Maduro convocó a una concentración por la paz este sábado tras los hechos violentos del miércoles en varias ciudades del país.

En la noche del viernes se registraron nuevos enfrentamientos entre efectivos de los cuerpos de seguridad y manifestantes opositores. El centro de los disturbios fue la plaza Altamira, en Chacao, al este de Caracas.

La Guardia Nacional lanzó gases y chorros de agua para disolver la manifestación.

Estados Unidos, "preocupado"

Mientras, el secretario de Estado John Kerry dijo que Estados Unidos está "profundamente preocupado" por las "crecientes tensiones y violencia" en Venezuela.

Kerry instó al gobierno de Maduro a alentar un diálogo político y "dejar en libertad a los manifestantes detenidos" y llamó a todas las partes a mantener la calma.

Capriles pide manifestarse sin violencia

El excandidato presidencial Henrique Capriles pidió a los estudiantes protestar pacíficamente, sin olvidarse de los “grandes problemas” que hay en el país.

Los estudiantes que protestan contra Maduro exigen la liberación de los detenidos, el cese de la represión policial y mejora en las condiciones de seguridad y de vida en Venezuela, que registra una inflación de 56,3% y una aguda escasez de productos y alimentos básicos

"Acompañemos a los estudiantes pacíficamente en su lucha, pero también ayudemos a los enfermos que no tienen medicinas, a los que sufren", pidió Capriles.

La oposición venezolana informó este sábado sobre la liberación de 112 personas que fueron detenidas a raíz de las marchas del miércoles, y destacó que aún quedan 47 jóvenes detenidos de varios estados del país, la mayoría de ellos estudiantes universitarios.

"A esta hora tenemos liberados 112, quedan 47 detenidos y estamos pasando revista a ver si hubo presos en las protestas de ayer (viernes)", indicó la dirigente opositora Delsa Solórzano.

En respuesta a las manifestaciones, Maduro presentó este viernes un Plan de Pacificación para combatir la inseguridad en Venezuela e invitó a participar en él a los gobernadores de oposición, incluido Capriles.

El plan incluye una redistribución de patrullajes y un aumento de la policía con elementos con capacitación universitaria. También contempla un Plan Desarme y la desmovilización de las bandas violentas y criminales.

(Con información de las agencias AFP y EFE)