Por Laura Kiniry

(CNN) — Mientras numerosas ciudades en todo el mundo son famosas por su arquitectura, hay muchos pueblos, aldeas y vecindarios que tienen estructuras increíblemente únicas.

A continuación presentamos 10 de estos lugares para que los incluyas en tu lista de lugares que debes visitar.

Si estás desde un móvil mira las fotos aquí

Alberobello, Italia

Ubicada en la región de Publia, al sur de Italia, Alberobello es mejor conocida por sus estructuras llamadas trullos: cientos de viviendas de piedra caliza blanqueada, cubiertas por techos cónicos que parecen colmenas.

"Los trullos se remontan al siglo XIII", dice Antonello Losito, propietario de la compañía Puglia's Southern Vision Travel, "y son únicos en el área".

Según Losito, Alberobello cuenta con más de 1.500.

Mientras muchos aún están habitados, otros han sido transformados en restaurantes, tiendas y cafés.

"Los trullos surgieron como una manera de evitar pagar impuestos por la vivienda", dice.

De hecho, las viviendas podían ser desmontadas con facilidad, así que las familias que las ocupaban podían destruirlas y reconstruirlas en otro lugar rápidamente.

Alberobello en realidad no fue declarado un "asentamiento habitado" sino hasta 1797. Se convirtió en un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.

Lo más destacado

Losito dice que la popularidad de la ciudad a veces puede hacer que el tráfico peatonal sea abrumador.

Para evitar las aglomeraciones (y lograr tomar buenas fotografías), él sugiere explorar Alberobello al amanecer, cuando sus múltiples estructuras en forma de cono "parecen el paraíso de un Hobbit".

Otros consejos incluyen pasar por el mercado de productos que se establece los jueves en Rione Monti, o el distrito histórico de la ciudad, o inscribirse en una de las aventuras culinarias de una semana en Southern Visions, lo cual se lleva a cabo en una granja de trullos a 3,2 kilómetros de la ciudad.

Aldea Taketomi, Japón

Ubicada en la pequeña isla de Taketomi en la prefectura de Okinawa en Japón, la aldea de Taketomi es un ejemplo modernizado de la tradicional arquitectura Ryuku. Se trata de un estilo prevalente en las islas Okinawan, que a menudo se veían afectadas por tormentas, y una vez fueron gobernadas por el independiente reino Ryukyu.

La aldea entera está conformada por atractivas estructuras de piedra de un solo piso, cada una con un tejado rojo y muchas con cercas de piedra de bajo nivel.

"Los residentes construyeron este tipo de vivienda para cooperar y coexistir con la naturaleza", dice Kazuya Oshiro, de la junta de turismo de Okinawa.

"Debido a que el área a menudo se ve azotada por tifones y fuertes vientos, hay una necesidad de protección. Esto incluye las paredes de piedra caliza que rodean las casas, la siembra de árboles de garcinia que funcionan como rompevientos y los techos de tejas (que reemplazan los techos de paja más antiguos y vulnerables) que se hacen con laca roja, la cual es más resistente al calor, la humedad y los desastres naturales".

Otra característica que es única en Okinawa y extremadamente común en la aldea de Taketomi son las estructuras de shisha semejantes a leones que se colocan sobre los techos para alejar a los espíritus malignos.

Lo más destacado

Todo lo concerniente a la aldea (las calzadas llenas de arena, los carros de transporte tirados por búfalos de agua) da la sensación de dar un paso atrás en el tiempo.

Los visitantes pueden hacer un recorrido de 30 minutos por la isla en una de las carretas tiradas por búfalos, lo que también incluye una presentación con un sanshin musical (un instrumento de cuerdas de Okinawan), a cargo de tu guía.

La isla de Taketomi es pequeña: una breve caminata o paseo en bicicleta te lleva a la playa Kaiji, famosa por sus pequeñas partículas de arena que parecen estrellas.

Es posible dirigirse a la isla (y a la aldea)) en barco desde la cercana isla de Ishigaki.

Bo-Kaap, Sudáfrica

Mientras los vibrantes colores del vecindario de Bo-Kaap en la Ciudad del Cabo se remontan solo a unas cuantas décadas atrás, los hogares en sí han estado presentes durante siglos.

