Por Elise Labott

(CNN) — El contratista estadounidense Alan Gross, encarcelado en Cuba desde 2009, fue liberado este miércoles como parte de un acuerdo entre ambos gobiernos que pavimenta la apertura de las políticas del gobierno de Estados Unidos hacia la isla, informaron funcionarios estadounidenses.

"Saber que no fui olvidado, fue crucial para mi supervivencia en Cuba", dijo Alan Gross en rueda de prensa tras llegar a Estados Unidos.

El contratista también aseguró que espera que Estados Unidos y Cuba puedan superar las "políticas mutuamente beligerantes".

Gross aseguró que, a pesar de su experiencia, siente un profundo respecto por el pueblo cubano, que no es "de ninguna manera responsable" por su encarcelamiento.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, habló al mediodía de este miércoles sobre la liberación. Se espera que el presidente cubano Raúl Castro haga declaraciones a la misma hora.

"Está claro que las décadas de aislamiento de Cuba por parte de EE. UU. no han conseguido nuestro perdurable objetivo de promover el surgimiento de una Cuba estable, próspera y democrática".

El acuerdo para la liberación de Gross también incluyó un intercambio de espías, según los funcionarios. Cuba también liberó a una fuente de inteligencia de Estados Unidos que había estado encarcelado en la isla por más de 20 años, pero las autoridades no identificaron a la persona por razones de seguridad.

Mientras que Estados Unidos liberó a tres agentes de inteligencia cubanos condenados por espionaje desde 2001.

Obama también anunció una amplia gama de medidas diplomáticas y regulatorias en lo que los funcionarios han llamado el mayor cambio en la política de Estados Unidos hacia Cuba desde que se impuso el embargo de 1961.

“Estamos comenzando un nuevo curso hacia Cuba”, dijo un funcionario de la administración de Obama. “El presidente entendió que el tiempo es el correcto para intentar un nuevo acercamiento, tanto por el inicio de los cambios en Cuba y por el impedimento que estaba causando a nuestra política regional”.

Gross fue arrestado tras viajar bajo un programa de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), una organización estadounidense, para entregar teléfonos satelitales y otros equipos de comunicación a los judíos que habitan en la isla.

Los funcionarios cubanos lo acusaron de intentar fomentar una “primavera cubana”. En 2011 fue sentenciado a 15 años de prisión por intentar crear una red de internet para los disidentes cubanos “para promover actividades desestabilizantes y subvertir el orden constitucional”.

Altos funcionarios de Estados Unidos y Cuba han dicho que las reformas recientes en la isla y una actitud de cambio en Estados Unidos han creado una apertura y mejora en las relaciones, y que Washington y La Habana han incrementado su contacto en los últimos meses para tratar varios temas.

Obama hizo público la semana pasada por primera vez que estaban negociando para la liberación de Gross a través de “varios canales”.

Gross a cambio de los ‘Cuban Five’

El abogado de Gross, Scott Gilbert, dijo a CNN el mes pasado que años de confinamiento han afectado la salud de su cliente, ha bajado 45 kilos y está perdiendo los dientes. Sus caderas están tan débiles que apenas puede caminar y ha perdido la visión en un ojo. También ha llevado a cabo huelga de hambre y amenazado con acabar con su vida.

Debido al decaimiento de Gross, un grupo bipartidista de 66 senadores escribieron a Obama una carta en noviembre de 2013 pidiéndole “actuar de forma expedita para tomar cualquier paso del interés nacional para obtener su liberación”.

Los tres cubanos fueron liberados como parte del acuerdo forman parte de los llamados Cuban Five, cinco oficiales de inteligencia cubanos condenados en 2001 por espionaje y que formaban parte de una red que colectaba inteligencia sobre prominentes líderes del exilio cubano y bases militares de Estados Unidos.

El líder de los cinco, Gerardo Hernández, está vinculado al hundimiento de dos aviones civiles operados por un grupo de disidentes en Estados Unidos en febrero de 1996, cuatro personas murieron en los incidentes. Fue condenado a cadena perpetua. Luis Medina, también conocido como Ramon Labanino y a Antonio Guerrero les quedan pocos meses de condena. Estas tres personas son parte del acuerdo.

Los dos que quedan, René González y Fernando González, fueron liberados con anterioridad después de cumplir la mayor parte de sus sentencias de 15 años y ya han regresado a Cuba, donde fueron recibidos como héroes.

Se espera que el anuncio de este miércoles haga más sencillo para los estadounidenses viajar a Cuba y hacer negocios con los cubanos, dijeron funcionarios, aunque no se espera que se permita el turismo como tal.

El anuncio de este miércoles ocurre antes de la Cumbre de las Américas de marzo de 2015, en que la isla se prepara para participar por primera vez.