Bergdahl sufrió abusos físicos y psíquicos durante su cautiverio

(CNN) - El sargento del Ejército Bowe Bergdahl sufrió abusos físicos y psíquicos durante sus cinco años en manos de los talibanes y sufre de un trauma psicológico, según dijo un alto funcionario de EE.UU. a CNN el viernes.

La información reforzó el argumento de la Casa Blanca dado por el presidente Barack Obama que decía que tenían que actuar con rapidez para lograr la liberación de Bergdahl en un intercambio de 31 de mayo por cinco talibanes que permanecían detenidos en Guantánamo Bay.

De acuerdo con el funcionario, que habló a condición de no ser identificado, Bergdahl trató de escapar en un punto pero se quedó atrapado, y sus captores luego lo confinaron en pequeño recinto descrito como una jaula o caja.

El soldado permanece en un hospital militar estadounidense en Alemania, donde fue llevado después de su entrega, cerca de la frontera entre Afganistán y Pakistán. Según los médicos, el viernes estaba en condición estable y siguió mejorando, pero no estaba listo para viajar de regreso a los Estados Unidos.

"No hay una línea de tiempo estipulado para el proceso de recuperación del sargento Bergdahl", dijo un comunicado del Centro Médico Regional Landstuhl. "La duración dependerá de su ritmo de sanación y reintegración".

Cuando esté listo, Bergdahl volará al Complejo Médico Militar en San Antonio, Texas, donde él podría reunirse con sus padres por primera vez. Bergdahl todavía no ha hablado con ellos tras su liberación.

Según funcionarios militares familiarizados con el proceso de reinserción de los cautivos de larga duración, la primera reunión con los familiares a menudo puede ser el momento más abrumador de la transición completa a la libertad.

La visita inicial de la familia sólo dura minutos, debido a la intensidad y sobrecarga emocional para el ex cautivo, dijeron los funcionarios.

El gobierno de Obama y el Pentágono pidieron en los medios de comunicación estadounidenses que no prejuzgaran a Bergdahl cuestionando el canje secreto.

La consejera de Seguridad Nacional, Susan Rice, dijo a CNN en una entrevista que Bergdahl estaba condenado antes de tiempo después de que miembros de su unidad en Afganistán dijeron que él desertó.

Tanto Rice como el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby dijeron que sólo Bergdahl sabe toda la verdad de lo que pasó y por qué.

"Se trata de un joven cuyas circunstancias todavía vamos a descubrir", dijo a CNN en una entrevista. "Él es, como todos los estadounidenses, inocente mientras no se pruebe lo contrario. Ahora está siendo juzgado en el tribunal de la opinión pública después de haber pasado por cinco años de cautiverio enormemente traumáticos".

Si los militares concluyen que Bergdahl desertó, se enfrentará a las consecuencias, dijo.

"Pero mientras tanto, recordemos que es un joven que se ofreció como voluntario para servir a su país. Fue llevado como prisionero de guerra. Él sufrió en cautiverio", continuó Rice. "Ahora está tratando de iniciar el proceso de recuperación. Vamos a dejar que eso suceda. Y entonces vamos a conocer los hechos, incluyendo su versión de los hechos, y entonces podremos hacer un juicio."

La investigación inicial
Una investigación de lo ocurrido realizada por el ejército en 2009 después de la desaparición de Bergdahl concluyó que dejó su puesto de manera deliberada y por su propia voluntad, según un funcionario militar de EE.UU.

Pero no ha habido ninguna constatación definitiva de que Bergdahl desertara, porque eso requeriría conocer su intención – algo que los oficiales del Ejército no podía hacer sin hablar con él.

Kirby dijo a "New Day", de CNN, que el Ejército va a hacer una "revisión completa" de lo sucedido una vez Bergdahl está dispuesto a participar.

