El cáncer de páncreas será el segundo más mortal de aquí al 2030

Por Jacque Wilson

(CNN) — Para el 2030, los principales cánceres mortales en los Estados Unidos serán el de pulmón, páncreas e hígado, según un nuevo informe publicado el lunes en el diario de la Asociación Americana de Investigación del Cáncer.

En general, el cáncer de pulmón ya es el principal cáncer mortal, pero los cánceres pancreático y de hígado podrían sobrepasar los cánceres comúnmente considerados como la segunda y tercera causa de muerte, dicen los investigadores. En este momento, el segundo más peligroso es el cáncer de mama para las mujeres y el cáncer de próstata para los hombres, y el tercero es el cáncer colorrectal, tanto en el caso de los hombres como en las mujeres.

Los investigadores han estudiado las tendencias en la incidencia del cáncer y las tasas de mortalidad entre el 2006 y 2010 y han usado esa información, combinada con los cambios demográficos esperados de Estados Unidos, para predecir los valores para el 2030.

En general, la tasa de mortalidad relacionada con el cáncer ha ido decreciendo, dicen los investigadores, como resultado del mejoramiento de los chequeos y opciones de tratamientos. Aún cuando se tiene proyectado que las muertes por cáncer de mama, próstata y colon se reduzcan, se considera que las muertes causadas por cáncer de hígado, páncreas y leucemia aumentarán.

De hecho, los canceres de hígado y páncreas superarán a los de mama y próstata, convirtiéndose en la segunda y tercera causas de muerte relacionadas con el cáncer, según indican los investigadores.

"Hemos podido cambiar el curso en otros tipos de cáncer, al invertir en la investigación", dijo el autor principal Lynn Matrisian, vicepresidente de asuntos científicos y médicos de la Red de Acción contra el Cáncer de Páncreas, que financió el estudio. "Esperamos que con un mayor esfuerzo... podamos impactar y modificar esas proyecciones".

La tasa de cáncer pancreático se ha ido incrementando lentamente en los últimos 15 años, dice el Dr. Otis Brawley, director médico de la Sociedad Americana contra el Cáncer. Parte de ese aumento puede ser atribuido al incremento de la obesidad y la diabetes.

"Muchos estadounidenses no tienen consciencia que la combinación de la obesidad, una ingesta alta en calorías y la falta de actividad física es la segunda causa de cáncer en los Estados Unidos". "Está relacionada con al menos 12 tipos de cáncer, de los cuales estos son dos. Este es un problema de los estadounidenses... el aumento del cáncer pancreático no es tan grave en Europa, donde la obesidad es menos problemática".

En general, se espera que el número de casos de cáncer se incremente en los próximos 16 años, debido al rápido envejecimiento de la población. En el 2010, Estados Unidos tuvo alrededor de 1,5 millones de casos de cáncer; para el 2030, los investigadores suponen que ese número alcanzará los 2,1 millones.

"Estamos viviendo más tiempo en Estados Unidos, así que el número de personas mayores de 65 años será mucho mayor", dijo Matrisian. "Y esto es, por supuesto, uno de los mayores factores de riesgo para el cáncer: la edad".

En la actualidad, los cánceres de pulmón, mama, próstata y colorrectal son los más comunes en Estados Unidos. Conocidos como los "cuatro grandes", estos tipos de cáncer son los que tiene la mayor tasa de incidencia y los que reciben el mayor financiamiento para investigación del Instituto Nacional del Cáncer.

Es poco probable que esto cambie para el 2030, dicen los investigadores, a excepción del cáncer colorrectal, el cual se espera sea superado por el número total de casos de los cáncer de tiroides, melanoma y uterino.

"La disminución del cáncer colorrectal, dejando de ser una de las cuatro principales incidencias de cáncer y una de las dos principales causas de muerte, parece ser principalmente el resultado de los avances en la detección del cáncer colorrectal", según el informe escrito por los autores.

El aumento drástico de los casos de tiroides no es una nueva epidemia, dicen, sino simplemente un aumento del número de casos diagnosticados. Y mientras que el 98% de personas con cáncer de tiroides tiene una tasa de sobrevivencia de cinco años, solo el 6% de los pacientes con cáncer pancreático viven cinco años después del diagnóstico.

El cáncer de páncreas es difícil de explorar con las recientes tecnologías de imágenes, dice Matrisian, debido a su ubicación en el cuerpo. Y los tumores pancreáticos a menudo están rodeados por tejidos densos que hacen que los medicamentos se vuelvan inútiles. La cirugía es el único tratamiento conocido para curar el cáncer de páncreas, pero menos del 20% de los casos son operables, indica el informe.

"Si queremos cambiar la tasa de mortalidad de estas enfermedades, es necesario invertir más en la comprensión de las mismas e identificar estrategias de detección temprana", indica el informe.