Ubicada en la pendiente más baja de Signal Hill de la ciudad, Bo-Kaap es parte de un área más grande que anteriormente se conocía como el Barrio Malayo, el centro histórico de la cultura del cabo malayo, cuya ascendencia incluye a los asiáticos del sureste y a los javaneses.

Hoy en día, Bo-Kaap es mejor conocido por sus coloridas casas (en las que todo está pintado de color verde lima a rosado brillante y naranja rojizo) que adornan sus aceras de ladrillos.

Surgieron inicialmente en la década de los ochenta y principios de los noventa: un símbolo de libre expresión a la altura del movimiento en contra del apartheid.

"Después de que una persona pintara su casa, la comunidad entera siguió su ejemplo, tratando de superarse entre sí", dice Shaheed Ebrahim, fundador de los recorridos turísticos Escape to the Cape, con sede en Sudáfrica.

"Generalmente, todos los años, quienes pueden pagarlo pintan sus casas para celebrar a Eid al-Fitr (al final del mes santo musulmán de Ramadan). Esto les da la oportunidad de arreglar su morada por dentro por fuera, y de hacerla ver como nueva".

Aunque algunas áreas del vecindario, como la calle Rose, han pasado por el aburguesamiento (en el que los extranjeros han transformado las antiguas casas en hoteles boutique y cafés), en general, Bo-Kaap sigue siendo una comunidad unida para los descendientes locales.

"La arquitectura de los hogares no ha cambiado desde la época en la que la Dutch India Company construyó estas casas para sus esclavos", dice Ebrahim.

Lo más destacado

Bo-Kaap es el hogar de lo que se cree, es la mezquita más antigua de Sudáfrica, la mezquita Aural, construida en 1798. Ebrahim sugiere hacer una visita al museo Bo-Kaap de este vecindario, el cual cuenta la historia de su comunidad y su herencia musulmana, al igual que Atlas Trading Co., un local de especies de la India en la calle Wale que ha estado en funcionamiento desde 1946.

Matera, Italia

Para Hollywood, Matera se ha convertido en un reemplazo favorito de Jerusalén, y una caminata por la ciudad de varias gradas es suficiente para descubrir la razón.

Ubicada a lo largo de un barranco conocido como "La Gravina", a Matera se le conoce mejor por sus "sassi". Estas son antiguas viviendas en cuevas en el casco antiguo de la ciudad que datan del siglo III.

De hecho, se cree que los Sassi di Matera son algunos de los primeros asentamientos humanos de Italia.

"Lo que hace que la arquitectura de Matera sea especialmente única es el tamaño y complejidad de esta antigua ciudad rupestre o 'compuesta de rocas'", dice Tonio Creanza, fundador de Messors, una organización local que ofrece talleres en temas de restauración del arte y reconstrucción rupestre.

"Este fenómeno se debe a la gran cantidad de lecho de rocas de tufa que está disponible en la orilla del barranco".

Las personas empezaron a habitar las cuevas, dice, en sus estados naturales, y con el tiempo las tallaron para agrandar su espacio y extraer esa roca para construir los exteriores de las cuevas.

"Esto da como resultado la imagen extraña, casi impresionante de los sassi: una mezcla de tallado negativo y arquitectura positiva que presentan un contraste en el enfoque y la técnica".

Creanza dijo que en un punto, Matera tenía más habitantes en cuevas que cualquier otro lugar en el mundo, hasta 1954, cuando el gobierno italiano obligó a los residentes a desalojar debido a las malas condiciones de los hogares y a la falta de agua corriente y sistemas alcantarillado.

Mientras muchas de las cuevas están deshabitadas, a los residentes se les ha permitido regresar, y hoy en día, Matera es una de las principales atracciones turísticas del sur de Italia, al igual que un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Lo más destacado

Los visitantes pueden pasar una noche en Sextantio, un impresionante hotel boutique que ocupa una serie de antiguas cuevas, pueden hacer una caminata guiada por los sassi con Matera Tour Guide, o disfrutar de un almuerzo a base de queso preparado en la zona, carnes y pan focaccia en Panelist.

Setenil de las Bodegas, España

La verdadera belleza de Setenil de las Bodegas, o Setenil como se le conoce, es el uso innovador tanto de los elementos de la naturaleza como del espacio.

