(CNN Español) - Costa Rica se prepara para el cambio de gobierno. Este jueves, ante 22.000 espectadores en el Estadio Nacional, el presidente electo Luis Guillermo Solís asumirá funciones con la promesa de luchar contra la corrupción y mejorar la infraestructura vial, dos tareas que el nuevo mandatario ha señalado como prioritarias.

En entrevista con Patricia Janiot, Solís dijo que su objetivo es reducir los niveles de pobreza.

Solís, luego de un encuentro con la presidenta saliente, Laura Chinchilla, para coordinar el cambio, sumó a la lista de prioridades tareas que la misma mandataria señaló como pendientes: el déficit fiscal y la reforma del Estado.

"No quiero un gran paquete fiscal; quiero buscar un sistema tributario más progresivo", dijo Solís en Panorama Mundial. "Mi obligación como presidente es recoger mejor los impuestos que ya existen".

Las relaciones con Nicaragua destacan en política exterior. En ese tema, el presidente electo dijo que seguirá el camino trazado por la presidenta Chinchilla.

"Fue acertada la decisión de llevar a sede judicial los diferendos con ese país, tanto la invasión de territorio costarricense por Nicaragua en Isla Portillos como la aspiración de Costa Rica de garantizar su mar territorial.  Me parece correcta la necesidad de construcción de la carretera 1856".

Pero según Solís, no hay "causal de divorcio" entre Costa Rica y Nicaragua. "Haré todo lo posible para mejorar las relaciones con Nicaragua".

Las relaciones entre Costa Rica y Nicaragua se mantienen frías desde el 2010  cuando Costa Rica denunció a Nicaragua ante la Corte Internacional de la Haya por la invasión a Isla Calero, un territorio limítrofe que Nicaragua sostiene que es suyo. Dos denuncias más una de Nicaragua y otra de Costa Rica  ante la misma instancia se unieron a ese primer incidente.

A inicios de semana el presidente electo terminó de anunciar su gabinete, más de 80 delegaciones asistirán al traspaso de poderes. El nuevo mandatario gobernará durante los próximos cuatro años.

Solís señaló que su obligación es "darle a los costarricenses la seguridad de que el cambio es de verdad".

"Algo estaré haciendo bien cuando unos me llaman comunista y otros neoliberal", concluyó.

Con información de Djenane Villanueva desde San José.