Por Sophia Saifi y Ralph Ellis

ISLAMABAD (CNN) — El esposo de Farzana Parveen, una mujer pakistaní que fue apedreada a muerte por negarse a un matrimonio arreglado con otro hombre, le dijo a CNN que la familia de ella demandaba 100.000 rupias para que la pareja siguiera con vida.

Además, le dijo a CNN que mató a su primera esposa para poderse casarse con Parveen.

Farzana Parveen, que tenía tres meses de embarazo, fue golpeada con ladrillos hasta que murió este martes en la ciudad de Lahore por un grupo de 20 personas, entre los que estaban sus hermanos, su padre y un primo, informó la policía.

Mohammed Iqbal, señaló en entrevista con CNN, que Parveen y él tenían planeado casarse el año pasado, con la aprobación de su familia. Él era viudo y vecino de la familia. Como parte del arreglo, Iqbal señaló que dio al padre de Parveen 80.000 rupias y joyería de oro.

Sin embargo, en diciembre pasado la madre de Parveen murió y su padre y hermanos cambiaron de idea sobre su matrimonio, dijo Iqbal. La familia decidió que Parveen, de 25 años y quien es originaria de una villa de Punjab, Pakistán, debería casarse con un primo, informó la policía. Por ello, Iqbal y Parveen se fugaron y casaron el 7 de enero.

“Éramos felices”, señaló Iqbal. “Ella nos amaba”, agregó Aurengzeb, el hijastro de Parveen. “Siempre hacía el más delicioso estofado para nosotros”.

El matrimonio enfureció a la familia de Parveen, señaló Iqbal, quienes les exigieron que les pagaran 100.000 rupias para dejarlos con vida. Iqbal, un granjero de la villa de Jurranwala, Punjab, dijo que no tenía el dinero.

La familia denunció el matrimonio de Parveen e Iqbal ante la corte, acusándolo de secuestro. Pero el martes interceptaron a la joven cuando se dirigía a la oficina de su abogado en Lahore, donde declararía que se había casado por su propia voluntad.

La policía informó que arrestó al padre de Parveen, a quien identificó como Azeem, y quien admitió el asesinato y que no expresó arrepentimiento. Umar Cheema, oficial de la policía, informó a CNN que ya realizan redadas en áreas cercanas a la villa para encontrar al resto de los participantes.

El primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, pidió al gobierno de la provincia de Punjab enviar un reporte sobre el incidente.

Iqbal señaló que nadie ayudó cuando la mujer fue atacada, la gente solo se detuvo y miró.

De acuerdo con un reporte publicado en abril por la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán, 869 mujeres en el país fueron víctimas el año pasado de “crímenes de honor”, donde supuestamente las acciones de las mujeres llevan “vergüenza” a su familia.

La mayoría de los crímenes de honor ocurren en áreas rurales, pero el ataque del martes fue inusual porque ocurrió en un área pública de una gran ciudad.

Mató a su anterior esposa

Las autoridades dicen que la primera esposa de Mohammad Iqbal murió hace seis años.

"Quise enviar una propuesta a Farzana, así que maté a mi esposa", dijo Iqbal el jueves.

Zulfiqar Hameed, inspector general de distrito de la policía de Punjab, dijo que el hijo de Iqbal del primer matrimonio alertó a la policía del asesinato hace seis años.

Iqbal fue arrestado pero luego liberado bajo fianza porque su hijo lo perdonó, dijo Hameed.

El hijo, Aurengzeb, quien tiene alrededor de 20 años, confirmó las declaraciones de su padre a CNN. Dijo que el hombre estuvo un año en prisión.