Construida parcialmente bajo la saliente de un barranco erosionado a lo largo del río Trejo al sur de España, este pequeño pueblo blanqueado data de la época medieval.

Las casas en sí simplemente utilizan el espacio abierto que ya existe y están construidas hacia el exterior y a menudo hacia arriba; es una mezcla única de la construcción humana y la madre naturaleza.

Es un lugar de múltiples capas; las casas fueron construidas tanto sobre las rocas como dentro de las mismas.

Lo más destacado

Inmaculada Olivero, directora de turismo en la región de Cádiz, España, recomienda visitar la fortaleza medieval de la ciudad conocida como Castillo Nazarí, la cual fue construida por los árabes en el siglo XIII; o bien, si estás en la zona el 20 de enero, puedes participar en la fiesta del santo patrón de la ciudad, San Sebastián.

Calle de las Cuevas de la Sombra y Calle de las Cuevas del Sol son dos de las calles más pintorescas de Setenil.

Salento, Colombia

Ubicado en medio de las verdes colinas del Triángulo del Café, o la región del eje cafetero de Colombia, Salento es un colorido pueblo que atrae a los lugareños y a los viajeros.

La mayor atracción del pueblo es su tradicional arquitectura de bahareque: una colección de edificios de uno y dos niveles, que en su mayoría son blancos, pero los marcos de las ventanas están pintados en colores brillantes.

Las estructuras fueron construidas con bambú nativo, un material que se adapta muy bien a esta región propensa a terremotos.

"Visitar Salento es como viajar en el tiempo", dice Alexander Rodríguez Arcila, un guía que trabaja con el operador y organizador de tours Colombia 57.

"El pueblo ha conservado los estilos arquitectónicos que se originaron durante el período de colonización hace 200 años, y los combinaron con hermosos colores".

"Aparte de esto tienes la ubicación perfecta en los Andes colombianos, ya que el valle de Cocora se encuentra a solo unos kilómetros de distancia, donde puedes ver el árbol nacional (la palma de cera) y comer la mejor trucha de tu vida".

Lo más destacado

La Calle Real ofrece un hermoso recorrido por una colorida vía pública llena de restaurantes y tiendas de bagatelas que sale de la plaza principal de Salento, la Plaza Bolívar, y conduce a un mirador llamado Alto de la Cruz.

El Café Jesús Martín ofrece una increíble taza de café.

Shirakawa-gõ y Gokayama, Japón

Ubicadas en los Alpes japoneses, las aldeas rurales de la montaña de Shirakawa-gō y Gokayama , que una vez estuvieron aisladas, ambas cuentan con un estilo único de arquitectura vernácula japonesa conocida como Gasshō-zukuri. Ésta se distingue por sus techos de paja inclinados que se asemejan a dos manos unidas en oración.

"Estas casas con techos de paja son preciosos ejemplos de un antiguo estilo de granja que solo existe en Gokayama y Shirakawa-go en Japón hoy en día", dice Yukie Yamazaki de Gokayama Tourism.

"El diseño es muy racional, con una robusta estructura arquitectónica que puede soportar el fuerte clima de esta región donde cae mucha nieve".

Yamazaki dice que la mayoria de los hogares de Gokayama (granjas grandes, de varios pisos construidas para albergar familias numerosas y/o para ser usadas como espacios para vivir y trabajar) tienen entre 100 y 200 años de edad; algunas fueron construidas hace 400 años.

La UNESCO las declaró Patrimonio Mundial (junto a las casas de estilo gasshō de Shirakawa-gō en 1995.

"Los techos en particular ayudan a los residentes a enfrentar el fuerte clima de la región", dice Mitsunari Shirokio de Shirakawa Village Tourism.

"Si el techo tiene inclinación, la nieve caerá con facilidad".

Shirokio dice que más allá del invierno, estos techos ofrecían suficiente espacio de trabajo para el cultivo de la seda.

"En un punto, el cultivo de la seda era la principal industria en nuestra aldea. Crear un espacio amplio también ayudó a albergar familias numerosas para ser la fuerza laboral de la industria.

"Por lo tanto, esta arquitectura refleja la cultura de nuestra aldea".