"Ellos van a analizar su situación una vez más, las circunstancias de su desaparición", dijo Kirby. Sin embargo, eso tomará tiempo, Kirby advirtió. "El proceso sólo se realizará cuando él y sus médicos estén dispuestos a participar. No creo que le haga un favor a nadie especular con lo ocurrido o criticarle cuando él ni siquiera ha tenido la oportunidad de contar su propia versión de los hechos".

En Washington, los republicanos criticaron que a cambio de Bergdahl se ha liberado a terroristas capaces de atacar a las tropas y a los intereses de Estados Unidos. Además, los legisladores de ambos partidos acusan al gobierno de Obama de violar la Ley de Autorización de Defensa Nacional, al no dar aviso previo de 30 días de la transferencia de los detenidos de Guantánamo.

Los funcionarios del gobierno han dado varias razones para la falta de notificación – la necesidad de actuar con rapidez, debido a la mala salud de Bergdahl y la amenaza global para su seguridad.

En una reunión informativa clasificada esta semana se defendió la decisión de no notificar al Congreso el acuerdo, ya que los funcionarios dejaron claro que la vida de Bergdahl estaba en peligro si permanecía en cautiverio y si la noticia del intercambio salía a la luz pública.

Las cinco figuras talibanes fueron entregadas en Qatar, donde el gobierno dice que se quedarán por lo menos durante un año y serán supervisadas.

Algunos soldados que participan en operaciones de encontrar Bergdahl han dicho por lo menos seis soldados murieron en busca de él. Pero un funcionario de EE.UU. dijo a CNN que los funcionarios del Pentágono y del Ejército han mirado a las reclamaciones de los soldados, y "en este momento no hay evidencia para apoyar eso."

Intentos de fuga
Un funcionario de EE.UU. dijo que Bergdahl trató de huir dos veces, pero la única manera de saber con seguridad lo ocurrido sería hablarlo con él.

Según una fuente de los talibanes, los captores de Bergdahl relajaron su vigilancia en 2011, y Bergdahl aprovechó la oportunidad para huir, informó la reportera de CNN Jake Tapper.

Bergdahl sobrevivió por su cuenta tres días, de acuerdo a una cuenta en The Daily Beast. Entonces los talibanes lo encontraron escondido en una zanja que había cavado con sus propias manos.

"Él luchó como un boxeador", dijo la fuente talibán de Bergdahl, quien fue reducido y arrastrado con grilletes.

De acuerdo con la investigación del ejército, Bergdahl se había extraviado o desaparició – durante una formación básica en Irwin, California, cuando él se rezagó para ver la puesta de sol, y de nuevo después de llegar a Afganistán, cuando sus compañeros soldados contaron que se fue a dar un paseo fuera del perímetro cableado de su puesto de avanzada.

Cuando el soldado fue recuperado por las fuerzas estadounidenses estaba en un precario estado de salud.

"Apenas podía hablar. Él no podía enfocar sus ojos", dijo King. Otros senadores que vieron el video en el informe clasificado del miércoles, como el republicano Tom Coburn, de Oklahoma, que es médico, dijeron Bergdahl parecía drogado, no está enfermo.

Las acusaciones de deserción siguen cerniéndose sobre Bergdahl mientras se recupera. Él está conversando en Inglés y se ha convertido en más comprometidos en el tratamiento, dijo un portavoz del Pentágono.

El ex sargento del Ejército, Justin Gerleve, el ex jefe de la escuadra de Bergdahl, dijo a la CNN que él cree que Bergdahl es por lo menos responsable de la muerte de los soldados que fueron a buscarlo.

"Si él no nos hubiera abandonado, estos soldados podrían haber estado en un lugar diferente en un momento diferente", dijo.

Gerleve también dijo que escuchó en intercepciones de radio que un estadounidense "fue corriendo en busca de personas para hablar Inglés y quería buscar a los talibanes."

Kirby dijo el viernes "no tenemos ninguna indicación en este momento de que hubiera víctimas específicas causadas por su desaparición o la búsqueda de él", pero ha señalado que el Ejército lo investigará.