Por John Vause y Holly Yan

(CNN) — Israel autorizó una "ventana humanitaria" de cuatro horas este miércoles en Gaza después de que una escuela de la ONU fuera atacada.

Esta tregua no aplica a áreas donde soldados israelíes continúan operando, e Israel "responderá a cualquier intento de utilizar esta ventana para atacar" a civiles y tropas, indicaron las Fuerzas de Defensa de Israel.

Los residentes aún necesitan evitar áreas en las que se ha pedido evacuar, indicó la milicia israelí.

Una "ventana humanitaria" permite a los civiles moverse a un lugar seguro y obtener provisiones, y dejar que organizaciones no gubernamentales operar libremente en áreas donde no hay un activo combate.

Más de 200.000 palestinos se encuentran en 85 albergues en distintos puntos de Gaza, lo que se ha convertido en una “crisis de desplazamiento humano”, dijo Chris Gunness, vocero de la ONU.

La ventana durará de las 3 pm a las 7 pm tiempo local (7 am  a 11 am tiempo de México).

En tanto la pesadilla para los habitantes de Gaza continúa.

Un portavoz militar israelí dijo tras una revisión inicial que militantes dispararon contra los soldados israelíes desde la zona de la escuela, y los soldados israelíes "respondieron disparando en el origen del fuego".

La escuela era un centro de la ONU con sede en el campamento de refugiados Jebaliya de Gaza, informó la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas. Un portavoz de la Agencia, Adnan Abu Hasna, difirió sobre la cifra de muertes, de 19 personas, pero que 126 personas resultaron heridas.

Abu Hasna atribuyó el elevado número de víctimas al momento del ataque, cuando muchos se habían reunido para la oración de la mañana.

Es la segunda vez este mes que una escuela de la ONU en Gaza ha estado bajo ataque. El jueves, 16 personas murieron y cientos resultaron heridas cuando una escuela dirigida por la ONU en el norte de Gaza fue atacada, de acuerdo con las Naciones Unidas y funcionarios palestinos. Un portavoz militar israelí dijo que "un mortero israelí" aterrizó en el patio, pero imágenes de los militares muestran que el patio estaba vacío.

Funcionarios palestinos culparon a un ataque aéreo israelí a la única central eléctrica de Gaza. Pero Israel dijo que la central eléctrica no era un objetivo.

"He pasado por nuestra fuerza aérea, nuestra marina, nuestras fuerzas de tierra. ¿No han sido capaces de determinar que era la actividad de las FDI", dijo el portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel, Peter Lerner.

De cualquier manera, los residentes deben depender casi exclusivamente de pequeños generadores de electricidad. El agua limpia es inaccesible para la mayoría y  unas 3.600 personas han perdido sus hogares.

"No podemos suministrar electricidad" para los hospitales, tratamiento de aguas residuales o de uso doméstico, dijo Fathi al-Sheikh Khalil, el vicepresidente de la Energía de los Recursos Naturales de la Autoridad Palestina en Gaza. "Esto es un desastre".

Salah Jarour es dueño de una pequeña tienda en Gaza. Ahora dirige el negocio en la oscuridad. "Esto no es justo. Tenemos niños. Los hospitales necesitan energía", dijo Jarour. "Los israelíes no son humanos".

Muchos caminos en la ciudad de Gaza están desiertos, excepto por las ambulancias preposicionadas para ayudar en caso de un ataque aéreo israelí.

Al menos 1.283 personas en Gaza han muerto y más de 7.100 han resultado heridos desde que el conflicto entre Israel y Hamas comenzó este mes, dijo el Ministerio de Salud palestino en Gaza.

El número de militantes muertos es incierto, pero las Naciones Unidas estiman que el 70% y el 80% de los muertos son civiles.

Del lado israelí, 53 soldados han muerto desde que inició la operación de protección de la frontera el 8 de julio, de acuerdo con las Fuerzas de Defensa de Israel. Tres civiles también han muerto en Israel.

Los funcionarios israelíes dicen que están comprometidos con la destrucción de los túneles utilizados por los militantes palestinos en Gaza para llegar a Israel.

Una encuesta publicada esta semana mostró que el 86.5% de los judíos israelíes encuestados dicen que Israel no puede aceptar un alto el fuego porque "Hamas continúa lanzando misiles contra Israel, no se han descubierto todos los túneles, y Hamas no se ha rendido", según elJerusalem Post.

LEE: OPINIÓN: 5 lecciones sobre la guerra en Gaza

Pero la incursión israelí en Gaza ha tenido un efecto dominó en todo el mundo. Chile, Perú, Brasil y Ecuador han retirado a sus embajadores en Tel Aviv para protestar contra la ofensiva israelí.

Sin paz, pero un montón de culpas

Hamas y funcionarios israelíes se culparon mutuamente por la falta de un alto al fuego, que plantea interrogantes sobre justo lo que se necesita para poner fin a los combates en Gaza.

Los esfuerzos internacionales para mediar un acuerdo para poner fin a la violencia fracasaron de nuevo el martes, cuando Hamas rechazó una propuesta de alto al fuego propuesto por la Autoridad Palestina que pidió una tregua de 24 horas que podría extenderse a 72 horas.

Los puntos de fricción: el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha dicho que cualquier tregua debe permitir su protección contra los túneles de militantes.

"Hamas es responsable de todas las muertes de su lado y de nuestro lado, porque son ellos los que mantuvieron este conflicto en marcha," dijo el portavoz de Netanyahu, Mark Regev, a CNN.

"La gente está luchando y la gente está muriendo porque Hamas dijo no a un alto al fuego".

Pero Hamas dice que cualquier acuerdo debe incluir un fin al bloqueo de Gaza por parte de Israel. Mohammed Deif, jefe del ala militar del grupo, dijo que "no hay término medio" con respecto a una tregua hasta que Israel ponga fin a su "sitio" en Gaza.

"El enemigo israelí no tendrá la seguridad, mientras no tengamos la seguridad de nuestra gente", dijo.

Hamas quiere que Israel levante el bloqueo sobre Gaza que comenzó en 2007, un movimiento que según Israel era necesario para detener el trasiego de armas a Gaza por parte de Hamas y otros grupos militantes aliados. Sin embargo, Israel ha sido criticado por el sellado de las fronteras, los grupos de ayuda dicen que el bloqueo ha cortado los suministros básicos y ha creado una crisis humanitaria.