Lo más destacado

Shirokio dice que una de las mejores épocas para visitar Shirakawa-gō es durante el evento de iluminación de invierno, cuando los hogares son iluminados suavemente con luces artificiales y se cubren de nieve.

También hay buenas opciones de hostales donde es posible hospedarse, entre ellas Magoemon y Gokayama's Nanto, de estilo gasshō, en Shirakawa-gō.

Los únicos materiales que se utilizan son piedra y madera.

Kovachevitsa, Bulgaria

Establecida en el siglo XVII, en una pendiente aislada de las montañas Rhodope, a Kovachevitsa se le conoce por sus únicas casas de dos y tres pisos construidas para albergar familias en los niveles superiores, y los animales de la granja abajo.

Según Pavel Gospodinov, quien opera caminatas para tomar fotografías y recorridos por la aldea, "el estilo arquitectónico de las casas locales no ha cambiado desde la fundación de la aldea y los únicos materiales que se utilizan son piedra y madera".

Hoy en día, hay más o menos 50 residentes permanentes, al igual que varios hostales de alojamiento y desayuno que están ubicados en las calles empedradas angostas e inclinadas de la aldea.

Lo más destacado

La aldea de St. Nikolas fue construida en 1847 (si está cerrada, un lugareño podría dejarte entrar) y está rodeada por senderos para practicar senderismo.

Si quieres pasar la noche ahí, Lavanda Bed & Breakfast ofrece acogedoras habitaciones y desayuno hecho en casa que incluye mekitsi, un pan dulce tradicional búlgaro.

Wildwood, Nueva Jersey

El auge de moteles de Wildwoods, Nueva Jersey, comenzó en la década de 1950, cuando surgieron los viajes en auto y, para muchos estadounidenses, mientras más grande, mejor.

Se construyeron a una velocidad vertiginosa albergues con fácil acceso para atender a la creciente industria turística de la región.

Para diferenciar los albergues, los propietarios agregaron rótulos luminosos de neón, colores llamativos, balcones curvos y piscinas en forma de riñón, acompañados por nombres que evocan lugares exóticos y lejanos como Tahití, Satélite y Eden Roc.

Cuando la popularidad de los complejos turísticos comenzó a disminuir durante la crisis de la gasolina en 1970, su arquitectura comercial se mantuvo sumamente intacta.

Hoy en día, una gran cantidad -aunque la cifra va en disminución- de estas estructuras cariñosamente apodadas arquitectura "Doo Wop" aún se conservan y son fáciles de detectar, especialmente durante el verano.

Solo tienes que buscar las palmeras de plástico.

Lo más destacado

La experiencia "Doo Wop" junto al mar en Wildwood, es un museo interactivo con muebles vintage, artefactos locales "Doo Wop" y un jardín neón de rótulos restaurados de los moteles clásicos de Wildwood.

Para una verdadera experiencia "Doo Wop", pasa una noche en el Caribbean Motel, ahora incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

Matmata, Túnez

Los aficionados a Star Wars pueden reconocer a Matmata, Túnez, como el hogar de Luke Skywalker, un papel que el director George Lucas repitió para la singular ciudad bereber en la secuela de la película de 2002 "Star Wars Episodio II: el ataque de los clones".

De hecho, es una arquitectura distintiva del pueblo que lo hace parecer de otro mundo.

Matmata es conocida por sus inusuales casas "trogloditas" o cuevas que se excavaron verticalmente en el suelo.

Cada vivienda troglodita comienza con un gran cráter circular que se cavó a una profundidad de alrededor de dos pisos y sirve como un patio. Las cuevas artificiales sin ventanas funcionan como habitaciones hacia los lados de la misma.

Este estilo de casa ayuda a proteger contra el calor, aunque el apartado pueblo montañés cuenta con casas tradicionales.

Lo más destacado

La mejor manera de evitar las multitudes y el calor es pasar una noche en Matmata y explorarla temprano. El Hotel Sidi Driss de la ciudad, apodado como "El hotel Star Wars", sirvió como la casa real de Luke Skywalker y todavía muestra muchas de las piezas del set que fueron dejadas allí.

Laura Kiniry es escritora de viajes independiente y reside en San Francisco.